Lo que perdimos del mundo natural en 2021

Desde Kenia hasta los Cayos de Florida, la naturaleza está en crisis debido a los impactos relacionados con el aumento de la temperatura global, escribe Gino Spocchia

miércoles 29 diciembre 2021 17:58
<p>Las ballenas francas del Atlántico Norte, los manatíes de Florida y el rinoceronte blanco se han convertido en víctimas de un clima más cálido </p>

Las ballenas francas del Atlántico Norte, los manatíes de Florida y el rinoceronte blanco se han convertido en víctimas de un clima más cálido

Read in English

Estamos en medio de una crisis global de biodiversidad. El impacto de la humanidad en el planeta es ahora tan abrumador que un millón de especies vegetales y animales están en peligro de extinción, según el reciente informe de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

La naturaleza está sufriendo en todo el mundo, desde Kenia hasta los Cayos de Florida, debido a los impactos relacionados con el aumento de la temperatura global.

A continuación, una muestra de las pérdidas del mundo natural en 2021, y un sombrío recordatorio de lo que está en juego.

Primavera silenciosa: el canto de los pájaros está desapareciendo

Las poblaciones de aves de todo el mundo han disminuido más rápidamente en los lugares donde el calentamiento es más pronunciado, según las investigaciones, y en el proceso, el canto de los pájaros se ha silenciado.

Un equipo de investigadores asociados a la UEA (Universidad de East Anglia) dio la voz de alarma en noviembre, tras un intento de analizar el canto de las aves en el pasado.

El estudio combinó los datos del North American Breeding Bird Survey y los sitios del Pan-European Common Bird Monitoring Scheme con las grabaciones de más de 1.000 especies de Xeno Canto, una base de datos en línea de llamadas y cantos de aves.

Los investigadores analizaron cómo los paisajes sonoros de Europa y Norteamérica habían cambiado en frecuencia y volumen, y descubrieron que el canto de las aves era ahora más silencioso y menos intenso en todos los continentes.

Algunos de los pájaros que podían oírse en la base de datos eran currucas, que son aves migratorias, así como palomas torcaces, mirlos y herrerillos, que pueden verse en el Reino Unido durante todo el año.

Los investigadores relacionaron este fenómeno con el aumento del calentamiento global, que ha hecho que las aves migratorias, en particular, cambien sus desplazamientos hacia y desde los lugares de cría, según un estudio publicado en el Journal of Animal Ecology.

Un herrerillo en el norte de Devon, Inglaterra, en abril. Este pájaro es uno de los 15 millones que hay en el Reino Unido, según la RSPB, y se reconoce al instante por sus colores

“Dado que la gente oye, más que ve, a los pájaros, es probable que la reducción de la calidad de los paisajes sonoros naturales sea el mecanismo a través del cual el público en general percibe con mayor intensidad el impacto de la actual disminución de las poblaciones”, afirma el Dr. Simon Butler, autor principal del estudio de la UEA.

Se establecieron paralelismos entre el mundo natural, cada vez más silencioso, y el libro seminal de 1962, Silent Spring, de la bióloga y conservacionista estadounidense Rachel Carlson, que advertía de los efectos del hombre en el medio ambiente, especialmente de los pesticidas.

Manatíes al borde del abismo

Las poblaciones de manatíes de Florida están en preocupante declive. Las cifras oficiales de noviembre revelaron que más de 1.000 de estas lentas criaturas han muerto en 2021, lo que bate un récord anual anterior.

Las autoridades y los defensores de la vida silvestre citaron el calentamiento de las aguas oceánicas, combinado con la contaminación y las floraciones de algas que están destruyendo las praderas marinas de las que se alimentan los manatíes.

Un manatí en la costa de Miami, Florida, donde se han batido los récords anuales de muertes de manatíes. Las autoridades están recurriendo ahora a alimentar a las propias criaturas

La situación es tan grave que el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Florida ha establecido por primera vez un proyecto de alimentación limitada en Cabo Cañaveral, a lo largo de la Laguna del Río Indio, donde los manatíes se congregan en los meses de invierno, en un intento de evitar que mueran más manatíes.

Patrick Rose, director del Save The Manatee Club, señaló: “Salvar a los manatíes es parte de salvar el ecosistema. Si conseguimos que esto se solucione, los manatíes florecerán. Si no lo hacemos, no lo harán”.

Un grupo de defensa, Defenders of Wildlife, lo expresó de forma más contundente: “Los manatíes se están muriendo de hambre”.

Las ballenas francas del Atlántico Norte: disminución en todos los frentes

La población de ballenas francas del Atlántico Norte ha disminuido aún más después de que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza las reclasificara como en peligro crítico en julio de 2020.

Un reporte, publicado en la revista Oceanography en septiembre, citó las aguas más cálidas del Golfo de Maine, que están matando a los crustáceos grasos de los que se alimentan las ballenas. Se cree que solo existen 356 ballenas.

Una ballena franca del Atlántico Norte, de la que quedan menos de 400 ejemplares. El cambio climático y la interferencia humana se han citado como razones del declive de la especie

“Cuando no pueden acumular esas gruesas capas de grasa, no son capaces de quedarse embarazadas, dar curso al embarazo y amamantar a la cría”, explicó Erin Meyer-Gutbrod, ecóloga marina de la Universidad de Carolina del Sur y autora del estudio.

Un segundo estudio, publicado en Current Biology en junio, descubrió que las ballenas francas del Atlántico Norte son cada vez más pequeñas como consecuencia de varios factores que han frenado su crecimiento.

Los investigadores citaron los enredos en redes de pesca y las colisiones con barcos, junto con los cambios en el alimento disponible para las ballenas como resultado del calentamiento de las temperaturas oceánicas.

Según el autor principal del estudio, el Dr. Joshua Stewart, de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU.), los recién nacidos son ahora alrededor de un metro (3,2 pies) -o un 7 por ciento- más bajos que una ballena nacida en 1980.

“Se espera que una ballena enredada durante un año en las artes de pesca alcance una longitud máxima de unos 60 centímetros (24 pulgadas) menos que una que no lo esté. Además, descubrimos que se espera que una ballena nacida hoy alcance una longitud máxima de aproximadamente un metro menos que una ballena nacida en 1980.”

Rinocerontes blancos del norte: sin alternativas

Solo quedan dos rinocerontes blancos del norte en el planeta, y este año se anunció que solo uno es capaz de reproducirse y salvar la especie.

Los cuidadores de un santuario de fauna salvaje en Kenia anunciaron en octubre que Najin, un rinoceronte blanco del norte, sería retirado de una ambiciosa iniciativa de cría tras “sopesar los riesgos y las oportunidades para los individuos y toda la especie”.

Esto significa que solo queda un rinoceronte blanco del norte, la hija de Najin, Fatu, para procrear. Madre e hija viven en el Ol Pejeta Conservancy de Kenia bajo alta seguridad.

Uno de los últimos rinocerontes blancos del norte que quedan, uno de los animales terrestres más grandes de África. La caza furtiva y los cambios en el hábitat del rinoceronte han hecho que la población casi desaparezca

Desde la muerte del último rinoceronte blanco del norte en 2019, los criadores han experimentado con una técnica que permite inseminar artificialmente a las hembras de rinoceronte.

Aunque se han creado dos embriones en un laboratorio con los óvulos recogidos de Najin y Fatu, la iniciativa aún tiene que implantarlos en una madre de alquiler, probablemente un rinoceronte blanco del sur.

La pérdida de hábitat, impulsada por la tala ilegal y la agricultura, ha sido la causa de la casi desaparición del rinoceronte blanco del norte.

Los rinocerontes de Asia y la India, donde el número de ejemplares es mayor, están amenazados por la degradación de su hábitat debido al calentamiento de las temperaturas y a la actividad humana.

Poblaciones de osos polares en el hielo

Un estudio publicado en septiembre sugiere que los osos polares han comenzado a cruzarse entre sí para sobrevivir, ya que el animal más emblemático del Ártico se adapta al rápido derretimiento del hielo marino que destruye sus terrenos naturales de caza.

Entre 1995 y 2015, los osos polares que vagan por el archipiélago noruego de Svalbard perdieron hasta un 10 por ciento de la diversidad genética de la población debido al impacto del calentamiento global, según los investigadores.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, las regiones polares se están derritiendo casi un 13 por ciento por década, y en los últimos 30 años, el hielo más antiguo y grueso del Ártico se ha reducido en un impactante 95 por ciento. Esto ha reducido los territorios que recorren los osos polares.

Simo Maduna, del Instituto Noruego de Investigación en Bioeconomía y autor del estudio, declaró a ABC News que la endogamia “conlleva un riesgo en el sentido de que algunos de los rasgos que son recesivos, [y] ahora básicamente serán desenmascarados en la población”.

Eso podría revelar anomalías en los osos polares que nazcan en el futuro, y poner en riesgo la capacidad de supervivencia del depredador.

Un oso polar en Svalbard, frente a las costas de Noruega y Rusia, donde el derretimiento del hielo marino ha obligado al depredador a adaptarse rápidamente

El último suspiro: jirafas muertas en busca de agua

El lamentable espectáculo de seis jirafas muertas que fueron fotografiadas en el condado keniano de Garissa en diciembre mostraba a los animales atascados en el barro, donde intentaban llegar a una fuente de agua.

Las autoridades keniatas responsables de la fauna salvaje afirmaron que las jirafas estaban débiles por inanición antes de quedarse atascadas en el barro dentro de la Sabuli Wildlife Conservancy en Wajir, a casi 280 millas (450 kilómetros) al noreste de Nairobi.

El fotoperiodista Ed Ram, que captó la imagen, dijo que las jirafas estaban demasiado débiles para liberarse.

“Cuando te acercas a muchas de las aldeas de la región, hay vacas muertas que se alinean en una especie de caminos de arena a medida que llegas a las aldeas, en varios estados de descomposición”, mencionó a CBC News. “Y las vacas que quedaban estaban muy demacradas”.

Kenia ha estado luchando contra una intensa sequía provocada por la crisis climática, y el presidente del país declaró una catástrofe nacional en septiembre, ya que la temporada de lluvias de este año siguió los patrones recientes de muy poca lluvia.

Unas 4.000 jirafas en Kenia están amenazadas, según el periódico local The Star, ya que las condiciones de sequía extrema siguen amenazando sus recursos de agua y comida.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in