Biden revierte la regla del 'cabezal de ducha' introducida por Trump, quien valoró su 'cabello perfecto' sobre el desperdicio de agua

Las reglas volverán a un estándar de 2013 establecido por Barack Obama

Graig Graziosi
viernes 16 julio 2021 19:24
<p>Regla del cabezal de ducha</p>

Regla del cabezal de ducha

Read in English

Joe Biden está revirtiendo un extraño edicto de Donald Trump que eliminó las restricciones de flujo en los cabezales de ducha después de que el expresidente se quejó de que no se estaba mojando lo suficiente mientras se duchaba.

La inversión carece en gran medida de sentido; la mayoría de los cabezales de ducha en el mercado hoy cumplen con la regla de 2013 que Trump buscó socavar con su política. Existen algunos cabezales de ducha que permiten un flujo expandido, pero son relativamente raros.

El fallo de Biden hará que la nación vuelva oficialmente a estar en línea con la regla de 2013.

Los cabezales de ducha tienen regulación de flujo en los EE. UU. desde 1992, cuando se determinó que los nuevos cabezales de ducha no permitirían más de 2.5 galones (9.5 l) de agua por minuto.

A medida que los cabezales de ducha evolucionaron y comenzaron a presentar múltiples boquillas, algunos fabricantes eludieron la limitación al diseñar cada boquilla individual para proporcionar 2.5 galones de agua por minuto. En 2013, una regla de la era de Obama endureció la regulación. Especificó que la salida combinada de todas las boquillas en un cabezal de ducha no puede igualar más de 2.5 galones de agua por minuto.

Trump tuvo un problema con eso, por lo que lo revirtió en diciembre.

“Entonces, [acerca de los] cabezales de ducha: te duchas, el agua no sale. Quieres lavarte las manos, el agua no sale”, dijo Trump en la Casa Blanca en 2020. “Entonces, ¿qué haces? ¿Te quedas ahí más tiempo ó te duchas más? Porque mi cabello, no sé tú, pero tiene que ser perfecto. Perfecto."

La regla de 2020 también creó un lenguaje para un "rociador corporal", que es esencialmente un cabezal de ducha que rocía agua horizontalmente en lugar de una posición vertical. La inclusión de "rociador corporal" fue esencialmente otro método para tratar de eludir las reglas de conservación del agua.

Los funcionarios del Departamento de Energía estimaron que el gobierno de la era de Obama ahorró a los hogares aproximadamente $38 al año.

El Departamento de Energía “cree que la definición de 2013 de un cabezal de ducha logra el equilibrio correcto al permitir que los consumidores continúen teniendo opciones de cabezal de ducha en el mercado, al mismo tiempo que ponen énfasis en la conservación del agua y reducen las facturas de servicios públicos”.

La cruzada de la ducha de Trump no pareció resonar en muchas personas, incluso en sus hordas de seguidores incondicionales. Según Consumer Reports, no hay indicios de descontento masivo con el estado de los cabezales de ducha en los EE. UU. De hecho, la mayoría de los cabezales de ducha en los EE. UU. (74 por ciento) usan dos galones (7.5l) ó menos por minuto, que es incluso más bajo que el estándar federal.