Inauguran primera escuela para personas trans en Bangladesh

Durante siglos las personas transgénero en el subcontinente se han enfrentado al ostracismo, pero la escuela espera cambiar eso.

Stuti Mishra@StuteeMishra
viernes 06 noviembre 2020 14:38
<p>Los miembros de la comunidad transgénero leen el sagrado Corán dentro de la madraza en Dhaka</p>

Los miembros de la comunidad transgénero leen el sagrado Corán dentro de la madraza en Dhaka

Read in English

En un movimiento para integrar a la comunidad transgénero, Bangladesh abrió su primera escuela dedicada solo para personas trans en la ciudad capital, Dhaka, donde enseñarán valores islámicos y materias vocacionales.

La escuela es una Madrasa (seminario) financiada con fondos privados y se ha hecho gratuita para la comunidad, que hasta ahora ha vivido aislada de la sociedad y solo se gana la vida bailando en funciones especiales.

Los funcionarios de la escuela dijeron que la institución no tendrá ningún límite de edad para que cualquiera pueda inscribirse y estudiar. El secretario de educación y formación de la madraza, Mohammad Abdul Aziz Hussaini, dijo al servicio bengalí de la BBC: “Si alguien es del tercer sexo o no se identifica a una edad bastante madura. Por eso no establecemos ningún límite de edad. Cualquiera puede ser admitido aquí tan pronto como se identifique a una persona transgénero, sin importar la edad que tenga".

El país identificó recientemente a las personas trans como un tercer género a través de una nueva enmienda en 2018, que les otorga el derecho a votar y presentarse a las elecciones. Según datos del gobierno, el país tiene una población de aproximadamente 10,000 personas trans, aunque otras estimaciones dicen que en realidad podría superar las 50,000 personas.

Sin embargo, la comunidad, llamada localmente "Hijra", ha enfrentado el ostracismo durante siglos. El trabajo tradicional de la comunidad en el subcontinente ha sido bailar y cantar en bodas, cumpleaños y ocasiones propicias, muchos también recurren a la mendicidad o la prostitución.

Un estudiante nuevo en la escuela, Shilpy, dijo que la mayoría de la comunidad trans era analfabeta y no tenía oportunidades laborales.

“Nadie quiere contratarnos. Si tuviéramos algo de educación, podríamos haber trabajado en un lugar mejor. No existe un sistema educativo. Es por eso que seguimos haciendo lo que hicieron nuestros antepasados y ganamos dinero bailando y cantando”, dijo Shilpy.

Sobre el acoso, Shilpy dijo: “Cuando me di cuenta de que era una persona transgénero, todos en la escuela me odiaban, tenían miedo y me criticaban. Por eso no estudié más. Si hubiera un sistema de lectura separado para nosotros, nadie se burlaría".

Shilpy agregó: "También queremos ser como otras personas, caminar con dignidad. También queremos estar de pie sobre nuestros propios pies. Si tengo la oportunidad, iré por ese camino".