Trump exige auditoría de los votos de 2020 en Texas, que ganó

Viene después de que Texas aprobó un proyecto de ley de votantes para restringir el acceso

Eric Garcia
viernes 24 septiembre 2021 02:13

EE. UU.: las reglas del “impeachment”.

Read in English

El expresidente Donald Trump, envió una carta al gobernador de Texas, Greg Abbott, solicitando una auditoría de las elecciones de 2020, a pesar de que Trump realmente ganó el estado.

Trump señaló que la legislación que habría permitido auditorías de los condados, no se convirtió en ley.

"En cambio, la legislatura aprobó una enmienda suavizada, que ni siquiera se aplica a las elecciones presidenciales de 2020", dijo el ex presidente en la carta al gobernador. “Esta breve enmienda no responde a las preguntas que tienen los tejanos sobre las últimas elecciones. Los tejanos exigen una auditoría real, para abordar por completo sus preocupaciones".

Específicamente, Trump quería que la legislatura aprobara un proyecto de ley, que hubiera permitido a los presidentes y candidatos del condado lanzar, auditorías no muy diferentes a la que está ocurriendo en Arizona. Trump pidió que el proyecto de ley se apruebe durante la tercera sesión especial de la legislatura.

“El tiempo se acaba. Las boletas de papel en su estado solo se guardan durante 22 meses después de las elecciones”, escribió. “Sus ciudadanos no confían en el sistema electoral y quieren su liderazgo en este tema, que es lo que más les importa. Es su problema más importante, uno que afectará a 2022 y 2024".

El llamado de Trump para la auditoría, se produce no solo a pesar del hecho de que ganó el estado, sino del hecho de que logró avances sustanciales con los votantes latinos en áreas como el Valle del Río Grande a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México y los demócratas no obtuvieron un solo escaño en la Cámara a pesar de invirtiendo fuertemente en Texas.

Su carta tampoco abordó el hecho de que sus votantes no confían en los resultados de las elecciones, específicamente porque Trump ha pasado el último año desacreditando los resultados electorales desde que perdió.

Abbott firmó una legislación el mes pasado para frenar significativamente el acceso a la boleta. La ley prohíbe la votación las 24 horas y la votación directa, que era popular en el condado demócrata de Harris. También criminaliza a los trabajadores electorales que cometen errores involuntarios y prohíbe a las jurisdicciones locales, promulgar sus propias políticas para expandir el acceso a las boletas.

Leer Más: Autorizan vacunas de refuerzo de Pfizer para estadounidenses en riesgo

El gobernador de Texas que es republicano, ha sido criticado por los conservadores en su estado en la medida en que tiene dos rivales principales, incluido el ex presidente del partido estatal Allen West. Una encuesta de la Universidad de Texas Tyler y The Dallas Morning News encontró que el 44 por ciento de Texas, desaprueba fuertemente el desempeño de Abbott.

Al mismo tiempo, los demócratas aún tienen que tener un candidato prominente, que anuncie un desafío a Abbott. Se rumorea que el exrepresentante de Texas Beto O'Rourke, que se enfrentó al senador Ted Cruz en 2018, se postulará, pero aún no lo ha anunciado. De manera similar, la misma encuesta mostró que O'Rourke, bajó cinco puntos al 37 por ciento contra Abbott al 42 por ciento en un enfrentamiento hipotético.

El excongresista de Texas tampoco obtiene altas calificaciones personalmente, ya que solo el 34 por ciento de Texas, tiene una opinión muy favorable o algo favorable de él, mientras que el 42 por ciento tiene una opinión algo desfavorable o muy desfavorable de él.

Por el contrario, el actor Matthew McConaughey supera a Abbott por nueve puntos.