Las audiencias de libertad condicional se celebrarán en público por primera vez después del escándalo de John Worboys

La indignación por la decisión de poner en libertad al violador provocó reformas de gran alcance para aumentar la transparencia este tipo de juicios

Lizzie Dearden@lizziedearden
lunes 08 febrero 2021 20:49
Detienen a los protagonistas del asalto al Capitolio en EEUU: Q-Shaman y Richard Barnett
Read in English

Las audiencias de libertad condicional para decidir si los presos están a salvo para ser liberados deben celebrarse en público por primera vez.

El gobierno dijo que la prohibición general de las audiencias públicas terminará a finales de este año, aunque se espera que la "gran mayoría" de los casos permanezcan privados debido a la información confidencial.

La medida permitirá a cualquiera solicitar una audiencia abierta, antes de que la Junta de Libertad Condicional decida si sería en interés de la justicia.

A esas audiencias podrían asistir víctimas, periodistas y otros miembros del público.

El Departamento de Justicia dijo que las víctimas y el preso serán consultados antes de que se tome una decisión.

Dijo que era poco probable que la Junta de Libertad Condicional accediera a una audiencia pública en la que causaría una "angustia significativa" a las víctimas o donde las víctimas del delincuente eran niños.

El cambio fue apoyado en una consulta pública que fue provocada por el escándalo de John Worboys en 2018.

Las revelaciones de que algunas víctimas del "violador del taxi negro" se enteraron de que iba a ser liberado de la cárcel a través de informes de prensa desencadenaron un desafío legal que puso fin a los planes para liberarlo. Más tarde fue condenado por cuatro ataques más.

La indignación por el hecho de que algunas mujeres no pudieron presentarse ante una audiencia de la Junta de Libertad Condicional que inicialmente decidió que Worboys debería ser liberado desencadenó una revisión de amplio alcance y medidas para facilitar que tanto las víctimas como los presos impugnen las decisiones del organismo.

Al anunciar las últimas reformas el lunes, el Ministerio de Justicia dijo que el gobierno quería aumentar la confianza pública en el proceso de libertad condicional e impulsar la transparencia.

Pero advirtió que las reglas que rigen qué información se puede divulgar en las audiencias aún se están considerando como parte de una revisión más amplia del sistema, que informará en el verano.

Muchos incluirán información médica e información privada relacionada con las víctimas que podría impedir el acceso público.

Las audiencias públicas de libertad condicional funcionarían de manera similar a los casos judiciales, y los asistentes no podrían intervenir ni hacer preguntas.

Lucy Frazer, la ministra de justicia, dijo que el cambio se realizaría a través de una nueva legislación y la orientación de la Junta de Libertad Condicional a finales de este año.

“El gobierno quiere que se permita a las víctimas asistir a las audiencias de libertad condicional si lo desean, pero apreciamos que a muchos les resulte angustiante una audiencia pública”, agregó.

"Nuestra revisión continua de raíz y rama considerará cómo lograr la asistencia de las víctimas para que puedan ver de primera mano cómo se han tomado las decisiones en un entorno cómodo y de apoyo".

Las audiencias de libertad condicional las llevan a cabo entre uno y tres miembros capacitados, incluidos jueces y psiquiatras, que consideran las pruebas y escuchan las opiniones de los oficiales de libertad condicional y otras personas que han estado trabajando con los presos.

Luego, el panel decide si el riesgo que representa un prisionero se ha reducido lo suficiente como para que sea manejado de manera segura bajo condiciones de licencia fuera de la prisión.

Desde mayo de 2018, las víctimas y los medios de comunicación han podido solicitar resúmenes que expliquen las razones de las decisiones de alrededor de 8.000 audiencias de libertad condicional celebradas cada año.