Presidente de México anuncia vacunación masiva en Campeche para reanudar clases presenciales

México planea comenzar a vacunar a los maestros y personal escolar en Campeche este fin de semana con miras a reanudar las clases presenciales a fines del próximo mes

Via AP news wire
viernes 22 enero 2021 22:12
MÉXICO | Las "mañaneras" de AMLO: ¿Populismo o rendición de cuentas?
Read in English

México comenzará a vacunar a maestros y personal escolar en uno de los 32 estados del país este fin de semana, con miras a reanudar las clases presenciales a fines del próximo mes, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El anuncio se produjo un día después de que México estableciera nuevos récords diarios de infecciones por coronavirus y muertes por COVID-19.

Pero en el estado de Campeche, en el sureste del país, la propagación del virus se ha mantenido controlada y relativamente estable durante semanas. Fue el primer estado en calificar como verde en la escala de alerta de pandemia del gobierno y tendría que permanecer así para enviar a los estudiantes de regreso al aula.

El gobierno federal está trabajando en estrecha colaboración con las autoridades en el estado del Golfo y planea vacunar hasta 20 mil miembros del personal escolar entre el sábado y el martes. López Obrador había dicho anteriormente que hay alrededor de mil 500 escuelas en Campeche.

“En 21 días se repite y tendrán su vacunación completa (su segunda dosis) y podríamos comenzar clases presenciales en Campeche”, dijo López Obrador. “La mayoría de los maestros está monitoreando a sus alumnos, pero queremos que ya sea normal, en persona, así que comenzamos en Campeche”.

El secretario de Defensa, Luis Sandoval, dijo que los militares transportarían más de 12 mil dosis de vacunas a 81 centros de vacunación. No hubo una explicación inmediata entre la cifra de 20 mil del presidente y los 12 mil de Sandoval.

Como en muchas naciones, el ritmo de la pandemia ha sido desigual en todo México. La Ciudad de México sigue siendo el epicentro del país, con el 89% de sus camas de hospital llenas, mientras que Campeche se ha librado en gran medida del aumento de casos que gran parte del resto de México comenzó a ver en octubre.

Los casos alcanzaron su punto máximo en Campeche a mediados de julio, descendieron y nunca recuperaron esos niveles. Es un estado mayoritariamente rural, al que se le atribuye haber tomado medidas para frenar la propagación del virus en una etapa temprana.

La propuesta de la escuela parece provenir del gobierno federal.

Cuando López Obrador mencionó la idea el martes, el secretario de Educación del estado de Campeche, Ricardo Koh Cabranis, emitió un comunicado en el que aseguraba que no habría prisa por regresar al aula.

“Para el regreso a las clases presenciales, además de vacunar a los docentes, se considerarán otros factores para determinar que no hay riesgo para la salud de nuestras niñas, niños, adolescentes y jóvenes, ni de nadie”, dijo el comunicado.

También se espera que el poderoso sindicato de maestros de México tenga en cuenta cualquier decisión sobre el regreso a las aulas. El capítulo de Campeche no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el viernes.

La urgencia del gobierno es comprensible, dicen los expertos. Más de 10 meses después de la pandemia en México, muchos estudiantes han abandonado sus estudios, mientras que otros intentan continuar con frecuencia en entornos domésticos que no son óptimos para el aprendizaje.

“Este alumnado ha sufrido una pérdida fundamental que es la posibilidad de socialización. El niño perdió a sus amigos”, dijo Ángel Díaz Barriga, profesor e investigador de educación de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Pero sería un error, dijo, pensar que la vacunación de los maestros permitirá que los estudiantes regresen a la escuela como lo sabían antes.

El gobierno no ha detallado qué medidas de salud se implementarán cuando los niños regresen a las aulas, pero se ha hablado de dividir a los estudiantes en grupos y hacer que los grupos vengan en diferentes días para permitir más espacio. Es posible que se requiera que los estudiantes usen cubrebocas o mantengan una distancia segura de sus compañeros de clase.

“Entonces vamos a tener una socialización con miedo”, dijo Díaz. Los padres advertirán a sus hijos que no se acerquen demasiado a un amigo, que no toquen a la gente, que no compartan su paleta, dijo. “No va a haber la convivencia que había antes de la suspensión de actividades”.