Un médico se adentra en uno de los barrios más grandes de México para luchar contra la COVID-19

Pasión y muerte de Cristo en el Viernes Santo de Iztapalapa, en México; la pandemia opacó el evento

La pandemia ha devastado la economía de México, que experimentó una contracción de 8.5% el año pasado, una de las peores de la historia

Via AP news wire
sábado 03 abril 2021 02:54
Read in English

El Cerro de Estrella era una colina estéril de hierba descolorida por el sol con tres cruces de madera elevadas pero vacías el Viernes Santo, un día en el que durante casi todos los últimos 176 años habría estado lleno de multitudes de personas que presenciaban una recreación de la Pasión de Cristo.

Durante casi dos siglos, la ceremonia ha sido una bendición económica para el extenso municipio de Iztapalapa. Con más de 2 millones de personas asistiendo antes de la pandemia, había proporcionado una fuente de ingresos muy necesaria para un área de clase trabajadora que rara vez comparte el turismo atraído por el resto de la capital de México.

De pie cerca de la cumbre, Juan Carlos Martínez, de 18 años, dijo que estaba triste y enojado por la decisión de cancelar la vasta ceremonia religiosa por segundo año consecutivo debido a la pandemia, en un país donde el COVID-19 ha cobrado la vida de más de 200 mil personas y las víctimas no evaluadas aumentan ese número a más de 320 mil.

“Se nos ha quitado algo importante”, dijo.

La pandemia ha devastado la economía de México, que experimentó una contracción de 8.5% el año pasado, una de las peores de la historia, debido a los cierres forzosos y la falta de programas de gasto para compensar el golpe. Oficialmente, alrededor de 2,4 millones de personas se han agregado a las filas de los desempleados, y muchos de los que todavía tienen trabajo están luchando por sobrevivir.

La pandemia ha llevado a la pobreza a 9,8 millones. El número de personas con ingresos de nivel de pobreza ahora incluye a más de la mitad de la población.

El viernes, un grupo de vendedores ambulantes se reunió en una salida de la estación de metro Iztapalapa, normalmente un punto clave del comercio. No estaban contentos con las calles inusualmente vacías.

"No puedo pasar un año más sin trabajar", dijo José Fidel Serrano, cuya familia de 10 integrantes opera juegos de atracciones al aire libre.

Leer más: México: Famoso viacrucis de Iztapalapa se llevará a cabo de manera virtual por segundo año

Con el rostro oscurecido por una máscara azul, Serrano, de 44 años, dijo que sus ahorros han durado los primeros cuatro meses de cierre, lo suficiente para mantener a su hijo y esposa, que habían perdido una pierna debido a la diabetes. Después de eso, tomó trabajos ocasionales como pintor, soldador, conductor y aceptó donaciones de amigos para alimentos y gastos domésticos.

"La situación es muy caótica ahora", dijo. "Me siento horrible".

En un Viernes Santo normal, la plaza central del municipio estaría abarrotada. Este año, “nos aterroriza que todavía esté tan solo”, dijo María Luisa Aranda, dueña de un pequeño puesto de comida allí, mientras sostenía la cabeza de su hija de 8 años.

Aranda, de 52 años, dijo que sólo ganaba alrededor de $50 a la semana, lo que dijo que no era suficiente para alimentar a su familia y pagar el alquiler.

"Esto va de mal en peor", dijo. "No veo progreso en ningún lado. La pandemia ha empeorado todo".