Honduras | Queman 1,5 toneladas de cocaína decomisada

Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, es acusado de ayudar al tráfico de drogas a EE.UU. por fiscales estadounidenses

El presidente fue acusado de aceptar más de $1 millón del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, acusación que se repite en las nuevas mociones

Via AP news wire
miércoles 10 marzo 2021 19:01

Un contador presenció reuniones entre el presidente hondureño Juan Orlando Hernández y un narcotraficante en las que planificaban el tráfico de cocaína a Estados Unidos, dijeron el martes fiscales federales en Nueva York.

El fiscal federal adjunto Jacob Gutwillig dijo durante su declaración de apertura en el juicio del acusado narcotraficante hondureño Geovanny Fuentes Ramírez que el contador estaba presente cuando Hernández supuestamente dijo que quería "meter la droga en las narices de los gringos".

Hernández ha negado anteriormente cualquier relación con narcotraficantes. No ha sido acusado.

Las reuniones supuestamente ocurrieron en 2013 y 2014, dijo Gutwillig. El contador, José Sánchez, dirigía un negocio de arroz a través del cual Fuentes Ramírez presuntamente blanqueaba el producto de la droga. Sánchez testificará en el juicio, dijo el fiscal.

Gutwillig describió el “shock, el miedo” que tuvo Sánchez al ver a Fuentes Ramírez reunirse con el presidente. Uno de los abogados defensores de Fuentes Ramírez dijo más tarde que Sánchez no era creíble, sugiriendo que Estados Unidos aprobaría su solicitud de asilo a cambio de su testimonio.

Los fiscales han dicho anteriormente que Fuentes Ramírez le pagó a Hernández $25,000 para que se le permitiera mover drogas por el país sin interferencias.

"Aparentemente, $25,000 es todo lo que necesita para sobornar al presidente", dijo el abogado defensor Eylan Shulman.

En enero, fiscales federales de Estados Unidos presentaron mociones en el caso de Fuentes Ramírez diciendo que Hernández aceptaba sobornos de narcotraficantes y que las fuerzas armadas del país protegían un laboratorio de cocaína y envíos a Estados Unidos.

Leer más: Futbolista Roger Espinoza recaba ayuda para Honduras en EEUU

Los documentos citan a Hernández, identificado como co-conspirador 4, diciendo que quería “'meter las drogas en las narices de los gringos' inundando los Estados Unidos con cocaína”.

El presidente también emergió en el juicio que condujo a la condena en 2019 de uno de sus hermanos, Juan Antonio Hernández. Durante ese juicio, el presidente fue acusado de aceptar más de $1 millón del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, acusación que se repite en las nuevas mociones.

El mes pasado, otra presentación de los fiscales en el caso Fuentes Ramírez pareció confirmar por primera vez que Hernández estaba siendo investigado por las autoridades estadounidenses.

Hernández ha negado durante mucho tiempo cualquier sugerencia de que haya cooperado o se haya beneficiado de los narcotraficantes. Los fiscales alegan que gran parte de su ascenso político de presidente del Congreso a presidente fue impulsado por dinero de los narcotraficantes, que pagaron a cambio de protección y para evitar la interferencia de las fuerzas de seguridad.

El lunes, Hernández volvió a afirmar en un hilo de Twitter que había hecho la guerra al narcotráfico, no lo había ayudado. Dice que las acusaciones en su contra provienen de narcotraficantes que buscan venganza y aligerar sus condenas.

Escribió que si los narcotraficantes son recompensados por las mentiras, “la alianza internacional (contra el narcotráfico) colapsaría con Honduras, luego con varios países”.

El mes pasado, los senadores demócratas presentaron un proyecto de ley pidiendo al presidente Joe Biden que imponga sanciones a Hernández y "determine si es un narcotraficante especialmente designado".

El proyecto de ley pide la suspensión de la ayuda de seguridad a Honduras, busca prohibir la exportación de artículos como gas lacrimógeno, gas pimienta y balas de goma para las fuerzas de seguridad hondureñas y pide a Estados Unidos que se oponga a los préstamos a esas fuerzas de los bancos multilaterales de desarrollo.

También pide al gobierno hondureño que hable con las Naciones Unidas sobre el establecimiento de una misión anticorrupción. Con Hernández, una misión similar respaldada por la Organización de Estados Americanos no se renovó después de que comenzó a implicar a varios legisladores federales.