Policía de Brasil inicia investigación contra Bolsonaro por escándalo en compra de vacunas

El mandatario no denunció las irregularidades para adquirir las dosis de Covaxin

Billy Rubio Esquivel
martes 13 julio 2021 19:23

Protestas en todo Brasil contra Bolsonaro y la corrupción en la compra de vacunas contra la COVID-19

La Policía Federal de Brasil inició una investigación contra el presidente Jair Bolsonaro, alrededor del intento de compra a través de una empresa fantasma y a sobreprecio de millones de vacunas anti COVID-19 de Covaxin.

La noticia llega después de que el Supremo Tribunal Federal (STF) aprobara el inicio de la investigación, a petición de la Fiscalía, lo que dará a las autoridades 90 días para indagar sobre la presunta participación del mandatario en este esquema, el cual finalmente no se llevó a cabo tras convertirse en un asunto público.

El nuevo escándalo en la administración de Bolsonaro se dio en el marco de una comisión del Senado que investiga la conducción del presidente durante la pandemia de coronavirus en el país. Ante esta comisión, el diputado Luis Miranda reveló que existieron presiones para firmar un acuerdo de compra de 20 millones de dosis Covaxin a cambio de US$ 325 millones.

El legislador afín a Bolsonaro aseguró que informó personalmente al mandatario sobre las irregularidades para adquirir estas vacunas. Asimismo, su hermano, Ricardo Miranda, que se desempeña como jefe de importaciones médicas del Ministerio de Salud, detalló en el Senado que se negó a firmar la orden de compra al percatarse de las anomalías en el contrato.

Ambos coincidieron que el presidente se comprometió a presentar el caso ante la Policía Federal, lo que finalmente no hizo. Tras escuchar el testimonio de los hermanos Miranda, la comisión del Senado pidió investigar penalmente a Bolsonaro por su posible encubrimiento de estos actos de corrupción.

Ante el escándalo por el intento de compra irregular de las vacunas, Bolsonaro negó las acusaciones y recientemente se mofó de la comisión del Senado. El presidente rechazó que vaya a responder formalmente a los senadores y dijo “me cago en ellos”.

Asimismo, el mandatario ha minimizado las protestas que se han desatado en Brasil a raíz de este caso y ha señalado que forman parte de una trama para concretar un fraude electoral en su contra en las elecciones de 2022.

Leer más: Jair Bolsonaro amenaza con no entregar la presidencia por posible fraude electoral

Una vez concluida la investigación contra el mandatario, el Servicio de Investigaciones Especiales de la Policía Federal deberá presentar sus conclusiones y si la Fiscalía considera que existen pruebas contundentes podría denunciar a Bolsonaro ante el STF.

Por su parte, el Tribunal acudirá a la Cámara de Diputados para solicitar el inicio de un juicio contra el presidente. Para que esto ocurra, al menos dos tercios del Congreso deben apoyar la petición y en caso de que se apruebe, Bolsonaro será separado de su cargo por 180 días, tiempo en el que se deberá realizar su posible juicio y que podría concluir con su destitución.