Cambio climático: Científicos advierten que la Amazonia podría colapsar en el 2064

Los “pulmones del mundo” están en llamas y las advertencias de los académicos son cada vez más fervientes, escribe Harry Cockburn

Harry Cockburn
lunes 04 enero 2021 19:22
Un páramo en llamas en lo que solía ser parte de la selva amazónica
Un páramo en llamas en lo que solía ser parte de la selva amazónica
Read in English

El Amazonas, la selva tropical más grande del mundo y uno de los ecosistemas más diversos del planeta, podría cruzar un punto de inflexión en 50 años que lo pondrá en camino para convertirse en una llanura seca inhóspita, predijo un profesor de la Universidad de Florida en una revista académica.

El "colapso de la gobernanza ambiental en Brasil y otras naciones amazónicas", junto con la deforestación desenfrenada ya ha "alterado radicalmente" el medio ambiente de la cuenca del Amazonas durante los últimos 50 años, lo que ha hecho que la región esté "al borde de un punto de inflexión", según el artículo escrito por el profesor Robert Walkeren en “Environment: Science and Policy for Sustainable Development” .

A medida que el uso agrícola en el bosque se expande, las temporadas de incendios empeoran en medio del aumento de las temperaturas y los niveles de lluvia disminuyen, el colapso de los "pulmones de la Tierra", como se conoce al ecosistema, podría estar completamente en marcha para el año 2064.

La prolongación de las estaciones secas significará que en las próximas décadas las copas de los bosques lluviosos ya no tendrán los cinco años que necesitan entre estaciones secas para recuperarse por completo de los incendios, un cambio que podría permitir que los pastos y arbustos inflamables se apoderen de ellos.

Utilizando modelos climáticos, el profesor Walker predice que una vez que se pierda entre el 30 y el 50 por ciento de la selva en el sur, la cantidad de lluvia en las partes occidentales del Amazonas podría caer hasta en un 40 por ciento, acelerando la desaparición general de la región.

“Se puede esperar que la Amazonia meridional alcance un punto de inflexión antes de 2064 al ritmo actual de prolongación de la estación seca”, dijo el profesor Walker.

En el artículo, el profesor Walker señala que el reciclaje de agua representa entre el 25 y el 50 por ciento de las precipitaciones amazónicas y es esencial para la sostenibilidad del bosque a largo plazo.

En declaraciones a la agencia de noticias UPI, dijo: “La mejor manera de pensar en el ecosistema forestal es que es una bomba. El bosque recicla la humedad, lo que favorece las lluvias regionales.

"Si continúas destruyendo el bosque, la cantidad de lluvia cae ... y eventualmente, arruinas la bomba".

La investigación proporciona a los científicos la fecha más específica hasta ahora para la desaparición de la selva amazónica.

Pero la investigación describe varios escenarios futuros que podrían desarrollarse a medida que el ecosistema se descomponga, que involucran tanto la deforestación como el impacto en el bosque de la crisis climática global.

“Un punto de inflexión no solo debe conducir a la sabana tropical”, escribe el profesor Walker.

“Otras posibilidades terminales incluyen la transición a un sistema caducifolio abierto o lo que tiene todas las apariencias de un bosque secundario degradado con baja biomasa.

“En cualquier caso, los mecanismos de vuelco serían los mismos, procesos de mortalidad de árboles derivados del estrés hídrico y térmico. Tal estrés, que refleja cambios en el hidroclima regional, podría resultar del calentamiento global inducido por las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Alternativamente, la deforestación podría alterar el albedo de la superficie terrestre y el flujo de calor latente, comprometiendo así la capacidad del bosque para reciclar la humedad y mantener la cantidad de precipitación que necesita para sobrevivir".

La selva tropical ya se ha reducido en alrededor de un 20 por ciento desde que el desarrollo en la Amazonía comenzó en serio en el siglo XX.

A pesar de algunas "políticas ambientales efectivas" que le dieron al bosque en Brasil un respiro en el cambio de milenio, el profesor Walker dice que "comenzaron a deshacerse casi al mismo tiempo que demostraron ser efectivas, y las cifras de deforestación comenzaron a aumentar después de alcanzar un punto bajo en 2012."

Escribe que la administración del presidente brasileño Jair Bolsonaro "parece decidida a eliminar todas las restricciones restantes sobre la explotación sin restricciones de los recursos naturales de la Amazonía".

En última instancia, la falta de agua que describe el escenario no solo afectará a las decenas de millones que viven en la cuenca del Amazonas, sino que tendrá un impacto mucho más amplio, con decenas de millones de personas en Sudamérica pasando hambre y sed, dice.

La terrible predicción sigue a un informe igualmente alarmante en la revista Nature Communications que advirtió que la Amazonia está en camino de alcanzar un punto de inflexión crítico dentro de nuestras vidas cuando la capacidad del ecosistema para absorber el exceso de carbono fallará y pasará de ser un sumidero de carbono vital a un vasto fuente de carbono en 2035.