Escasez mundial de agua y alimentos provocará una nueva crisis migratoria en Europa

Más de 1,200 millones de personas se verían forzadas a abandonar sus hogares en las próximas tres décadas debido al cambio climático

Chris Baynes
miércoles 09 septiembre 2020 15:17
Algunos países de África, Medio Oriente y el sur de Asia tendrán el mayor número de habitantes en migración
Algunos países de África, Medio Oriente y el sur de Asia tendrán el mayor número de habitantes en migración
Read in English

Un aumento significativo de los refugiados climáticos buscará asilo en Europa, ya que más de 1,200 millones de personas se verán desplazadas por las amenazas ecológicas en las próximas tres décadas, según ha predicho un informe.

La escasez de agua y alimentos provocará una migración masiva de 31 países que no pueden hacer frente a las crisis ambientales que se avecinan, advirtió el Instituto de Economía y Paz (IEP).

El desplazamiento resultante “será en una escala mucho mayor” que la crisis migratoria de 2015-16 si no se hace nada para abordar el colapso ecológico, dijo a The Independent el fundador del grupo de expertos, Steve Killelea.

Partes del África subsahariana, el sur de Asia, el Medio Oriente y el norte de África se enfrentan a una tormenta perfecta de problemas ambientales e inestabilidad, según el Registro de Riesgos Ecológicos del IEP, que analizó factores como el crecimiento de la población, el estrés hídrico, la escasez de alimentos y las sequías, inundaciones, ciclones, aumento de las temperaturas y del nivel del mar, junto con la capacidad de las naciones para resistir las crisis climáticas.

Diecinueve de las naciones con el mayor número de amenazas ecológicas se encuentran entre los 40 países menos pacíficos del mundo, incluidos Afganistán, Siria, Irak, Chad, India y Pakistán, dijo el grupo de expertos, que también publica un Índice de Paz Global anual.

Algunos de estos países "ya están atrapados en un círculo vicioso en el que la competencia por los escasos recursos crea conflictos y los conflictos a su vez conducen a un mayor agotamiento de los recursos", dice el informe.

La falta de agua dulce y la escasez de alimentos serán los principales impulsores de una mayor inestabilidad, agregó.

“Durante los próximos 30 años, la falta de acceso a alimentos y agua solo aumentará sin una cooperación global urgente. En ausencia de acción, el malestar civil, los disturbios y los conflictos probablemente aumentarán”, dijo Killelea.

El informe destaca a Pakistán, que está al borde de una crisis de agua y también enfrenta inundaciones y escasez de alimentos, como el país con la mayor población en riesgo de desplazamiento, seguido de Etiopía e Irán. Haití enfrenta la mayor amenaza de Centroamérica.

Incluso las amenazas ecológicas relativamente pequeñas y los desastres naturales "podrían resultar en un desplazamiento masivo de la población, afectando la seguridad regional y global", agrega el informe.

Las naciones más ricas y desarrolladas de Europa y América del Norte se enfrentan a menos amenazas ecológicas y estarán mejor equipadas para adaptarse al colapso climático. Pero países como el Reino Unido no serán inmunes a sus impactos, predijo el IEP.

Killelea dijo: “Esto es algo a lo que Europa debe prestar atención. Vimos lo que sucedió cuando dos millones de migrantes llegaron a Europa en los picos de inmigración de 2015 y 2016 y se pudo ver la inestabilidad política que vino con eso y el surgimiento de nuevos partidos políticos.

"Si no se hace algo para abordar estos problemas ecológicos, será a una escala mucho mayor que la que hemos visto en los últimos años".

El clima extremo desplazó a 24 millones de personas dentro de sus países el año pasado, con conflictos y otros desastres que obligaron a 9.5 millones más a huir de sus hogares, según el Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos.

Más del 1% de la humanidad está ahora desplazada, según la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, que en junio instó a los países de todo el mundo a hacer más para ayudar a los afectados. Aproximadamente cuatro de cada cinco personas desplazadas buscarán refugio en un país vecino, estima la agencia.