Ahmaud Arbery: jurado escucha llamadas al 911 realizadas por los sospechosos de asesinato

Los fiscales reprodujeron las llamadas al 911 realizadas por Travis y Gregory McMichael antes de que persiguieran y mataran a Ahmaud Arbery el 23 de febrero de 2020

Rachel Sharp
jueves 11 noviembre 2021 22:30
Trial To Continue With Testimony In The Killing Of Ahmaud Arbery
Read in English

El jurado en el juicio de los tres hombres blancos acusados de asesinar al corredor negro Ahmaud Arbery escuchó varias llamadas al 911 hechas por dos de los sospechosos momentos antes de disparar contra la víctima.

Los fiscales llamaron este miércoles al estrado a la coordinadora de operaciones del centro 911 del condado de Glynn, Cara Richardson, para testificar sobre las acusaciones que hicieron Gregory y Travis McMichael en múltiples llamadas al 911 entre julio de 2019 y febrero de 2020.

Los McMichaels informaron que había habido “muchos allanamientos” en el área y describieron haber visto a un hombre negro que coincidía con la descripción de Arbery.

En una de las llamadas, se escucha a Gregory McMichael diciéndole al operador que había “un tipo realmente sombrío” en su vecindario predominantemente blanco de Satilla Shores, cerca de Brunswick, Georgia.

Arbery había sido captado por cámaras de vigilancia varias veces en una casa en construcción perteneciente a Larry English en los meses previos a su muerte.

La defensa afirma que los McMichaels y su vecino William Roddie Bryan Jr. estaban tratando de llevar a cabo un arresto ciudadano porque creían que Arbery era responsable de los allanamientos en el área. Travis McMichael aseguró que le disparó a Arbery en defensa propia.

Sin embargo, la fiscalía mencionó que la policía les había informado a los McMichaels que Arbery no había robado nada unos días antes de su muerte.

Señalaron que las entrevistas del sospechoso con los investigadores revelan que no habían visto a Arbery en el sitio de construcción el día de su muerte y no sabían si había cometido algún delito antes de perseguirlo y matarlo.

Los testigos también han declarado que los sospechosos no mencionaron la realización de un arresto ciudadano después del tiroteo.

Los McMichaels y su vecino William Roddie Bryan Jr. están acusados de perseguir a Arbery, de 25 años, en sus camionetas y matarlo a tiros en la calle el 23 de febrero de 2020.

Los tres acusados enfrentan nueve cargos, que incluyen asesinato por malicia, cuatro cargos de asesinato por delito grave, dos cargos de asalto agravado, detención ilegal e intento criminal de cometer detención ilegal. Todos se han declarado inocentes de los cargos.

El cuarto día del juicio, los fiscales reprodujeron una llamada al 911 de Gregory McMichael del 13 de julio de 2019, donde aseguraba ser un investigador retirado de la oficina del fiscal del distrito e informaba que él y su hijo “acaban de descubrir a un chico”.

“Tenemos muchos allanamientos en esta área, robos de automóviles. Y mi hijo y yo acabamos de descubrir a un chico”, se le oye decir.

“Creemos que puede estar viviendo debajo del puente de Bluff Creek.

“Acabamos de hacer contacto con él, un tipo de aspecto realmente sombrío, posiblemente es él el que ha estado robando todos estos automóviles por aquí”.

En otra llamada del 1 de enero de 2020, Travis McMichael informa que un arma que llevaba en su camioneta había sido robada.

“Necesito un oficial de policía, tengo que denunciar el robo de una pistola”, le dice al operador.

Travis McMichael durante un receso en su juicio por asesinato, el 9 de noviembre

Poco más de un mes después, el 11 de febrero, Travis McMichael hizo otra llamada al 911 para denunciar a un hombre negro al que “nunca había visto antes” dentro de la obra en construcción de Larry English.

Se le oye describir a un “hombre negro con una camiseta roja y pantalones cortos blancos”, de unos “6 pies” de altura, y además le comenta al operador que ha habido #muchos robos y allanamientos” y que recientemente le robaron el arma.

“Hemos tenido muchos robos y allanamientos por aquí últimamente, y de hecho me robaron una pistola el 1 de enero, nunca había visto a este tipo antes en el vecindario”, denuncia.

El jurado escuchó a Travis McMichael decirle al operador que cree que la persona puede estar armada.

“Cuando me di la vuelta, lo vi y retrocedí, metió la mano en el bolsillo y corrió hacia la casa”, agrega.

“Así que no sé si está armado o no, pero parecía estar actuando como si lo estuviera. Así que deben ser consciente de eso”.

Arbery no estaba armado cuando Travis McMichael lo mató a tiros.

El jueves, los fiscales presentaron una declaración grabada de English ante el tribunal, en la que el propietario indica que su cámara de vigilancia había captado a varias personas en su propiedad en los meses previos a la muerte de Arbery.