“Ahora se odia a los artistas”: Las desgarradoras historias de los músicos afganos que huyen del Talibán

Debido al temor por sus vidas, los músicos están cruzando la frontera hacia Pakistán – pero necesitan ayuda, escribe Bel Trew.

lunes 04 octubre 2021 19:40
Bajo el control de los talibanes el recinto arqueológico símbolo de la barbarie contra el patrimonio
Read in English

Hace veinticinco años, cuando los el regimen talibán prohibió la música e incluso poseer una cinta de casete podía meterte en problemas, el cantante de folk afgano Radwan *, ahora de 57 años, se arriesgaba a fuertes penas de cárcel o algo peor, al llevar a cabo conciertos clandestinos en salas privadas.

Cuando podía, escapaba a Peshawar, en el noroeste de Pakistán , para hacer lo que más amaba: Tocar en público ante grandes multitudes. Finalmente, pudo hacer esto abiertamente en su propio país después de que el régimen talibán fuera obligado a abandonar el poder a principios de la década del 2000.

Un cuarto de siglo después de la toma de poder de los talibanes, Radwan no se ha visto obligado a la clandestinidad, sino a abandonar su país por completo.

Hasta ahora, los talibanes no han prohibido oficialmente la música y afirman ser una versión más moderada del grupo que gobernó con mano de hierro a fines de la década de 1990. Pero Zabihullah Mujahid, el portavoz de los talibanes, dijo a The New York Times recientemente que la música no estará permitida en público porque está "prohibida en el Islam".

"Esperamos poder persuadir a la gente de que no haga esas cosas, en lugar de presionarlos", agregó con tacto.

Al ver el final de su sustento, y posiblemente también de su vida, Radwan me dice que se escabulló a través de la frontera hacia Pakistán, con su hijo, Fawad *, de 22 años, quien a lo largo de los años ha ganado un gran número de seguidores a través de Internet.

La pareja, que tuvo que cortarse el pelo y dejarse crecer la barba para disfrazarse, lo intentó cuatro veces y en el último intento tuvo éxito.

“En esta región, ahora se odia a los artistas”, dice Radwan con amargura, sentado con las piernas cruzadas en el suelo: Su inmaculada vestimenta resulta incongruente en las miserables habitaciones que ahora ocupa cerca de Peshawar.

“Todos nosotros, artistas, músicos , escritores, sabemos hacia dónde va esto: nuestras vidas están en peligro.

“Hay miles de músicos en Afganistán que quieren irse. Dejamos atrás a muchos amigos que quieren cruzar pero no pueden decir nada porque viven con miedo. "

Afganistán, apodado durante mucho tiempo la "Encrucijada de Asia" debido a su posición crucial a lo largo de rutas comerciales como la Ruta de la Seda, tiene una rica historia en la música, que es en gran parte un crisol de tradiciones musicales clásicas iraníes e indias.

Después de la caída de los talibanes a principios de la década del 2000, floreció una bulliciosa escena de música pop y rap, con instrumentos electrónicos y ritmos que se agregaron a temas más tradicionales.

La aparición de las redes sociales hizo que los músicos ganaran popularidad en todo el mundo. Fawad se ha ganado un culto de seguidores, e incluso ha tenido colaboraciones con artistas femeninas, algo que los talibanes nunca permitirían. Tanto padre como hijo, que tocan el saxofón, la flauta, la batería y la batería de tabla, también aparecen regularmente en la televisión afgana.

Dicen que la comunidad internacional tiene que ayudar a los músicos y artistas afganos a ponerse a salvo, ya que pese a lo que el régimen talibán diga, serán un blanco.

Dicen que esto es esencial para preservar la música afgana clásica y moderna que corre el riesgo de desaparecer.

“Tememos que nuestras vidas estén en peligro en Afganistán, no podemos regresar”, dice Fawad, y explica que no tienen documentación legal para permanecer en Pakistán y, por lo tanto, están preocupados por verse obligados a regresar a casa.

"Pedimos al mundo que nos ayude, y también a Pakistán que nos autorice quedarnos ya que la música está prohibida en Afganistán y estamos en listas negras".

Las instituciones culturales internacionales deberían y han intervenido para intentar ayudar. Algunos han presionado a gobiernos como Estados Unidos para acelerar las visas especiales de inmigrante, pero también las visas para trabajadores culturales y artistas intérpretes, así como para garantizar que el procesamiento no tenga que ocurrir en un país terciario como intermedio, lo cual es prácticamente imposible y peligroso.

El colectivo "Arts for Afghanistan" obtuvo cientos de firmas, incluyendo a la reconocida fotógrafa estadounidense Susan Meiselas, así como los artistas Hank Willis Thomas y Walid Raad, en una carta abierta al gobierno de EE. UU., instándolo a "hacer todo lo posible" para ayudar a los afganos en riesgo “[incluyendo a] artistas, cineastas, intérpretes y escritores”.

También han pedido a los ciudadanos estadounidenses que llamen a sus representantes para también ejercer presión.

Moving Artists, una ONG con sede en Bilbao que conecta a artistas occidentales con artistas que viven en zonas de conflicto, está presionando al gobierno español para que incluya a artistas, cineastas y académicos afganos en listas de evacuación, según Los Angeles Times .

El gobierno británico ha sido acusado por académicos del Reino Unido de ser "negligente" al respecto y se ha enfrentado a una presión similar. The Independent ha pedido al gobierno que acoja a más refugiados de Afganistán como parte de la campaña "Refugees Welcome".

Pero las instituciones culturales británicas podrían hacer más para ayudar a ponerse a salvo a todos los que están en riesgo y para asegurar que aquellos que han logrado llegar a países cercanos a Afganistán, como Radwan y Fawad, puedan obtener documentación legal donde buscan refugio.

Nadie sabe cuántos músicos y artistas necesitan ayuda, o cuántos han logrado escapar de Afganistán. Pero sin duda serán una gran parte de los 35.400 afganos que, según Naciones Unidas, han llegado a países vecinos desde enero en un nuevo informe publicado esta semana.

“Es simple, los artistas están en la lista de enemigos de los talibanes, no nos dejarán vivir en paz”, concluye Radwan, con las palmas de las manos hacia arriba, desesperado.

“Queremos quedarnos y se nos debería permitir permanecer en Afganistán libres como los demás, pero sabemos que eso no es posible.

“El arte es fundamental para la cultura y para la vida. Lo único que queremos es seguir creando nuestra música, vivir en paz y seguridad ”.

* Se han cambiado sus nombres para proteger sus identidades

The Independent ha lanzado una petición instando al gobierno del Reino Unido a ser más ambicioso en sus planes para acoger a los refugiados afganos tras la toma del poder por los talibanes. Te damos la oportunidad de que se escuche su voz agregando tu firma, y agradecemos tu apoyo. Para firmar la petición haz clic aquí.