Mujer condenada por homicidio involuntario tras aborto espontáneo en Oklahoma

“El caso de Poolaw es una tragedia”, dice la organización de derechos, mientras el tribunal la condena a cuatro años de cárcel

Stuti Mishra
lunes 25 octubre 2021 18:42
Algunas de las políticas más restrictivas vigentes respecto al aborto
Read in English

La condena de una mujer de Oklahoma bajo los cargos de homicidio involuntario en tercer grado por un aborto espontáneo que sufrió ha provocado indignación entre los grupos de derechos humanos.

La mujer indígena Brittney Poolaw fue sentenciada a cuatro años en una prisión estatal por la corte del condado de Comanche este mes por un aborto espontáneo que sufrió el año pasado. Su abogado presentó una notificación de intención de apelación la semana pasada.

La fiscalía alegó que Poolaw, de 21 años, estaba usando metanfetamina, un estimulante del sistema nervioso que se usa a menudo como droga recreativa, y era una de las varias "condiciones que contribuyeron" al aborto espontáneo. Una autopsia confirmó la presencia de metanfetamina en el feto.

Sin embargo, los NAPW (Defensores Nacionales de las Mujeres Embarazadas ) dijeron en un comunicado que no había evidencia de que su uso de metanfetamina causara el aborto espontáneo. Agregaron que las leyes estatales de homicidio y homicidio no se aplican a quienes sufren abortos espontáneos antes de las 20 semanas de embarazo.

"Además, incluso cuando se aplica a pérdidas posteriores, la ley de Oklahoma prohíbe el enjuiciamiento de la madre del feto a menos que haya cometido un delito que causó la muerte del feto", agregó el comunicado.

“El caso de Poolaw es una tragedia”, dijo NAPW. "Ella sufrió el trauma de la pérdida del embarazo, fue encarcelada durante un año y medio durante una pandemia, y acusada y condenada por un delito sin base legal o científica".

"Esta acusación avanzó contra alguien que tuvo una pérdida de embarazo antes de que el feto se considerara viable", dijo Lynn Paltrow, directora ejecutiva de NAPW, según Associated Press.

"En este caso, no solo tiene un aborto espontáneo en lugar de una muerte fetal al principio del embarazo, sino que el informe del médico forense ni siquiera afirma que la metanfetamina fue la causa".

Poolaw, quien sufrió el aborto espontáneo en su residencia y luego se acercó a un hospital local, tenía entre 15 y 17 semanas de embarazo, según los registros médicos. Sin embargo, ya han pasado 18 meses en la cárcel desde su arresto cuando la corte estableció una fianza de USD$20,000 que no podía pagar.

Según el New York Times, Poolaw le dijo al detective en su declaración que “cuando se enteró de que estaba embarazada no sabía si quería al bebé o no. Dijo que no estaba familiarizada con cómo o dónde hacerse un aborto".

El caso ha provocado indignación en las redes sociales y la gente lo califica de "distópico".

La representante del congreso para Massachusetts, Ayanna Presley, escribió: "Las familias que experimentan un embarazo y la pérdida de un bebé necesitan atención y apoyo, no estigma".

“El futuro distópico del que nos advirtieron ya está aquí”, dijo la autora Jessica Valenti.

“El estado fue detrás de Poolaw porque usaba drogas, aunque no hay pruebas de que esa sea la razón por la que terminó su embarazo. Criminalizar el comportamiento durante el embarazo es una pendiente resbaladiza: ¿Qué sigue, arrestar a las mujeres que no toman prenatales? ¿O las que tomaron una copa de vino?

"Brittney Poolaw merece curarse por este trauma, *no* un castigo", escribió la usuaria Karrie Higgins.

“Octubre es el Mes Nacional de Concientización sobre el Embarazo y la Pérdida Infantil, y Brittney Poolaw enfrenta 4 años de prisión por algo que sucede en 1 de cada 4 embarazos”, escribió Nicole Marna.

Los casos contra las mujeres por perder sus embarazos se están volviendo más comunes en los Estados Unidos en los últimos años, de acuerdo con NAPW. Según Dana Sussman, subdirectora ejecutiva de NAPW, se han presentado 1.250 casos penales contra mujeres relacionados con la pérdida del embarazo entre 2006 y 2015, un número tres veces mayor que los datos de 1973 a 2005.

"Así que estamos viendo tres veces más casos en menos de la mitad del período de tiempo en que se publicó este primer estudio", dijo la Sra. Sussman. "Esto es mucho más común de lo que creo que la mayoría de la gente creería o entendería".

Si bien no existe una ley que prohíba el aborto en Oklahoma, la organización dijo que los casos se han presentado por "acciones peligrosas" o abuso de drogas.

“La mayoría de las mujeres sometidas a enjuiciamientos por embarazo son mujeres de bajos ingresos, mujeres que consumen drogas y mujeres de color”, dijo.