¿Cómo encontrar vuelos baratos con el truco de ‘skiplagging’?

“Skiplagging” es la estrategia de ahorro que consiste en escoger la ciudad de escala de un vuelo como destino previsto

Meredith Clark
Jueves, 04 de enero de 2024 17:23 EST

Pasajero golpea a empleado de United Airlines en un vuelo a Houston

El auge de los viajes posterior a la pandemia ha hecho que personas de todo el mundo busquen viajar en avión a destinos lejanos, pero no siempre es fácil ni barato. Parece que siempre aparecen nuevos trucos de viaje en línea, como aprender a apartar una fila completa de asientos de avión para usted o a obtener más espacio para las piernas en un vuelo con poco espacio. Pero ningún truco de viaje rentable tiene a las aerolíneas más encolerizadas que la estrategia conocida como “skiplagging”.

Skiplagging (o “saltarse vuelos” en español) es la práctica de reservar una opción de vuelo menos costosa con una escala sin planear volar toda la ruta. En cambio, la escala es el destino previsto del viajero.

La razón por la que tanta gente usa este controvertido truco es porque es más barato reservar un vuelo con escala que un vuelo directo.

Por ejemplo, un vuelo de Nueva York a Orlando podría costar US$250 sin escalas, pero un vuelo similar de Nueva York a Dallas con escala en Orlando podría costar US$130. Si un pasajero quisiera volar a Orlando usando la estrategia de skiplagging, bajarían del avión en el destino de la escala en Orlando en lugar de viajar hasta Dallas.

De hecho, hay un servicio de viajes completo dedicado a esta práctica llamado Skiplagged.com, que alerta a los clientes sobre ofertas de ciudades ocultas y expone “lagunas en los precios de las tarifas aéreas para ahorrarte dinero”.

Skiplagged funciona dando a los viajeros la opción de buscar una ruta con un destino de ciudad oculta, pero el sitio web señala que los vuelos de ciudades ocultas solo están disponibles en ciertas rutas. Si las opciones están disponibles, aparecerán en los resultados de búsqueda de vuelos con los tramos finales del viaje tachados y el precio marcado como “tasa de Skiplagged”.

Sin embargo, las aerolíneas no están contentas con esta estrategia de ahorro de costos.

En 2014, United Airlines se asoció con el sitio web de viajes Orbitz para demandar al director ejecutivo de Skiplagged, Aktarer Zaman. La aerolínea afirmó que la práctica de comprar boletos para ciudades ocultas era “injusta” y “estrictamente prohibida”, y alegó que el sitio web originario de Nueva York le costó a las empresas US$75.000 en ingresos perdidos. Sin embargo, se desestimó la demanda porque se presentó en Illinois, donde el tribunal no tenía jurisdicción, ya que Zaman trabajaba y residía en la ciudad de Nueva York. Zaman también sostuvo que la práctica era “perfectamente legal”.

Hoy, Skiplagged promociona su guerra legal con la compañía aérea en su sitio web, que dice: “Nuestros vuelos son tan baratos que United nos demandó… pero ganamos”.

Cinco años después, Lufthansa demandó a un pasajero que no realizó el último tramo del viaje indicado en el boleto. El viajero compró un boleto de ida y vuelta en clase ejecutiva desde Oslo vía Frankfurt a Seattle por alrededor de £600. Hizo el viaje Oslo-Frankfurt-Seattle-Frankfurt, pero no abordó el tramo final de regreso a la capital noruega.

La aerolínea alemana afirmó que el viaje debió haberle costado al cliente £2.769 y le pidió que pagara la diferencia entre ese precio y la tarifa pagada. Sin embargo, el caso judicial inicial falló a favor del pasajero.

American Airlines luego envió un memorando a agentes de viajes en enero de 2021 advirtiendo la práctica. Según los informes, la aerolínea dijo que planeaba comenzar a monitorear el skiplagging y que la identificación de tales comportamientos podría conllevar “un resultado desfavorable”.

Si bien el skiplagging parece una forma rentable de viajar, conlleva muchos riesgos, ya que las aerolíneas han tomado medidas enérgicas contra esta práctica en los últimos años. NerdWallet informó que los viajeros que se salten viajes podrían enfrentarse a consecuencias de las aerolíneas, como la eliminación de millas de fidelidad o el cobro del tramo final del viaje.

Además, el skiplagging solo funciona cuando los pasajeros no documentan sus maletas, ya que las maletas documentadas terminarán en el destino final indicado en el boleto y no en la ubicación de la escala.

Reservar un boleto a una ciudad oculta usando la estrategia de skiplagging es una forma popular de ahorrar dinero en vuelos caros. Pero existen algunos riesgos relacionados, y los pasajeros que incumplen las reglas de una aerolínea pueden terminar pagando mucho más de lo que esperaban.

Traducción de Michelle Padilla

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in