¿Por qué algunas personas no celebran Thanksgiving?

Algunas personas consideran que la festividad es una celebración de la conquista de los nativos americanos

Chelsea Ritschel
jueves 25 noviembre 2021 16:11

¿Qué es el Acción de Gracias?

Para muchos estadounidenses, el Día de Acción de Gracias es un día muy apreciado en el que se come pavo (o una opción vegetariana) como plato principal, y se pasa tiempo con amigos y familiares.

Sin embargo, para otros, la celebración es profundamente controversial, ya que el Día de Acción de Gracias tiene una historia polémica que va mucho más allá de la primera vez que se celebró.

Además de ser un día festivo impregnado de apropiación cultural, este periodo de la historia en Estados Unidos con frecuencia se blanquea, lo que lleva a algunos estadounidenses a ignorar el día festivo.

Algunos consideran que el Día de Acción de Gracias es un "día nacional de luto"

Al igual que el Día de la Raza, muchos consideran que la festividad es una celebración de la conquista de los nativos americanos por parte de los colonos o una narración embellecida en la que “peregrinos y nativos miran más allá de sus diferencias” para partir el pan.

El profesor Robert Jensen, de la Universidad de Texas en Austin, dijo anteriormente: “Una indicación del progreso moral en los Estados Unidos sería el reemplazo del Día de Acción de Gracias y su fiesta familiar autocomplaciente con un Día Nacional de Deagravio, acompañado por un ayuno colectivo autorreflexivo”.

Los estadounidenses incurren frecuentemente en apropiación cultural en sus celebraciones.

A los niños pequeños se les enseña sobre el Día de Acción de Gracias en la escuela, donde a menudo aprenden sobre la primera fiesta a través de manualidades y dibujos. Además de las representaciones de pavos, el Mayflower y los Peregrinos, muchos niños decoran tocados de los nativos americanos, que con frecuencia no se parecen a los tocados, ropas y plumas que usaban los indios Wampanoag.

Estas referencias históricas inexactas se cometen cada año, lo que hace que la batalla por la igualdad y la representación correcta sea una constante para los nativos americanos en Estados Unidos.

La gente no coincide sobre cuándo ocurrió el primer Día de Acción de Gracias

La mayoría de los estadounidenses piensan que la celebración de tres días entre los peregrinos y los indios Wampanoag en 1621 en Plymouth, Massachusetts, fue el primer Día de Acción de Gracias. Los peregrinos y sus vecinos nativos americanos habían firmado un tratado de protección mutua la primavera anterior y la fiesta era en honor a una primera cosecha exitosa.

Pero desde el punto de vista de los peregrinos, el primer Día de Acción de Gracias, destinado a ser un día reservado para la oración y la adoración, tuvo lugar en julio de 1623. El gobernador William Bradford declaró un día de Acción de Gracias para dar gracias por la lluvia que había puesto fin a una sequía y salvó su cosecha.

Otros insisten en que el primer Día de Acción de Gracias tuvo lugar unos años antes, en 1619, en Virginia.

En 1962, un senador del estado de Virginia cuestionó lo dicho por el presidente John F. Kennedy, respecto a que Plymouth fue el lugar del Primer Día de Acción de Gracias.

“El Primer Día de Acción de Gracias de Estados Unidos se celebró en Virginia en 1619”, le dijo el senador al presidente en una carta, refiriéndose a una ceremonia religiosa que los colonos ingleses celebraron cuando llegaron a Berkeley Plantation cerca de Richmond. “Por favor, emita una corrección apropiada”.

“Tiene usted toda la razón”, fue la respuesta del asistente especial de Kennedy, el historiador Arthur Schlesinger Jr. “Sólo puedo alegar el inconquistable prejuicio de Nueva Inglaterra por parte del personal de la Casa Blanca”.

No a todos les gustó la idea de un feriado nacional de Acción de Gracias

En 1789, el presidente George Washington proclamó el Día Nacional de Acción de Gracias y pidió a los estadounidenses que se reunieran el último jueves de noviembre para agradecer el establecimiento de “una forma de gobierno para su seguridad y felicidad”.

Pero algunos miembros del Congreso se opusieron, afirmando que la autoridad para designar un día de agradecimiento correspondía a cada gobernador estatal, no al presidente.

Otros argumentaron que el Día de Acción de Gracias era un “asunto religioso”. Por lo tanto, la Primera Enmienda prohibió el establecimiento por parte del gobierno de una acción de gracias nacional.

Washington proclamó un segundo día de Acción de Gracias en 1795, y los presidentes John Adams, James Madison y otros hicieron lo mismo en los años siguientes. Pero muchos presidentes, particularmente Thomas Jefferson, todavía se opusieron a hacer esto.

No fue sino hasta 1863 que el presidente Abraham Lincoln estableció la tradición de observar los días nacionales de Acción de Gracias.