Cultivan plantas en suelo lunar, pero los resultados no son tan buenos

Aunque los científicos descubrieron que las plantas crecen en muestras lunares, descubrieron que no crecen tan bien como en suelos terrestres más similares al regolito lunar

Jon Kelvey
jueves 12 mayo 2022 17:31
Plants Have Been Grown in Lunar Soil in Scientific First
Read in English

La buena noticia para los defensores de la colonización espacial es que los científicos han demostrado que se pueden cultivar plantas en la tierra lunar. Pero la mala noticia para cualquiera que esté imaginando una exuberante barra de ensaladas lunar es que las plantas cultivadas en regolito lunar no crecen muy bien y generalmente se estresan por la experiencia.

En un nuevo estudio publicado el jueves en la revista Communications Biology, investigadores de la Universidad de Florida cultivaron plantas en regolito lunar de las misiones Apolo de la NASA por primera vez, comparando su crecimiento con las plantas sembradas en ceniza volcánica terrestre.

El rendimiento mediocre de las plantas cultivadas en las muestras de Apolo presenta un desafío para los defensores de la “utilización de recursos in situ”, el término para los astronautas que crean agua, oxígeno, combustible, o, en este caso, alimento, a partir de recursos encontrados en un cuerpo extraplanetario, en lugar de empacarlos desde casa.

Los investigadores sembraron Arabidopsis thaliana, una pequeña planta con flores más conocida como berro thale, tanto en muestras de regolito lunar traídas a la tierra por las misiones Apolo 11, 12 y 17, como en una tierra de control a base de ceniza volcánica diseñada para imitar el regolito lunar. Las plantas sembradas en las muestras lunares crecieron más lentamente y más pequeñas, y mostraron más señales de estrés, como pigmentación y la expresión de genes relacionados con el estrés, que aquellas que crecieron en la ceniza volcánica.

Y mientras que las plantas cultivadas en ceniza volcánica se desarrollaron de manera más o menos uniforme, las plantas de las muestras del Apolo 11 tuvieron peores resultados que las del Apolo 12 y 17, lo que sugiere una variabilidad en las muestras. La muestra del Apolo 11, por ejemplo, estuvo expuesta a radiación solar y cósmica por más tiempo, y la teoría de los investigadores es que los efectos de ese bombardeo energético a largo plazo podrían haber dejado al regolito lunar especialmente reactivo a la biología.

El estudio es el primero en intentar cultivar plantas en regolito lunar como medio de crecimiento principal, y los resultados contrastan con los de los experimentos realizados en la década de 1970.

Durante el programa Apolo, los investigadores desmoronaron el regolito lunar, dando a las plantas que crecían en el suelo terrestre una capa de polvo lunar, y encontraron que las plantas en realidad prosperaron en comparación con los controles. Los experimentos se centraron principalmente en garantizar que no hubiera patógenos o toxinas desconocidos al acecho en las muestras de la Luna que trajeron los astronautas, y los investigadores creían que los nutrientes adicionales eran los responsables del crecimiento de las plantas.

Las semillas llevadas a la Luna por los astronautas del Apolo y devueltas a la Tierra fueron luego plantadas, y muchas se convirtieron con éxito en “árboles lunares” maduros, pero el experimento abordó la viabilidad de las semillas llevadas al espacio, no las semillas en el suelo del espacio.

Más recientemente, en 2019, un experimento en el módulo de aterrizaje lunar Chang'e 4 de China germinó con éxito semillas en la Luna por primera vez, pero lo hizo en un recipiente sellado utilizando suelo terrestre.

La conclusión del estudio actual es que cultivar en la Luna no será tan fácil como simplemente instalar un invernadero presurizado y plantar semillas. Al igual que con otros experimentos que utilizan recursos in situ, se necesita más investigación.

Las agencias espaciales como la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) están investigando actualmente muchas tecnologías diferentes para emplear los recursos que se encuentran en el espacio para que los astronautas no tengan que llevar todo lo que necesitan con ellos desde la Tierra. Los científicos de la ESA están investigando cómo extraer oxígeno del regolito lunar fundido, por ejemplo, mientras que un dispositivo experimental en el rover Perseverance Mars de la NASA está extrayendo oxígeno de la delgada atmósfera del Planeta Rojo.

La NASA planea regresar a la Luna en 2025 como parte del programa Artemis de la agencia espacial, que tiene como objetivo usar la Luna como zona de práctica antes de una misión a Marte a principios de la década de 2040. Los astronautas que pasen semanas o meses en la Luna tendrán amplias oportunidades de experimentar con la utilización de recursos in situ, entre ellas, algunas formas de modificar el regolito lunar para que sea más amigable con las plantas.

Y esto podría requerir mucha experimentación, según los autores del presente estudio.

“Se requeriría una mayor caracterización y optimización antes de que el regolito pueda considerarse un recurso in situ de rutina, particularmente en lugares donde el regolito está muy maduro”, escribieron en el artículo.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in