Cómo decolonicé mi viaje a Nuevo México

Arquitectura tradicional de adobe Pueblo
Arquitectura tradicional de adobe Pueblo
Read in English

El sol pinta el cielo de color rosa intenso y naranja sobre una hilera de pequeñas y onduladas montañas, unas pocas nubes blancas e hinchadas reflejan la paleta de color como una pintura perfecta del desierto. Entre las colinas y yo hay pastos abiertos de césped grama y arbustos de chamizo teñidos de verde por las lluvias recientes, cactus chollas de brazos delgados y enebros gordos, cuyas ramas de 400 años se vuelven negras con la luz del sudoeste que se desvanece. Todo es suave, y el olor de la humedad adherida a la tierra arcillosa llega a mi nariz: una fragancia profunda y terrosa. Los atardeceres son diferentes en mi estado natal de EE.UU., Nuevo México.

Estos son Los Cerrillos, las “Little Hills”, y aunque he sido londinense durante más de una década, pasé mi infancia aquí en una pequeña casa de adobe (ladrillos de barro) en un terreno rural a 20 millas (32 kilómetros) al sur de la capital del estado, Santa Fe. Como muchas personas, he soportado la pandemia sola en un piso diminuto. Entonces, cuando llegó el momento de salir del confinamiento, no hubo dudas: me dirigí directamo a EE.UU. para recibir abrazos, comidas familiares, carcajadas y margaritas en el patio.

Pero, como periodista de viajes, me he vuelto hiperconsciente de los efectos negativos de viajar y, dado que volar era inevitable, quería encontrar otras formas de hacer que mi viaje a casa tuviera un impacto positivo.

Viviendas en el acantilado en el Monumento Nacional de Bandelier

Viajes éticos más allá del vuelo libre

Aparte de la reducción de carbono, los mayores impactos de los viajes, tanto positivos como negativos, son cómo nos presentamos en un destino. No existen reglas estrictas: los viajes éticos consisten en conectarse profundamente con los lugares y las personas que visitamos; sobre mantener nuestras mentes abiertas, escuchar y dejar que viajar nos desafíe, nos incomode y nos cambie.

Un buen comienzo es hacernos preguntas como “¿A quién beneficia esto?”; “¿Qué estoy aprendiendo?”; “¿Adónde va mi dinero?”; “¿Qué impactos positivos tiene esto?”; “¿Cuáles son los costos ambientales y culturales negativos de mi viaje?”; y “¿Cuál es la historia colonial de este lugar?”.

Para este viaje, creé algunos objetivos y pautas para mí: autoeducación, particularmente un aprendizaje más profundo sobre las culturas nativas americanas indígenas de mi estado, su historia colonial y su papel en el desarrollo de la bomba atómica. Planeé apoyar de forma intencional solo negocios locales y principalmente de nativos en lugar de cadenas, visitar comunidades desatendidas y pueblos pequeños, quedarme con familiares y amigos o en alojamientos de propiedad local, comer principalmente dieta vegetariana y compartir mi aprendizaje con otras personas.

Grupo de danza en el Indian Pueblo Cultural Centre

Patria de los Pueblos

Nuevo México fue uno de los últimos estados en incorporarse a la unión, agregado a EE.UU. en enero de 1912, 125 años después de que Delaware se convirtiera en el primer estado. Esta es una gran ironía considerando que las tierras de Nuevo México fueron colonizadas por primera vez hace 10.000 años por tribus que construyeron grandes ciudades y sofisticados sistemas de irrigación. Los colonizadores españoles, encabezados por Francisco Vásquez de Coronado, marcharon en 1541 en busca de las legendarias “Siete Ciudades de Oro”. En cambio, encontraron grandes ciudades de nativos americanos (que rápidamente intentaron tomar y convertir) y llamaron a estas tribus “pueblos”, una palabra del español. De las 23 tribus indígenas en Nuevo México, 19 son Pueblos.

En mi primera mañana en la casa de mi hermana, hicimos una pequeña caminata por la tierra donde crecimos, seguimos pequeños barrancos arrastrados durante la temporada de monzones de verano hasta el lecho seco del arroyo debajo de la casa. En el camino, veo una pieza de cerámica y me detengo para recogerla: aquí hay fragmentos y puntas de flecha por todas partes.

Mucho antes de que mis abuelos llegaran y compraran la tierra a principios de la década de 1950, este era el hogar del pueblo Ya'atze/Kunyanonwikeji desde al menos el año 1200. Una gran ciudad que constaba de 22 bloques de tres pisos se encontraba a unas dos millas (3,2 kilómetros) de la casa de mi infancia. Las personas eran ceramistas y artesanos que usaron turquesas de los Cerros de Cerrillos para hacer las icónicas joyas que hoy se han apropiado como “estilo suroeste”.

Para aprender más sobre el pasado y el presente de los pueblos Pueblo, visito el IPCC (Indian Pueblo Cultural Centre) en Albuquerque. Dirigido por un gobierno soberano formado por los 19 consejos tribales, sus exhibiciones muestran las artes y formas de vida tradicionales de los Pueblo, como la construcción de edificios de adobe que se ha convertido en el atractivo arquitectónico de Nuevo México.

Este es también el único lugar en América del Norte que organiza bailes indígenas todos los fines de semana durante todo el año. En mi visita, el Grupo de Danza Pueblo, formado por artistas de los Pueblos Laguna, Acoma, Zuni y Hopi, se lleva al patio central. Las mujeres usan vestidos de tubo blancos con dobladillos de cuentas y los hombres se visten con pieles de búfalo, al ritmo de los tambores que cantan.

Grupo de danza femenil Zuni Pueblo Olla Maidens

Le pregunto a Wende Schwingendorf, gerente de relaciones públicas del centro, por qué es tan importante que los visitantes de Nuevo México aprendan sobre las comunidades Pueblo.

“Nuestra gente de Pueblo inició muchas de las formas de arte icónicas del sudoeste que la gente ama de Nuevo México: arquitectura, moda, arte, comida y más”, dice, y agrega que el IPCC es una puerta de entrada a las 19 tribus Pueblo. “Estarás apoyando a la gente de Pueblo con un desarrollo económico positivo y oportunidades de empleo”.

También recomienda probar comida Pueblo en Indian Pueblo Kitchen del IPCC. El menú incluye estofado del día de la fiesta, salsa de pan frito de costilla y enchiladas de maíz azul, pero yo opto por el Tewa Taco: carne picada, frijoles, chile de Nuevo México (no “chilli”, la ortografía está consagrada en la ley estatal), queso y ensalada encima de pan frito fresco.

En tiempos que no sean de pandemia, se puede visitar muchos de los Pueblos, incluso en los días festivos cuando se realizan bailes, y es posible que lo inviten a la casa de un miembro de la comunidad para disfrutar de comida tradicional (nunca ingrese sin ser invitado). Sin embargo, las comunidades nativas americanas se han visto afectadas de manera desproporcionada por el covid-19, por lo que muchas están cerradas actualmente. Sin embargo, Zuni Pueblo está abierto y realiza recorridos de lunes a viernes con arqueólogos Zuni experimentados.

Una de las formas en que los visitantes pueden ser respetuosos es informándose sobre la etiqueta, las políticas y los procedimientos de cada tribu antes de una visita, según Melvin Juanico, gerente de operaciones del Centro Cultural Sky City en Acoma Pueblo, una de las comunidades habitadas más antiguas de Norteamérica. Por ejemplo, la fotografía está prohibida en muchas tierras nativas. Agrega que los visitantes deben “ser corteses con los miembros de nuestra tribu y tratarlos con respeto al saludarlos y hablar con ellos”.

Con una historia indígena tan rica, no sorprende que Nuevo México sea uno de los mejores lugares del mundo para sumergirse en el arte nativo americano. El Museo de Artes Nativas Contemporáneas de la IAIA, el Museo de Artes y Cultura Indígenas y el Museo Wheelright del Indígena Americano ofrecen exhibiciones completas sobre el pasado y el presente de las artes nativas americanas.

En mi visita al Museo Wheelwright, una exposición de pinturas del artista Diné (Navajo) Shonto Begay retrata de manera conmovedora su vida en la reserva Navajo y el trauma de ser separado a la fuerza de su familia para asistir a internados diseñados para asimilar a los niños indígenas en la sociedad occidental.

Una historia atómica

En mis últimos días en Nuevo México, mi mejor amigo se une a mí para un viaje por carretera al norte. Seguimos carreteras secundarias desiertas hacia las montañas Jemez, donde mesetas planas dan paso a bosques siempre verdes de gran altitud en los que la gente de Walatowa (Jemez Pueblo) ha vivido durante siglos.

Manhattan Project National Historical Park, Los Álamos

Su museo tradicional de la casa de campo y la ruta de senderismo Red Rocks Canyon están cerrados por el covid, por lo que avanzamos más alto en las montañas y nos detenemos en un estacionamiento al borde de la carretera. Una breve caminata por un bosque de coníferas nos lleva a Spence Hot Springs, piscinas cálidas alimentadas por un manantial mineral con vistas a un amplio valle siempre verde delimitado por el más azul de los cielos. La gente de Pueblo usó estos manantiales para actividades curativas y espirituales hasta que los colonos blancos comenzaron a llegar en diligencias para bañarse.

Nos detenemos para una hamburguesa con queso y chile verde en Los Ojos, una tienda mercantil de 1800 convertida en bar y parrilla. En el interior, es como un verdadero salón del viejo oeste: hay pisos de madera que crujen, sillas de montar y serpientes de cascabel disecadas en las paredes, junto con un candelabro con ruedas de carreta.

Finalmente, llegamos a Los Álamos. Apodada “la ciudad que nunca existió”, esta fue la base del ultrasecreto Proyecto Manhattan, donde se desarrolló la primera bomba atómica en la década de 1940. El Museo de Historia de Los Álamos está ubicado en el complejo que formó la base del proyecto.

Traza la historia del área, desde los pueblos Ancestral Puebloan hasta el Proyecto Manhattan, explicando que Los Álamos fue elegido principalmente por su ubicación remota. Una sala muestra entrevistas en vídeo con sobrevivientes japoneses y exsoldados estadounidenses involucrados en los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki. Se invita a los visitantes a escribir reflexiones en un libro de visitas lleno de efusiones emocionales. Otra galería muestra un par de plantas de ginkgo con un letrero: “Estas plántulas, plantadas en junio de 2017, crecieron a partir de semillas que procedían de árboles que sobrevivieron al bombardeo atómico de Hiroshima. Son un regalo de Green Legacy Hiroshima y el Jardín Botánico de Hiroshima”.

Danzantes Zuni en el IPCC

En nuestra última mañana, nos levantamos temprano y conducimos sobre una meseta roja salpicada de arbustos de piñones y edificios de laboratorios de aspecto misterioso, hasta Frijoles Canyon, donde vivían los cazadores-recolectores hace 10.000 años. Los Pueblo ancestrales construyeron una gran ciudad aquí a partir de 1150 después de Cristo, ahora conservada como Monumento Nacional Bandelier. Los Pueblos ancestrales se llamaban anteriormente “Anasazi”, un nombre que ahora se considera ofensivo porque significa “antiguo enemigo” y lo difundieron arqueólogos blancos.

Un sendero de 1,4 millas (2,2 kilómetros) conduce a través del asentamiento principal, las escaleras de madera y los vertiginosos escalones de piedra te permiten observar algunas de las viviendas principales. Una serie de petroglifos milenarios decoran el acantilado de arenisca suave y tostado.

En mi último día en Albuquerque, voy a Bow and Arrow Brewing Co., fundada y propiedad de dos mujeres nativas americanas, Shyla Sheppard y Missy Begay. Me siento con una Native Land IPA deliciosamente lupulada, abro un libro de segunda mano adquirido unos días antes: Spider Woman’s Granddaughters. Recopila cuentos tradicionales y escritura contemporánea de mujeres nativas americanas, apenas puedo pensar en un mejor recuerdo para mi viaje.

Esenciales de viaje

Llegar allí

¿Tratar de volar menos?

Quienes no tengan poco tiempo pueden tomar el Eurostar a Rotterdam, subirse a un barco de carga a Houston, Texas y luego tomar un tren de Amtrak o un autobús Greyhound a Albuquerque.

¿Qué tal volar?

No hay vuelos directos, pero se puede volar de Heathrow a Albuquerque vía Denver en United o vía Dallas en American Airlines.

Hospedarse allí

Hotel Santa Fe es un hotel boutique propiedad de Picuris Pueblo con certificación Green Concierge, un exuberante spa y un restaurante que sirve cocina exclusiva de los Pueblo.

Más información

El tren New Mexico Rail Runner llega a Santa Fe, Albuquerque y el centro de Nuevo México. Se puede visitar en abril para asistir a la Reunión de las Naciones, el powwow (reunión de pueblos nativo americanos) más grande de América del Norte.

La autora reconoce que creció en las tierras ancestrales del los Pueblo. La mitad de las ganancias de este artículo fueron donadas al Indian Pueblo Cultural Centre para apoyar su misión de preservar y perpetuar la cultura Pueblo.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in