La criptomoneda podría cambiar el sistema bancario actual.
La criptomoneda podría cambiar el sistema bancario actual.

La criptomoneda tiene el poder de revolucionar un sistema bancario corrupto

Las criptomonedas, que hace 10 años se percibían como una broma y un juguete, son hoy una parte importante del sistema financiero internacional.

Alexander Lebedev
lunes 12 octubre 2020 20:39
Read in English

Si no está familiarizado con las criptomonedas, es poco probable que sepa qué es el término "Finanzas descentralizadas" (DeFi). Quienes lo hagan, saben que hoy en día cualquiera puede cambiar su dinero por una moneda estable (una criptomoneda respaldada por un activo de reserva), invertirlos en un proyecto prometedor y, con suerte, ver crecer su inversión.

¿Es esta una variación del esquema piramidal clásico? No en el sentido de Charles Ponzi. Pero está claro que el crecimiento explosivo de las plataformas DeFi está impulsado por una rápida entrada de liquidez en el nuevo mercado y no puede continuar indefinidamente. Sin embargo, las tecnologías integradas en esta infraestructura abren enormes oportunidades para reconstruir el sistema financiero global.

El autor de esta columna ha dedicado 25 años de su vida a la banca. Después de haber comprado el Banco de Reserva Nacional enano en Moscú en 1995, lo vendí este año como uno de los bancos más confiables de Rusia. Es una sombra de lo que era, 20 veces más pequeño, pero sin pasivos ni obligaciones.

Durante un cuarto de siglo fui el director ejecutivo del tercer banco privado más grande de Rusia en términos de capital social, después de Sberbank y VTB. También fui el objetivo constante de asaltantes corporativos respaldados por hombres lobo corruptos del Servicio Federal de Seguridad de Rusia, que destruyeron mi negocio.

Los banqueros modernos arruinan sus bancos al embolsarse el dinero de los clientes. Desde finales de los 90, miles de "banksters" rusos (un acrónimo de "banquero" y "gánster") de miles de bancos, se apropiaron de más de $ 100 mil millones de dólares del dinero de sus clientes y abandonaron el país con su dinero robado. O abrieron un nuevo "negocio" en casa, dependiendo del grosor del krysha (protección criminal) en el gobierno.

La función social de los bancos es servir como sistema circulatorio de la economía. Permiten transacciones a cambio de bienes y servicios, se dedican al préstamo, aseguran la producción y la acumulación de recursos. Sin embargo, la comunidad bancaria mundial se ha convertido en un “anti-banco”, cuya función es apropiarse indebidamente de los activos de los clientes y lavar el “dinero sucio”, cuyo volumen aumenta globalmente en un billón de dólares cada año.

Se puede encontrar una confirmación adicional de esto en la publicación reciente del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) de los informes filtrados de Red de Vigilancia contra Delitos y Crímenes Financieros (FinCEN, una división del Tesoro de los Estados Unidos). Según estos documentos, los cinco bancos internacionales más grandes lavaron  2 billones de dólares incluso después de que las autoridades estadounidenses ya los habían multado por faltas anteriores.

Como resultado, se ha formado una enorme clase parasitaria, compuesta por banqueros, falsos inversores, abogados, auditores y personal de servicio, que gobiernan estados enteros llamados "paraísos fiscales" y los países que se inventan en ellos. Esta clase no produce más que "dinero sucio".

Lamentablemente, las estructuras de aplicación de la ley y los tribunales nacionales no pueden resistir este mal a nivel sistémico; solo brindan cuidados paliativos, luchando contra estafas individuales. Mi llamamiento para la creación de nuevas estructuras internacionales sigue siendo solitario.Mientras tanto, las personas que realmente agregan valor tangible en la sociedad al promover el progreso o la cultura científica y tecnológica tienen cada vez menos posibilidades de acceder a recursos financieros. Sus ingresos son incomparables con la riqueza de quienes están involucrados en la oligarquía global, y que no realizan ningún trabajo físico o intelectual.

Miles de millones de personas están completamente aisladas de los servicios bancarios, en parte debido a su alto costo y la falta de interés en los clientes pobres por parte de los banqueros, pues que no tienen nada que robarles. Un sistema de segregación financiero lleva a la pobreza a naciones y continentes enteros.

Este conflicto se está volviendo especialmente evidente ahora, en el contexto de una recesión provocada por la pandemia de coronavirus. Ahora, el dinero que las instituciones financieras nacionales imprimen en cantidades enormes y sin garantía, se está devaluando cada vez más.

Tarde o temprano, esta pirámide al revés debe colapsar y la burbuja inflada en los mercados de valores debe estallar. El exceso de liquidez del mercado de valores inevitablemente se precipitará al mundo real, convirtiendo el dinero depreciado en polvo, independientemente de su denominación. Esto conducirá a otro atraco a escala apocalíptica.

Afortunadamente, la mente humana no se detiene. Las criptomonedas, que hace 10 años se percibían como una broma y un juguete, son hoy una parte importante del sistema financiero internacional. El siguiente paso será la "digitalización" de los activos inmobiliarios, incluidas las instalaciones de producción, los inmuebles, los bienes y servicios, con su participación en libros de contabilidad distribuidos.

Muchos gobiernos que prevén los beneficios de estas tecnologías están comenzando a implementarlas. En marzo, la Autoridad Federal de Supervisión Financiera de Alemania (BaFin) reconoció las criptomonedas como instrumentos financieros. El 11 de agosto, el Ministerio Federal de Finanzas de Alemania (BMF) y el Ministerio Federal de Justicia y Protección del Consumidor (BMJV) presentaron un proyecto de ley sobre valores digitales basados en blockchain ( o cadenas de bloques). Xi Jinping, líder del país más poblado y segundo más rico del mundo, dijo hace un año que el desarrollo de blockchain es una de las tareas más urgentes para el estado.

En abril pasado, el Banco Central de China, como parte de un programa piloto, introdujo una criptomoneda nacional (DCEP) en cuatro ciudades importantes del país. El sitio para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, que se celebrarán en Beijing, también será la base para explorar oportunidades con DCEP.

La última noticia, el 3 de septiembre, es que el cantón suizo de Zug comenzó a aceptar pagos de impuestos en Bitcoin y Ethereum. El 21 de septiembre, la Oficina del Contralor de Moneda (OCC) de los Estados Unidos y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) publicaron una guía de monedas estables, que proporciona la primera guía nacional detallada sobre cómo deben tratarse las criptomonedas respaldadas por moneda fiduciaria de acuerdo con la Ley. Por lo tanto, los reguladores dieron luz verde para trabajar con los emisores (o fundadores) de stablecoins.Eche un vistazo: herramientas que hasta hace poco eran los sueños de la ciencia ficción se están convirtiendo en realidad. La inteligencia artificial ya está conduciendo vehículos y la profesión de 'conductor' puede morir en la próxima década. De la misma manera, las tecnologías blockchain y los contratos inteligentes harán innecesario emplear a la gran mayoría de las personas en el sector financiero y, por lo tanto, eliminarán a los "banqueros" como fenómeno social.

Con las finanzas descentralizadas (DeFi), fue posible conectar directamente a los clientes de los bancos tradicionales sin la participación de un intermediario en la forma del propio banco, cuya funcionalidad en este caso se realiza mediante un llamado "contrato inteligente". Al mismo tiempo, nadie podrá robar el dinero de un cliente, porque el sistema DeFi lo protege de los banqueros codiciosos. Un contrato inteligente obedece solo a las leyes de las matemáticas y, aparte del riesgo de piratería informática que también existe en la banca convencional, es incorruptible, y no necesita villas en la Riviera francesa, ni jets privados o yates.

Los proyectos actuales de DeFi se basan en el intercambio de tokens líquidos (principalmente criptomonedas descentralizadas) sobre los principios de los préstamos garantizados. Son bastante primitivos y sirven ya sea para préstamos hipotecarios simples o para el llamado "Yield Farming": inflación vacía de liquidez en aras del crecimiento de las acciones con su posterior venta en el mercado libre. Por ejemplo, he invertido $ 100,000 en una de esas plataformas DeFi con licencia en Estonia, solo por curiosidad. Tres días después, revisé mi billetera digital y descubrí que ya había ganado más de $ 300, que transferí fácilmente a mi cuenta bancaria a través de un intercambio de cifrado. (Debo señalar que esto no es un consejo de inversión y las personas deben verificar antes de poner su dinero en cualquier criptomoneda o plataforma en particular).

El Ecosistema Financiero Descentralizado Independiente (algunos podrían llamarlo un "banco 2.0"), que estoy buscando establecer con algunos socios, representa una nueva generación de bancos en los que todos los participantes son beneficiarios simultáneamente. Ofrecería a los clientes la gama completa de servicios de los bancos tradicionales. Estos incluyen cambio de moneda, depósitos, préstamos, liquidación y servicios de efectivo, transferencias locales e internacionales. La distinción fundamental de esta plataforma proviene de su supranacionalidad.

El sistema para la ejecución de contratos inteligentes basado en la tecnología blockchain se encuentra en la red simultáneamente en todas partes y en ninguna. Pase lo que pase con las personas que gestionan el sistema, todas las obligaciones se cumplirán, ya que no dependen de la decencia personal, sino que están consagradas en contratos inteligentes. En este caso, por supuesto, es necesario controlar el pleno cumplimiento legal de la emisión de tokens de garantía de crédito con la legislación del país en el que se realiza.

El aspecto más significativo de este proyecto será proporcionar una plataforma de trabajo para una gran cantidad de empresas emergentes e innovación de terceros. Este es un mecanismo que, en última instancia, conectará a un creador de tecnologías de la información con sede en Tailandia que necesite financiación, o un empresario de reciclaje de residuos en Zimbabwe, con un posible inversor de Noruega o Japón. El sistema incluirá cientos y miles de proyectos de personas talentosas, cada uno de los cuales pasará a formar parte de la infraestructura global, al igual que cualquier banco importante tiene cientos y miles de proyectos relacionados con una institución financiera.

Además, este sistema brindará oportunidades adicionales de transparencia financiera en la implementación de proyectos sin fines de lucro, por ejemplo, la protección del medio ambiente. O caridad, que, lamentablemente, sufre por el hecho de que la mitad de los cientos de miles de millones de dólares de donaciones que se asignan anualmente en todo el mundo simplemente se roban directamente o mediante en los llamados "gastos de gestión".

Este año, mi hijo Evgeny y yo visitamos Chad para apoyar al parque nacional local. En el Aeropuerto Internacional de N'Djamena, con el telón de fondo de varios Cessna antiguos en ruinas, se sentó un nuevo avión Bombardier Global Express, blanco con letras azules "UN OCHA" (por la siglas de inglés de Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios). Una vez tuve uno, cuesta $ 60 millones.

Y cuando volamos, había un Embraer Legacy de "marca" similar valorado en 30 millones de dólares. Hay aviones de carga para el transporte de ayuda humanitaria, que son mucho más baratos y espaciosos. Me preguntaba a cuántos chadianos hambrientos se podría ayudar con este dinero de la comunidad internacional, gastado por funcionarios de la ONU para su propia comodidad.

La criptoeconomía permite que un donante de cualquier cantidad, incluso una libra, siga su donación a un niño pobre en Bosnia que necesita una operación costosa, a un agricultor en Uganda que necesita una nueva tecnología o a un elefante en particular en Gabón. Toda esta información se puede abrir completamente a las partes relevantes a través de la cadena de bloques de tokens de caridad.

Quizás estemos al borde de una verdadera revolución en el sistema financiero internacional, y el fin del banquero. No pretendo ser el último oráculo de la verdad; hay mucho que debatir en mi artículo. Sin embargo, una cosa es indiscutible: en la forma en que este sistema existe ahora, está llevando a la economía mundial al desastre.

La familia de Alexander Lebedev es copropietaria de los títulos The Independent y Evening Standard