NASA calcula fecha en que asteroide Bennu podría impactar a la Tierra

Bennu tiene el potencial de devastar las costas del litoral oriental si llega a caer en esa zona

Adam Smith
jueves 12 agosto 2021 18:17

NASA detalla en una animación el curso del asteroide Bennu.

Read in English

Los astrónomos de la NASA ahora saben cuándo el asteroide Bennu tendrá su mayor aproximación a la Tierra, así como el día en que es más probable que se estrelle contra ella.

Los investigadores de la agencia espacial utilizaron datos de seguimiento de precisión de la nave espacial Origins (OSIRIS-REx) para comprender los movimientos de Bennu desde ahora hasta el año 2300.

OSIRIS-Rex ha pasado dos años muy cerca del asteroide, recopilando información sobre su tamaño, forma, masa y composición.

Bennu se acercará más a la Tierra en 2135, y los científicos utilizarán ese paso para predecir cómo afectará la gravedad de la Tierra a la trayectoria del asteroide alrededor del Sol y un impacto potencial futuro.

Los científicos examinaron si Bennu pasaría a través de un "ojo de cerradura gravitacional", que son áreas en el espacio con una gran energía que lo empujaría hacia la Tierra.

Incluso la fuerza más pequeña puede desviar significativamente a Bennu con el tiempo, haciendo que atraviese o se pierda por completo un ojo de la cerradura. Un ejemplo es el calentamiento solar de la superficie de Bennu, que luego enfría y libera energía infrarroja que genera una pequeña cantidad de empuje, llevando al asteroide en la dirección opuesta (conocido como efecto Yarkovsky). Si bien este efecto es pequeño, con el tiempo puede acumularse, especialmente debido a la falta de resistencia en el vacío del espacio.

"El efecto en Bennu es equivalente al peso de tres uvas que actúan constantemente sobre el asteroide; minúsculo, sí, pero significativo para determinar las posibilidades de impacto futuro de Bennu en las décadas y los siglos venideros", dijo Steve Chesley, científico investigador principal del laboratorio de propulsión de la NASA y co-investigador del estudio.

Otras fuerzas incluyen la gravedad del Sol, los planetas, las lunas, más de 300 asteroides más, el arrastre causado por el polvo interplanetario, los vientos solares e incluso los eventos de eyección de partículas del propio asteroide, cuando arroja pequeñas cantidades de roca al espacio.

Leer más: Científicos encuentran el origen del meteorito que mató a los dinosaurios, y otro podría estar en camino

La NASA calculó que el 24 de septiembre de 2182 es la fecha en la que es más probable que el Bennu de 500 metros de ancho se estrelle contra la Tierra. Sin embargo, la probabilidad de que suceda es de una en 2.700 (o aproximadamente un 0.037%), y la probabilidad de que Bennu impacte en cualquier momento entre ahora y el año 2300 es de una en 1.750 (o un 0.057%).

Esa fecha, casualmente, es también cuando está programado que OSIRIS-Rex regrese a la Tierra con una muestra de Bennu para que los científicos la estudien, aunque 159 años antes, en 2023.

“Los datos de OSIRIS-REx nos brindan información mucho más precisa, podemos probar los límites de nuestros modelos y calcular la trayectoria futura de Bennu con un alto grado de certeza hasta 2135”, declaró el líder del estudio, Davide Farnocchia, del Centro para Estudios de objetos cercanos a la Tierra (CNEOS).

"Nunca antes habíamos modelado la trayectoria de un asteroide con esta precisión".

Si Bennu se estrellara contra la Tierra, no acabaría con la vida, al estilo de los dinosaurios, sino que crearía un cráter de aproximadamente 10 a 20 veces el tamaño del asteroide, dijo Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la NASA. El área de devastación sería mucho mayor: hasta 100 veces el tamaño del cráter.

Si un objeto del tamaño de Bennu golpeara el litoral oriental, "devastaría las cosas a lo largo y ancho de la costa", informó a los periodistas.

Los científicos ya están por delante de la curva con Bennu, que fue descubierto en 1999. Encontrar asteroides amenazantes con anticipación aumenta las posibilidades y opciones para empujarlos fuera de nuestro camino, dijo Johnson.

"Dentro de cien años, ¿quién sabe cuál será la tecnología?", agregó.

En noviembre, la NASA planea lanzar una misión para desviar un asteroide de su curso golpeándolo. El objetivo experimental será la pequeña luna de una roca espacial más grande.

El estudio, titulado "Calendario astronómico y evaluación de peligros para el asteroide cercano a la Tierra (101955) Bennu basado en datos de OSIRIS-REx", se publicó en la revista Icarus.

Información adicional de Associated Press.