Rover Perseverance: los “siete minutos de terror” de la NASA durante el aterrizaje en Marte

El descenso es la misión rover a Marte más ambiciosa de la historia de la NASA

Adam Smith@adamndsmith
jueves 18 febrero 2021 22:55

El cráter Jezero es particularmente importante porque los científicos creen que un antiguo río desembocaba en un lago aquí.

Read in English

La NASA está intentando dejar caer su vehículo Perseverance en Marte, en busca de evidencia de vida pasada en el Planeta Rojo.

El descenso es desafiante y no debe subestimarse; de las 19 naves espaciales que han intentado aterrizar en el planeta, sólo ocho de ellas lo han hecho con éxito.

Hacer las cosas aún más difíciles será asegurar que el rover aterrice en el área específica que el equipo científico de la NASA quiere estudiar. Los rovers han aterrizado en las inmediaciones de un área antes, pero cada movimiento es importante.

Se pueden pasar semanas y meses simplemente viajando al lugar correcto, y cuando se explora un planeta alienígena, el tiempo es precioso.

"La perseverancia es la misión rover más ambiciosa de la NASA hasta el momento, centrada científicamente en descubrir si alguna vez hubo vida en Marte en el pasado", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la NASA, en un comunicado.

"Para responder a esta pregunta, el equipo de aterrizaje tendrá las manos ocupadas para llevarnos al cráter Jezero, el terreno marciano más desafiante que jamás se haya apuntado para un aterrizaje".

El cráter Jezero es particularmente importante porque los científicos creen que un antiguo río desembocaba en un lago aquí y es posible que tal área haya conservado signos de vida.

Los siete minutos que tardará el rover en descender se desarrollarán en este orden:

Primero, la nave espacial que está transportando Perseverance se separará de su cápsula de entrada a las 3:38 pm EST (8:38 pm GMT). Diez minutos más tarde, se espera que la nave llegue a la cima de la atmósfera marciana. Lo hará viajando a aproximadamente 12 mil 100 millas por hora.

Casi inmediatamente después, la fricción de la atmósfera calentará el fondo de la nave a alrededor de 1.300 grados Celsius, antes de que se despliegue un paracaídas.

Este paracaídas tendrá que detener un descenso supersónico a las 3:52 pm EST (8:52 pm GMT). Sin embargo, el tiempo exacto de implementación será administrado por la tecnología Range Trigger.

Este nuevo sistema es vital para garantizar el aterrizaje exitoso del rover. Misiones anteriores desplegaron el paracaídas lo antes posible, mientras que esta nueva tecnología lo despliega según la posición del rover en relación con su área de aterrizaje.

Esto significa que se puede implementar antes o después, según los cálculos que esté haciendo el sistema, y potencialmente reducir un año del viaje de conducción del rover.

Una vez que se haya desplegado el paracaídas, cuando sea posible, el escudo térmico se desprenderá brevemente, seguido por la carcasa trasera que se adjunta al paracaídas a las 3:54 pm EST (8:54 pm GMT).

Finalmente, el rover usará retrocohetes para disminuir su descenso y llegar al sitio de aterrizaje, finalmente alcanzando el Planeta Rojo a la velocidad promedio de caminata, alrededor de 1.7 mph, para un descenso exitoso a las 8:55 pm GMT.

Todo esto se puede realizar sin comunicaciones con la Tierra, ya que todo el sistema ha sido preprogramado de manera similar a la sonda Hope, que alcanzó la órbita después de un tenso proceso automatizado de 27 minutos.

Una vez que Perseverance esté en Marte, recopilará datos sobre la geología del planeta y el clima pasado, además de recolectar rocas y sedimentos marcianos.

Si todo va bien, podría allanar el camino para la exploración humana de Marte. El ejecutivo de SpaceX, Elon Musk, dice que planea enviar la primera nave SpaceX a Marte para 2022 , y los humanos la seguirán dos o cuatro años después.

La Agencia Espacial Europea también está buscando nuevos astronautas del Reino Unido o Irlanda para las próximas misiones que los enviarían a la Estación Espacial Internacional a fines de la década de 2020 y 2030.