Zendaya es una valiosa protagonista de Hollywood, pero las películas aun no le han hecho justicia

Es una de las mejores actrices jóvenes que existen, pero hasta ahora solo la serie ‘Euphoria’ le ha permitido a Zendaya mostrar la profundidad de su talento. De lo contrario, aparecer solo durante siete minutos en ‘Dune’ y pasar la mayor parte de la franquicia de Spider-Man al margen, se merece más que una película para ella sola, escribe Adam White

viernes 14 enero 2022 18:55
'Spiderman: No Way Home', récord de taquilla en la pandemia

Cuando Zendaya pasó la mayor parte de octubre volando alrededor del mundo para promocionar una película en la que apenas aparece, pensé en algo que dijo una vez Sienna Miller: “Como mujer, debes promocionar una película al posar para portadas de revistas o por lo que vistes en las alfombras roja”, comentó la actriz británica a un periódico en 2017. “Dependen tanto de eso que en realidad deberías ser compensada, a veces más que tus compañeros de reparto masculinos por lo que te piden que hagas”.

Ciertamente, hubo una desconexión entre la importancia de Zendaya para la gira de prensa de Dune y su presencia limitada en la película en sí. La actriz es una de las mujeres jóvenes más populares y fotografiadas del planeta; su talento frente a la cámara y su personalidad divertida y glamorosa fuera de la pantalla, junto con su relación casi insoportablemente linda con su coprotagonista de Spider-Man, Tom Holland, hacen de ella una valiosa protagonista de Hollywood. Pero a pesar de la potencia de estrella de cine que irradia, las películas aún tienen que captar su potencial. ¿Para promocionarlas? Ella es fundamental. ¿Para aparecer en ellas? No tanto. En cambio, el único medio para usar a Zendaya al máximo ha sido la televisión, que siempre ha sido más amable con ella: primero en su comedia de situación de Disney, Shake It Up, y luego como finalista en la serie de 2013, Dancing with the Stars (aunque es posible que ella quiera fingir que eso no sucedió). Pero a pesar de ser ahora una de las actrices jóvenes más emocionantes que existen, todavía no se le ha permitido prosperar en la pantalla grande. ¿Por qué toma tanto tiempo?

Por su trabajo en la serie Euphoria de HBO/Sky Atlantic, la cual regresa para su segunda temporada el lunes, la joven de 25 años se convirtió en la persona más joven en ganar el premio Emmy a la mejor actriz. Y merecidamente. Ella es notable en este drama adolescente hiper-estilizado pero muy complejo sobre la adicción, la sexualidad y la mayoría de edad. Zendaya es Rue, una adicta vulnerable traumatizada por su pasado. Parece estar siempre en el precipicio de la alegría. Sí, se ha enamorado de la chica nueva de la escuela (Hunter Schafer), pero luego está el miedo insuperable de ir con todo. Si estás tan acostumbrado a odiarte a ti mismo, nada es más aterrador que alguien que te dice que te ama.

La actuación de Zendaya captura todos los dolores y contradicciones de Rue. Sin embargo, lo mejor de todo es la facilidad con la que transmite el peso de la adicción. Cuando Rue está drogada o desesperada por las drogas, parece como si una fuerza invisible la tirara al suelo, con la cara distorsionada como si fuera un globo desinflado. Se muerde la boca y arruga sus facciones, su voz cambia de un acento profundo a un chillido infantil. A menudo sucede en el mismo momento, sobre todo en la primera temporada, cuando Rue le ruega a su dealer por una dosis a través de la puerta de su casa. Con un simple chasquido en su voz, Zendaya se las arregla para drenar a Rue de su exuberancia adolescente sin dejar de hacerla parecer desgarradoramente joven. La angustia lacónica es en gran medida su recurso más valioso.

Sin embargo, las películas aún no le han hecho justicia. Es cierto que Malcolm & Marie, la película de Netflix con solo dos personajes y filmada en el confinamiento, no fue suficiente para compensar el guión portentoso y quejumbroso del guionista y director Sam Levinson. Si hubiera sido menos molesta, podría haber sido su oportunidad de ganar un premio Óscar. O ser el tipo de película que equilibra sus apariciones fugaces en éxitos de taquilla. Gracias a estos papeles de alto perfil, Dune, Spider-Man: No Way Home y su papel de doblaje como Lola Bunny en Space Jam 2, se convirtió en la actriz femenina más taquillera de 2021, y esas tres películas hasta ahora han ganado casi US$1,5 mil millones (£1,1 mil millones) en total. Pero al comparar su carrera cinematográfica con la de sus predecesoras de Spider-Man, Emma Stone y Kirsten Dunst, y aún no ha tenido esa gran actuación actor bien recibida: su Easy A o su Marie Antoinette.

De hecho, su papel en Dune se convirtió en una especie de meme, una vez que todos se dieron cuenta de que no tenía nada que hacer en él. Los lectores del material original de Frank Herbert habrán sabido que su personaje, la guerrera Fremen de ojos azules Chani, no es mucho más que un misterio hasta la segunda mitad de la novela, que se adaptará para Dune Part Two en 2023. Pero fue divertido descubrir que, a pesar de recibir el mismo tiempo de presencia que el protagonista de Dune, Timothée Chalamet, en el trailer de la película, Zendaya tiene literalmente alrededor de 20 líneas. Y, como lo señalaron numerosos titulares indignados que se publicaron tras su lanzamiento, ella está en solo siete minutos de una película de 156 minutos.

Zendaya en su papel de Rue en la primeta temporada de ‘Euphoria’

Sin embargo, ella es un talento único en una generación; mucho más grande en calidad de estrella que los papeles cinematográficos que le han asignado hasta ahora. Incluso en algo tan ruidoso e insoportablemente deslumbrante como el musical de Hugh Jackman The Greatest Showman, en el que interpretó a una acróbata que se enamora de Zac Efron. Se destaca y opaca a las grandes estrellas a su alrededor debido a ese carisma natural.

Con Euphoria , Zendaya ya ha logrado lo que antes era impensable: que los Emmy repletos de concursantes presten atención a una serie sobre camgirls, abuso sexual y adolescentes con fentanilo. Tiene una película biográfica de Ronnie Spector en proceso, una que trazaría el turbulento matrimonio de la icónica cantante con el asesino convicto y mega productor Phil Spector. Si las cosas van como deberían, será la película que finalmente sincronice a Zendaya, la estrella de cine, con Zendaya, la de la alfombra roja. Y nadie verá sus películas después de meses de verla promocionarlas y preguntará: “¿Dónde diablos está?”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in