“Había una política de ‘no-patanes’ en el set”: Una historia oral de “Scrubs”

Para celebrar el vigésimo aniversario de la comedia ambientada en un hospital, Simon Bland habla con el creador del programa y las estrellas sobre las amistades detrás de cámara, la primera lectura del guión, improvisación en el set y ser tratado como los Beatles en la calle.

jueves 07 octubre 2021 23:10

Como Pagar Gastos Médicos Durante la Jubilación

Read in English

Hoy hace veinte años, Scrubs atravesó por primera vez las expectativas de las sitcoms al invitar a los espectadores a un mundo salvaje que mezclaba el humor escapista con un corazón genuino y reconfortante.

Ambientado en el ficticio Sacred Heart Hospital, Scrubs siguió al médico novato JD ( Zach Braff ) mientras navegaba por los diversos altibajos de la atención médica moderna al mismo tiempo que escapaba con frecuencia a la fantasía, tratando desesperadamente de ganarse la aprobación de su despiadado superior Dr. Cox (John C McGinley) y enfrentando un tormento casi constante por parte del conserje extraño residente del hospital (Neil Flynn).

Sin embargo, debajo de ese exterior ridículo, el creador de la serie y el cerebro detrás de Ted Lasso, Bill Lawrence, creó un programa que fundamentaba la importancia de la comunidad, la fragilidad de la vida y la fortaleza de nuestros profesionales de la salud.

Con la pandemia arrojando una luz muy necesaria sobre este último, Scrubs ha surgido no solo como una comedia favorita de los fanáticos, sino como un recordatorio encantador y oportuno de cómo estamos todos mejor juntos.

Para celebrar este momento clave de aniversario, el elenco de Scrubs Sarah Chalke, John C McGinley, Judy Reyes y Neil Flynn nos llevan de regreso a los pasillos de Sacred Heart para discutir la creación, la locura y el legado duradero del programa.

Recién salido de su comedia Spin City, protagonizada por Michael J. Fox, Bill Lawrence comenzó a trabajar en una nueva comedia médica inspirada en historias compartidas por su compañero de cuarto, un médico en formación. A medida que el espectáculo gana velocidad, su elenco, y el salvaje mundo de fantasía en el que habitan sus personajes, comienza a tomar forma...

Sarah Chalke (Elliot Reid): Mi mejor amiga y yo decidimos mudarnos a Los Ángeles, y un par de meses después obtuve el casting de Scrubs. No conocíamos a nadie, nunca tuvimos planes, y por fin teníamos planes de ir a un concierto. Normalmente diría: "Tengo una casting por la mañana, no puedo ir", pero estaba como: "No voy a cancelar, vamos al concierto". Llegué a casa a medianoche y abrí este paquete y es el guión de Scrubs. Empecé a leerlo y dije: “Oh no. Oh m***da. Esto es buenísimo. Esto es lo mejor que he leído en mi vida ”, y ya era medianoche y mi casting es era por la mañana.

John C McGinley (Dr. Perry Cox): Mi objetivo principal era encontrar un trabajo que me mantuviera en Los Ángeles. Quería estar con mi hijo Max, que nació con síndrome de Down, y ese era un objetivo poco realista. Estaba haciendo dos, tres, a veces cuatro películas al año fuera de la ciudad y no podía imaginarme estar lejos de él durante largos períodos de tiempo. Es por eso que apliqué a todas las cosas situadas en Los Ángeles, y fue entonces cuando llegó el guión de Bill.

Judy Reyes (Carla Espinosa): Carla era tan fuerte, inteligente, divertida y familiar para mí. Volé a Los Ángeles para hacer una prueba para el estudio, con Bill [Lawrence] y los directores de casting, con al menos otras tres mujeres. Había unas 25 personas en una oficina y recuerdo que alguien me dijo: "Cuando entres, tómate tu tiempo y mira a todos antes de empezar". Miré alrededor de la habitación y había toda esa gente mirándome, así que solo dije: "Sin presión, eh..." Se partieron de risa y me relajé. Cuando terminé, alguien me acompañó hasta el ascensor y me susurró: "Quiero que sepas, el papel es tuyo", luego recibí la llamada de Bill. Sucedió casi antes de que pudiera asimilarlo, pero ya estaba fuera de mí.

Neil Flynn (conserje): No estoy seguro de haber leído el guión del episodio piloto porque muchas veces, si te están considerando para un [papel] principal, no ves nada más que algunas páginas de las escenas que usarás en el casting... y las páginas que recibí eran para el Dr. Cox, a quien John McGinley interpretó muy bien. Hasta donde yo sé, no hubo casting para el papel del conserje.

McGinley: Voy a una junta con Billy Lawrence por primera vez. Este es un tipo que ha tenido éxito en programas de televisión con Michael J. Fox y fue uno de los escritores originales de Friends; él era un pez grande. Le dije que pensaba que el Dr. Cox y el Dr. Kelso [Ken Jenkins] eran redundantes, era la cosa más suicida que pude haber hecho. No sé por qué lo hice. Supongo que tenía que decir la verdad, porque si ibamos a jugar para ganar, lo cual hice, estaríamos haciendo esto por un tiempo. Dije que el Dr. Cox y el Dr. Kelso son figuras de autoridad. Cox tiene que tener algo de amor en algún lugar que no quiera mostrar o por el que esté confundido, y por supuesto, ese era Max. Max tenía que ser parte del Dr. Cox. Sabía que Cox tenía que convertirse en mí, y Max me definió en ese momento. Cuando esos dos se conocieron, Cox se solidificó.

Reyes: [Para una actríz latina, Carla] ofreció mucho más. Por lo general, el papel es de víctima en un programa de policías o algo así, nada que consista en términos de identidad, personalidad o impacto en la historia y las personas que la rodean. Este programa estaba lleno de oportunidades, me encantó. Me estaba riendo a carcajadas [del guión del episodio piloto]. Fue tan inteligente y rápido y la escritura fue tan buena. No se parecía a nada que hubiese leído.

Flynn: Leí la parte del Dr. Cox para Bill y él dijo: "Seré honesto contigo, ya elegí al actor para esta parte, pero ¿quieres leer esto?" Me entregó un par de páginas de una escena como el conserje y la leí. Le tomó unos 10 segundos y dijo: “Bien. ¿Quieres tomar ese papel? Dije: "Claro, aceptaré el papel". Fue cosa de una vez, un día de rodaje, pero me alegré de tenerlo y se salió mucho mejor de lo que esperaba.

Con el elenco reunido, Scrubs comenzó la producción: el elenco y el equipo se hicieron cargo de un centro médico fuera de servicio en el norte de Hollywood y lo transformaron en el ficticio Sacred Heart Hospital durante ocho temporadas. Fue un proceso que fomentaría amistades para toda la vida...

Chalke: Bill llevó a cabo la primera lectura del guión en su casa, con todo el elenco y los escritores, y fue una de esas lecturas que te pone la piel de gallina. Nunca había visto nada parecido. Obviamente, todos nunca habíamos visto a los demás interpretar sus papeles y yo estaba parado sobre el suelo mirando a estos otros actores. Pensé: "Dios mío, tengo mucha suerte de formar parte de esto con esta gente".

Reyes: [La química] fue instantánea. Llegué aquí y todos andaba como si hubieran estado juntos toda su vida. Zach [Braff que interpretó a JD] y Donald [Faison que interpretó a Turk] se enamoraron instantáneamente, y Sarah Chalke fue el complemento perfecto y se sumó a la amistad. Johnny C fue intenso a su manera, pero lo puso de manera brillante en el personaje, y Bill era un elemento tan constante, siempre presente, guiando la visión del programa, y yo estaba haciendo algunas de las cosas más locass que, hasta el día de hoy, jamás he hecho en mi carrera.

McGinley: Después del piloto, cuando se comenzó a producir el programa, Billy reunió a todos (los maquinistas, maquilladores, estilistas, actores, conductores) en lo que era la cafetería [del set del hospital del programa] y expresó que había una política de “no patanes en el set”. A lo que se refería era que no es que tienes que venir a trabajar y andar sobre ascuas, pero tienes que venir a trabajar y ser amable. Marcó el tono. No fue una cosa de se el Jefe Rudo, solo fue decirnos que estaríamos ahí durante largas horas, y tenías que ser amable. Todo el mundo sabe lo que significa “Tienes que ser amable”.

Flynn: Siempre tenía la sensación de que éramos un conjunto, y nadie era más importante que el espectáculo en sí. Bill dijo oficialmente, como política, “Esta es una situación sin patanes. Haz lo que quieras, pero no seas un patán. Eso no será tolerado”.

McGinley: Fue emblemático de la actitud en el set y en ese conjunto. El conjunto se solidificó de inmediato, todos sabían que era realmente bueno. Billy se aventó un castíng buenísimo, ¿y esa sensación de fraternidad-hermandad? Eso se sintió de inmediato.

Reyes: Todas las personas, desde la iluminación, el fondo, los estilistas y los maquilladores, tuvieron la oportunidad de ser realmente parte de la creación del espectáculo, que es lo que lo convirtió en un verdadero conjunto, tanto delante como detrás de la cámara.

Chalke: Trabajábamos jornadas de 16, 17 horas y pasábamos mucho tiempo todos juntos, y aún así todo el equipo salía un viernes por la noche después del trabajo y pasaba el rato. Cuando pasas tanto tiempo juntos en el trabajo y luego convives después, sabes que fue divertido.

Debutando el 2 de octubre de 2001, Scrubs invitó al público al mundo (y a la cabeza) de JD mientras navegaba por el extraño, maravilloso y a veces desgarrador mundo de la vida hospitalaria. Junto con el mejor amigo de JD, Turk, su perro de peluche Rowdy y sus muy unidos colegas del hospital, el espectáculo inició lo que se convertiría en una producción de nueve temporadas...

Reyes: Tuvimos acceso al verdadero JD, el Dr. Jonathan Doris, quien fue la inspiración [para el programa] y el mejor amigo de Bill Lawrence. Además, mi hermana era estudiante de enfermería en ese momento y mi otra hermana es trabajadora social, así que tuve la oportunidad de pasar un tiempo en un hospital. Todo se trata del tipo de persona que elige hacer el trabajo que hace y cómo maneja el medio ambiente. Tienes que manejar el medio ambiente de cierta manera o simplemente no vas a sobrevivir y ser bueno en tu trabajo. Ver eso fue muy divertido, pero nunca pude hacerlo yo misma.

Chalke: Era divertido cada vez que recibías un nuevo guión. No hay forma de que pudíeras adivinar lo que iba a haber allí y las cosas que ibas a hacer. El personaje simplemente creció y cambió mucho a lo largo de los años.

Flynn: Desde el principio, el papel [del conserje] se presentó como un obrero intimidante, y he estado rodeado de hombres así, así que sabía que podía interpretar eso. Luego, a medida que el personaje comenzaba a aparecer en cada episodio, las escenas se volvían un poco más profundas, pero rápidamente se volvía absurdo. Le pregunté a Bill desde el principio: "No hagamos tonto a este tipo". Aquí hay un tipo que es más inteligente que su trabajo, por lo que para divertirse, causa estragos en otras personas, en particular JD.

McGinley: No soporto a los tontos y Billy podía escribir con eso. Cox es una persona infinita y profundamente dañada, y eso permitió a los guionistas nunca hacerlo redundante. Para mí, ese fue el regalo de interpretar al Dr. Cox durante nueve años. Al pelar la cebolla, sentí como si hubiera una interminable letanía de daños y excentricidades que los escritores me estaban trayendo.

Chalke: A veces te daban los guiones o escenas justo antes de filmarlas, y otras veces contenían monólogos que se suponía que debían actuarse muy rápido. Esa fue una de las cosas sobre el personaje de Elliot: Habla a un ritmo más rápido que un humano normal. Toda mi vida, mis amigos se reunían y hablaban tan rápido que nadie entendía lo que estábamos diciendo, así que siempre tuve que concentrarme en reducir la velocidad. Cuando leí eso, pensé: “¡Bien, puedo hacer esto!”

Flynn: En algún momento, dije: "En una de estas escenas, uno de estos días, ¿no debería estar realmente trabajando?" Rara vez el conserje estaba haciendo algo. Solo estoy caminando. ¿Podría al menos tener algo en mi mano? Este hombre nunca trabaja.

Reyes: Lo que me encantó de interpretar a Carla es su fuerza. Ella es dueña de su trabajo, está dedicada a él, lo ama, es buena en el, y no es de menor nivel en el programa, en ese entorno y en el hospital, que cualquier otro médico. Esa es una de las cosas que observé cuando seguí a una enfermera, y esa fuerza y poder se manifestaron en Carla. En el contexto latino, me resultaba muy familiar por todas las mujeres del entorno en el que crecí. Es el tipo de persona que, cuando tenía seis años, soñaba con ser enfermera.

Flynn: Bill ha dicho que si el programa solo hubiera durado uno o dos años, habría revelado que el Conserje era un producto de la imaginación de JD, porque, hasta ese momento, nunca hablé con nadie más que con JD. Sería yo quien representaría sus ansiedades, por lo tanto, todo era posible porque tal vez yo no era real. Cuando el programa permaneció en el aire y me volví real, también fue divertido interactuar con los otros personajes.

A medida que avanzaba la serie, los espectadores lograron escapar al mundo de fantasía de JD mientras el programa llevaba a sus personajes a algunos lugares salvajes, desde monólogos médicos maníacos y episodios musicales pegadizos hasta relaciones, amistades profundas y un misticismo aparentemente interminable que rodea a su conserje residente...

McGinley: Tal vez me daban un guión el sábado y pasaba todo el domingo en mi lugar de ensayo metiéndome todo el material en la cabeza. La mayor parte del tiempo, [los monólogos del Dr. Cox] eran listas, y cuando no tenían sentido, tratar de unir estas listas completamente absurdas que Billy escribiría era una locura. Pintaba términos médicos en mis paredes, era una locura, y como yo era tan competitivo, y Billy es muy competitivo, no iba a dejar que me ganara. Yo estaba como: "¡Dame más, hijo de p***!" El lunes por la mañana llegaba al hospital y había nuevas malditas páginas debajo de mi puerta, así que todo lo que memoricé el domingo se había esfumado. Lo más duro es que las nuevas páginas eran aún mejores, así que no tenía un pie en el que apoyar un argumento.

Flynn: Bill había venido a un espectáculo improvisado que hice antes de que empezáramos a filmar, por lo que se sintió confiado al permitirme improvisar e improvisar para ofrecer líneas alternativas. La mayoría de mis escenas eran con Zach, y Zach era bueno para seguir con eso, así que eso lo hizo muy divertido. En lugar de ser un simple obrero, el conserje se convirtió en una persona muy inusual que, por casualidad, tenía un trabajo de obrero.

Chalke: Había muchos desafíos divertidos. Una vez, mi línea fue "Te lo dije" y Bill dijo: "¿Sabes qué? Haz lo que quieras. Haz una canción y baila mientras dices ‘te lo dije’”, así que tuve que hacer eso. Tenía la sensación de que podía intentar cualquier cosa y caer de bruces, y si algo no funciona, no había problema. Creo que ahí es donde hay una oportunidad para que un programa se integre y para que funcione una comedia.

Flynn: La gente dice "¿Escuché que improvisaste todas tus líneas?" y eso es ridículo. Mejoraba las escenas en las que estaba, algunas veces, pero no improvisaba todas mis líneas. Los escritores fueron muy buenos y me dieron muchas líneas buenas.

McGinley: Nuestros camerinos estaban en el tercer piso de este hospital de cuatro pisos donde, en el pasado, la gente había sido tratada, vivía y moría, y se podía sentir. Estaba tan obsesionado con meterme en la cabeza las palabras de Billy que contraté una compañía de acústica e insonoricé mi camerino, porque no quería escuchar a nadie ni a nada. Solo quería este lugar tranquilo donde pudiera ir, y las páginas se deslizaran debajo de mi puerta, casi como en una película. Los miraba y, por supuesto, era el Dr. Cox, y por supuesto, era una página y media de m***da a espacio sencillo. Así que tuve esta habitación insonorizada como de manicomio, pero funcionó.

Chalke: Nos dieron mucha libertad para intentar hacer todas nuestras propias acrobacias. Hay muchas escenas en las que JD se sale volando de cuadro, y [Zach] estaba haciendo eso solo y cayendo sobre una plataforma de acrobacias con un coordinador de acrobacias allí. Pudimos hacer muchos de nuestros propios caídas de sentón, lo cual fue súper divertido.

Flynn: Me hablaron sobre [el episodio en el que JD ve al conserje mientras ve The Fugitive] antes de filmarlo y pensé: “Esto es una locura. ¿Qué quieres decir? Eso hace que mi personaje sea yo mismo”. Pensé que era muy extraño. No sé si eso se había hecho en un programa de televisión antes o después, ¿mostrar un clip del actor interpretando un papel diferente? Por otra parte, porque el conserje era como era, claro: Estaba en una película. No tenía ningún sentido, pero está bien, sí. Fue actor por un tiempo.

McGinley: El lujo del episodio musical fue que tuvimos una semana para ensayar y grabar todas esas canciones. La mayoría del elenco había hecho musicales, y creo que por eso Billy se sintió muy bien haciéndolo. Es un episodio muy ambicioso. La mujer de Avenue Q que vino a interpretar a la paciente fue increíble. Tenía una voz increíble y Zach es genial en esas cosas. Donald es milagroso, Kenny [Jenkins] es fantástico, Judy lo estaba haciendo super bien, esa era una de esas cosas en las que todo lo que podría haber salido bien, salió bien. Normalmente es la antítesis.

Reyes: Bill vino a verme y me habló de una historia sobre Carla convirtiéndose en enfermera facultativa y realmente me molestó. Yo estaba como “¿Por qué? Ella es enfermera, ese es el punto de quién es, y solo porque sea enfermera no hace que ningún médico sea mejor que ella. Ella es realmente buena en eso”. Él lo entendió totalmente, lo cual aprecié mucho. Incluso tocamos esa idea en uno de mis episodios favoritos, donde JD entiende ese punto. Estábamos tocando la verdad de cómo funciona y las cosas que las mujeres y las enfermeras a veces tienen que confrontar con los médicos.

Flynn: Pensé que manejamos [revelar el nombre real del conserje] bien, y digo "nosotros" porque para esa última escena en la que digo su nombre, lo arreglamos juntos: Los escritores y yo. Sí, dice que su nombre es "Glenn Matthews", pero inmediatamente después alguien más le dice "Hey, Johnny" y yo respondo "Hey, ¿qué pasa?", por lo que parece que es muy probable que estaba mintiendo. Hacia el final, pensé que resultaría que trabajaba para la CIA o algo así, lo cual es totalmente posible. Podría haber terminado el último episodio saltando a un helicóptero y desapareciendo en el cielo. La gente diría: "Supongo que eso tiene sentido", porque nada tiene sentido.

También hubo momentos de amistad genuina y una alma inesperada, además de apariciones especiales de estrellas como Ryan Reynolds, Elizabeth Banks, Brendan Frasier, Heather Graham y más...

Chalke: La amistad de mejores amigos de Zach y Donald en la vida real y en el programa es el mejor ejemplo de [los escritores inspirándose en la química fuera de la pantalla]. Fue tan dulce y genial de ver porque realmente son mejores amigos en la vida real, y todo eso quedó escrito. Donald y yo tuvimos un apretón de manos especial al que le seguimos añadiendo partes: Duraba aproximadamente tres minutos y medio. Bill nos vio hacerlo un día y dijo: "Bien, vamos a ponerlo en el programa". Si los escritores te preguntaban qué hiciste ese fin de semana, les contabas una historia y la leías en el próximo episodio. Tenías que tener cuidado con lo que compartías.

Reyes: [Sobre la relación de Carla con Turk] Adoro absolutamente a Donald. Es el tipo de persona con la que sientes que se conocen desde siempre. Una de las primeras escenas que tuvimos fue una escena de besos. Lo besé de verdad y él me hizo burlas por completo al respecto: "¡Metiste tu lengua en mi boca!" Yo estaba como: “Dios mío. Solo por eso, nunca volveré a besarte de verdad ". El hecho de que se burlara de mí por eso fue aún mejor. Podíamos hacer cualquier cosa entre nosotros y así fue exactamente como creció. Siempre estábamos bromeando, y bromeando demasiado, cuando tenía que poner los ojos en blanco y decir: "¡Está bien!" Se sentía natural inyectar eso en el personaje.

McGinley: Tenía a Max en mi hombro cada segundo de cada día en ese set, y cada vez que encontraba un segundo para que se escuchara su voz, esa era mi verdad. Fue un período nuevo y realmente aterrador de mi vida, y me sentía bien compartiendo ese miedo frente a la lente. A veces, los hombres seccionan o manifiestan miedo o lo rechazan. Eso me resonó enormemente en cómo estaba lidiando con el miedo a “¿Qué son las necesidades especiales? ¿Qué es el síndrome de Down? No estaba interesado en ocultar eso. Vivía con mucho miedo. Fue una época muy frágil, así que eso es lo que traje conmigo todos los días.

Chalke: Para mí, [la profundidad emocional del programa] se cimentó en el cuarto episodio, My Old Lady, donde nos dan la estadística de que uno de cada tres pacientes ingresados en el hospital moriría aquí, y luego Turk, JD y Elliot todos pierden a sus pacientes. Nos preparó para el tipo de programa que iba a ser, y creo que Bill recibió un revés. Creo que la cadena pensó que era muy pesado y demasiado triste para una comedia. Bill dijo: “No, creo que es importante porque marcará el tono de lo que es el programa”. Ese es el regalo increíble de Bill y todos sus escritores: Te llevan al punto en que te caes de la silla de la risa y al minuto siguiente te hacen llorar. Un hospital es un buen escenario para eso.

Después de ocho temporadas en NBC, Scrubs pasó a ABC con un elenco regular reducido y un puñado de nuevos reclutas para su novena y última temporada, antes de llegar a su fin en marzo de 2010. Sin embargo, su legado y la forma en que es amado por los fanáticos, sigue siendo fuerte...

Chalke: Uno de los grandes momentos fue cuando hicimos ruedas de prensa en el Reino Unido, porque sentí que el fandom era más grande allí antes de que fuera grande en los Estados Unidos. Recuerdo que tuvimos una experiencia muy diferente caminando por las calles allí que aquí. Creo que el humor se tradujo muy bien.

McGinley: Voy a Irlanda todos los años con mis hermanos y lo he sentido. Fuimos a Dublín un año y fue como ser Ringo, John o Paul, fue genial. Para entonces había hecho 50, 60 películas y aparecí en películas ganadoras de premios de la Academia, y no eran nada como esto. Fue loco.

Reyes: La gente puede relacionarse con él de muchas formas diferentes, especialmente durante la pandemia. Tantas cosas que tocamos resuenan completamente con todos. Creo que eso es a lo que ceden las fantasías: Nos dan la libertad de entrar en la cabeza de todos, no solo de JD.

Flynn: Una vez estuve en San Francisco, en una tienda de delicatessen, y un joven detrás de mí dijo: “Estoy teniendo un momento surrealista. Estuve enferma la semana pasada y me quedé en la cama viendo toda la serie de Scrubs . Ahora estás aquí conmigo y siento que te conozco”. Ese tipo de cosas pueden suceder cuando un programa tiene alguna relevancia para la vida de alguien, o solo para su semana, y significa algo para ellos. Eso significa algo para mí y se siente bien ser parte de algo así.

Chalke: La gente realmente se ha acercado para informarnos de cuando estaban pasando por un momento difícil y la diferencia que Scrubs hizo para ellos. Tenemos personas que se acercan y dicen “Por eso me convertí en médico”, en realidad salvando vidas en lugar de que nosotros simplemente fingiéramos. Se siente como un gran honor.

McGinley: Si tienes suerte, de vez en cuando puedes ser parte de algo que es realmente bueno. Hubo momentos en Scrubs en los que, a pesar de que estás trabajando duro en esto, con jornadas de 15 horas al día y haciendo 24 episodios al año, pudiste ser parte de algo grandioso, y eso se queda contigo, eso te afecta. Allí hay empoderamiento. Si llegas a ser parte de algo que resuena, eso es algo grande, y Scrubs resonó.