Reseña de “The Matrix Resurrections”: La franquicia está de vuelta para confundirnos de la mejor manera

La cuarta película de Matrix ofrece una montaña volcánica de ideas ambiciosas, y un recordatorio de que los abrigos negros largos y las gafas de sol diminutas son geniales

Clarisse Loughrey
martes 21 diciembre 2021 19:48
The Matrix Resurrections
Read in English

Dir: Lana Wachowski. Protagonizada por: Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Yahya Abdul-Mateen II, Jessica Henwick, Jonathan Groff, Neil Patrick Harris. 148 minutos.

¿Qué otro futuro podrías imaginar para The Matrix, el fenómeno cultural que rompió la realidad más importante del siglo XX, que su última secuela revele que todo ha sido solo una ficción contenida dentro de la cabeza de su propio protagonista?

Cuando nos vuelven a presentar por primera vez a Neo (Keanu Reeves), él está de regreso (en algún lugar) y vive bajo su antigua y falsa identidad de Thomas Anderson, ahora el diseñador ampliamente aclamado de un videojuego llamado Matrix, que es, en casi todos los niveles, el mismo que la película de 1999 que experimentamos en nuestra realidad. Esa realidad también incluye las dos secuelas, Reloaded y Revolutions, que en este universo no parecen haber sido tan injustamente criticadas por el consenso cultural. Se reúne seguido con su terapeuta (Neil Patrick Harris), quien lo ayuda a definir mejor las líneas entre su realidad y su ficción. Pero espera, ¿esas dos cosas están de verdad separadas? En algún lugar, dentro de esa caótica intersección de la vida, el arte y los recuerdos de Neo, se encuentra la verdad que por fin lo liberará.

¿Estás confundido? Bien. Eso significa que Matrix está de regreso, y hace lo que mejor sabe hacer. Es una montaña volcánica de ideas en un momento en el que Hollywood está demasiado contento de poner una etiqueta en forma de la amplia declaración de “¡en realidad se trata sobre trauma!” a cualquier película y listo. Y eso proviene en gran parte del determinado individualismo de su directora, Lana Wachowski (que aquí toma las riendas de la franquicia ella sola sin su hermana y codirectora habitual, Lilly), cuya perspectiva sobre The Matrix Resurrections reafirma su visión personal y hace un balance del espinoso legado de la franquicia. También es un recordatorio de que los abrigos negros largos y las gafas de sol diminutas son geniales.

A Neo, en un momento dado, se le dice que los poderes fácticos “tomaron tu historia y la convirtieron en algo trivial”. En la dolorosa respuesta de Reeves se encuentra la imagen especular de lo que seguramente los Wachowski deben haber sentido durante las últimas dos décadas. Su creación más grande y más personal, arraigada en sus experiencias como mujeres trans, se ha diluido y divorciado tanto de su significado original que la imagen de la píldora roja y azul ahora es cooptada por el nacionalpopulismo como una forma de mostrarse en público como teóricos de conspiraciones e intolerantes.

Al principio, el socio comercial de Neo (Jonathan Groff) revela que su empresa matriz, Warner Bros, ordenó una nueva secuela de Matrix. Si no siguen el juego y aceptan, solo serán sacados de su contrato. Es un recordatorio astuto para el público de que esta cuarta entrega de Matrix se desarrolló, en un principio, sin la participación de los Wachowski: de repente la cámara va a una sala de inocentes escritores millennials que lanzan con alegría ideas sobre lo que The Matrix de verdad trata, ya sea que se trate de políticas trans, criptofascismo o exceso capitalista.

Ya sea que haya sido creado bajo coacción o no, The Matrix Resurrections le permite a Lana tener su última palabra. Su guión, coescrito con los novelistas Aleksandar Hemon y David Mitchell (conocidos por su trabajo en Cloud Atlas ), retoma las ideas de autoliberación de la trilogía original, arraigadas en el descubrimiento inicial de Neo de que todo su mundo no es más que una simulación por computadora, una distracción de una realidad donde la raza humana se convirtió en una batería viviente por las máquinas que no pudo controlar. Pero también usa esos mismos temas para llegar a una nueva conclusión: que todos los archivos binarios son tontos, ya sean salvador contra salvado, nosotros contra ellos u hombre contra máquina. Incluso la elección entre la pastilla roja y la azul es una simplificación excesiva.

El nuevo elenco: Groff, Harris, Jessica Henwick, Yahya Abdul-Mateen II, Priyanka Chopra Jonas, todos interpretan un caleidoscopio de identidades cambiantes. La película, sin duda, carece de una pieza tan cruda y revolucionaria como el primer uso de los “efectos bala”, o como la forma en que Neo detuvo las balas en el aire por primera vez de verdad se sintió como si estuvieras viendo el rostro de Dios. Pero revisita y remezcla de forma feliz todos los elementos familiares de maneras que parecen más en sintonía con las necesidades de los personajes que con las exigencias del espectáculo.

¿Reeves? Todavía sabe kung-fu. ¿Henwick? Ella es la estrella de acción natural aquí y desafía la gravedad con gracia acerada. ¿Abdul-Mateen? Se pone un traje naranja quemado y dispara balas de armas como si fueran serpentinas de confeti. ¿Groff? Arranca un fregadero de una pared con tal ferocidad que nunca podrás volver a verlo de la misma forma en Hamilton.

Keanu Reeves regresa al papel de Neo en The Matrix Resurrections

Pero, a pesar de todos los tiroteos trucados de la película, o su filosofar sobre mentes y cuerpos, es el amor lo que al final emerge como la fuerza más transgresora del universo. Cuando Neo pasa por su establecimiento de café local (llamado Simulatte, por supuesto), descubrimos que ha albergado un enamoramiento secreto por una de sus clientes habituales, Tiffany (Carrie-Anne Moss), que tiene un parecido sorprendente con la mujer llamada Trinity en su juego.

La química entre Reeves y Moss es tan ardiente como siempre lo ha sido: cuando hablan, los actores modulan perfectamente sus miradas y microsonrisas un poco prolongadas, de modo que estos supuestos extraños todavía actúan como si se conocieran desde el principio de los tiempos. The Matrix Resurrections termina con un llamado literal a los poderes del sentimentalismo, el empoderamiento y la libertad: reflexiona sobre si la humanidad encuentra algún valor en ellos, lo que, a su vez, parece preguntar si el público todavía tiene algún interés verdadero en los éxitos de taquilla de esta pureza y ambición. Por mi propio interés, al menos, espero que lo tengan.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in