¿Qué hace tan atractivo para el público a Dwayne “The Rock” Johnson?

El exluchador de la WWE se ha convertido en una de las mayores estrellas de cine del mundo, a pesar de la falta de reconocimiento de la crítica. Ahora que la nueva película de La Roca, Black Adam, llega a los cines, Louis Chilton analiza los factores que se esconden detrás de una de las historias de éxito más extrañas de Hollywood

Sábado, 22 de octubre de 2022 15:28 EDT
<p>Dwayne “The Rock” Johnson posa con sus fans en el estreno de <em>Black Adam</em> en Madrid</p>

Dwayne “The Rock” Johnson posa con sus fans en el estreno de Black Adam en Madrid

Read in English

Dwayne Johnson no siempre fue una roca. Fue al poco de comenzar su carrera como luchador de la WWE (entonces WWF) cuando el actor adoptó su famoso sobrenombre, ya que en un principio se llamaba “Rocky Maivia”, una combinación de los nombres de lucha libre de su padre y su abuelo. Pero The Rock siempre ha parecido un aptónimo adecuado. Es duro, sí. Esculpido, sí. The Rock podría incluso evocar cierta sensación de majestuosidad natural, como la cara de un gran acantilado, tal vez. Pero, ¿cuándo han sido divertidas las rocas?

El hombre al que muchos señalan como legítimo aspirante a la presidencia de EE.UU. -en el molde de la cultura pop de Ronald Reagan o Donald Trump- protagoniza ahora el que podría ser su papel cinematográfico más destacado hasta la fecha. En la adaptación de DC Comics, Black Adam, Johnson interpreta a un temible antihéroe, un Superman más despiadado y feliz de matar. Las reseñas de la película no son del todo favorables -Clarisse Loughrey, de The Independent, la calificó de “desconcertante” y “obstinadamente monótona”-, pero la fuerza de la marca personal de Johnson significa que hay muchas posibilidades de que la película sea un éxito. Sin embargo, es difícil no mirar a The Rock y sentirse ligeramente desconcertado por la magnitud de su éxito. ¿Cómo ha podido este hombre sin capacidad real de sonar convincente cuando dice una línea de diálogo, al que le faltan unos pocos kilos para parecer un forzudo de circo, convertirse en una de las mayores estrellas de cine del planeta?

No siempre fue así. Después de haber crecido entre el sudor y el ruido de la lucha libre profesional, The Rock se introdujo con cierta torpeza en el mundo de Hollywood, al debutar en la película de acción de Brendan Fraser The Mummy Returns en 2001. Aunque encontró un trabajo estable durante la siguiente década, Johnson se esforzó por convertir su exagerada personalidad de luchador en algo más adecuado para la idiosincrasia del cine. Hubo las películas con CGI terrible como The Scorpion King y Doom. Las flojas películas de acción (Walking Tall). Las comedias familiares de mala calidad (The Game Plan). En la WWE, The Rock había sido mármol blanco. En Hollywood, su carrera era un sedimento.

Y, sin embargo, en algún momento, la historia cambió. Puede que Johnson no fuera un gran actor, pero poco a poco se convirtió en una auténtica estrella de cine. A partir de su papel en Fast Five, empezó a ser visto como una gran atracción de taquilla. A través de películas como Central Intelligence, San Andreas y Jumanji: Welcome to the Jungle -estrenos que fueron muy vistos, pero que no dejaron una huella cultural duradera- se transformó en una de las estrellas más rentables del mundo.

En cada uno de los cinco años que precedieron a la pandemia, Johnson fue el actor mejor pagado o el segundo mejor pagado del mundo, al ganar un total estimado de US$430,4 millones. Pero mientras se ganaba el corazón del público, la comunidad crítica seguía sin aceptarlo, ni siquiera en la medida en que lo han hecho otros exmiembros de la WWE como Dave Bautista o John Cena (en películas como Blade Runner 2049 o Blockers). Películas recientes como Jungle Cruise y Red Notice de Netflix mostraron lo peor de las debilidades del actor de 50 años; son basura con un presupuesto alto, de cabo a rabo.

Entonces, ¿qué hay detrás del atractivo de Johnson? Aunque pocos fuera del ámbito de la WWE describirían a The Rock como gracioso -si lo que te gusta son los chistes de lucha y los insultos de “jabroni”, supongo que es básicamente Oscar Wilde-, también ha hecho bien en aceptar proyectos que le permiten reírse de sí mismo. Desde un prestar su voz en el exitoso musical animado de Disney, Moana, hasta un cameo en la película de Stephen Merchant Fighting With My Family, ha sacado provecho de las debilidades de su personaje de acción.

“Obviamente, es una especie de sobrehumano en cuanto a estatura y aspecto y carisma y todas esas cosas, pero tiene una capacidad innata para reírse siempre de sí mismo”, explicó a Vanity Fair su compañero de reparto en Red Notice, Ryan Reynolds. “Y eso, en sí mismo, es un superpoder, ¿sabes? Eso siempre ha sido lo que creo que en verdad permite a la gente aceptarlo”. La autoparodia solo llegará hasta cierto punto, eso sí. Los reportes de cláusulas contractuales que le impiden perder peleas en la pantalla sugieren que no está del todo listo para deshacerse de su marca -o de su ego- por completo.

Dwayne Johnson en Black Adam

Por otra parte, y en algo bastante inusual, Johnson se ha mantenido apolítico, al evitar tanto el liberalismo estándar de Hollywood, que tal vez habría alienado a gran parte de su base de fans de la lucha libre, como el republicanismo reaccionario que puede empujar a actores hasta ahora exitosos a la paridad de facto. A principios de este año, se metió en la controversia política al apoyar al polémico podcaster Joe Rogan, para retractarse poco después y describir el evento como un “momento de aprendizaje”.

Por supuesto, lo más importante que Johnson tiene a su favor -lo que siempre ha tenido a su favor- es su cuerpo. Ser un tanque humano tiene sus desventajas, por supuesto. En términos de actuación, limita mucho el tipo de papeles que puedes interpretar. Tiene un aspecto que no tiene ninguna persona normal. Pero para las películas de acción, esto puede ser a menudo una ventaja.

Sin embargo, más que esto, su cuerpo musculoso es en realidad la clave de todo su personaje. Johnson ha cultivado, aunque sea cínicamente, una reputación de trabajador duro, de persona disciplinada y profesional. Por supuesto, esta fachada tiene algunas lagunas, como su disputa pública con Vin Diesel. (Diesel es otro actor duro que, sobre el papel, podría ser más o menos el doble de The Rock, pero que, al carecer de la astuta simpatía de Johnson, no ha logrado escapar de los confines del circuito de Fast and Furious). Sin embargo, la prueba de la disciplina fundamental de Johnson está a la vista de todos. Su actitud de lucha se manifiesta en cada bulto del bíceps, en cada flexión del pectoral. De este modo, se prescinde del habitual artificio que rodea a los actores. No puede ocultar quién es, al menos sin una camisa muy, muy holgada.

Por supuesto, este tipo de razonamiento solo puede servir hasta cierto punto. Para algunos, el fenómeno de The Rock no tiene explicación. Supongo que habla de la subjetividad fundamental del arte: mientras que a algunos les parece un actor torpe y sin gracia, otros ven una estrella de acción con carisma generacional. Nadie tiene razón ni se equivoca, pero, como dicen, el dinero habla. Cuando se trata de Dwayne Johnson, el dinero no se calla.

‘Black Adam’ ya está en los cines

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in