La crítica de Coppola y Scorsese a Marvel es válida, ¿por qué no lo dicen las estrellas más jóvenes?

La economía de la indignación en Internet se nutre de los hombres mayores del cine que van contra Marvel y la falta de ambición en la mayoría de las superproducciones modernas, escribe Adam White. Pero Coppola, Scorsese y los de su clase también tienen razón, y te gustaría que las estrellas más jóvenes se unieran a ellos

sábado 26 febrero 2022 18:58
<p><em>Spider-Man: No Way Home</em> y Francis Ford Coppola</p>

Spider-Man: No Way Home y Francis Ford Coppola

Read in English

En un episodio de 2002 de The Simpsons, un anciano gritaba a una nube. Veinte años después, los ancianos gritan a Marvel. Francis Ford Coppola -que esta semana ha descrito las películas de Marvel como “prototipos hechos una y otra vez para que parezcan diferentes”- no es, desde luego, el primer anciano del cine que critica a la corporación de los superhéroes (estoy mirándote a ti, Martin Scorsese) y no será el último. La economía de la indignación en Internet se nutre de ella; los cineastas en sus años de retiro son los únicos lo suficientemente valientes como para hablar de ello.

Las críticas de Coppola a la maquinaria de Marvel -y a las caras superproducciones de los estudios en general- se reducen a la falta de personalidad de la franquicia, y a su afirmación de que se están perdiendo visiones específicas de los directores como consecuencia de ello. “Si vas a hacer arte, que sea personal”, dijo a GQ. “Que sea muy personal para ti”. Cualquiera que haya conseguido ver las huellas de los incondicionales de la narrativa indie Ryan Fleck y Anna Boden, Destin Daniel Cretton y Chloé Zhao en Captain Marvel, Shang-Chi y Eternals puede escribir una carta de queja a Coppola si así lo deseara.

Coppola se desvió un poco del camino al afirmar que tanto Dune, de Denis Villeneuve, como No Time To Die, de Cary Fukunaga, eran intercambiables. Afirmó que son películas que podrían ser dirigidas por cualquiera, y que “la misma secuencia en la que todos los autos chocan entre sí” podría intercambiarse entre cada una y nadie lo notaría. Es posible que Coppola no haya visto la singularidad visual y narrativa de Dune. También tiene 82 años: probablemente haya sacado un par de estrenos de 2021 al azar para hacer un comentario.

Sea como sea, el argumento es válido. Por ejemplo, el recién estrenado tráiler de Jurassic World: Dominion. Si se borrara digitalmente el dinosaurio que persigue a Chris Pratt a través de una anónima ciudad paneuropea y se sustituyera por, digamos, Ryan Reynolds en una moto, pocos levantarían una ceja. La estética, las secuencias de acción y los actores cuajan hoy en día en una sopa excesivamente familiar en lo que respecta a las superproducciones gigantes. Red Notice es Jurassic World es Uncharted.

No es una postura controvertida pensar que estas películas son deprimentemente identitarias, y, sin embargo, Coppola y los de su calaña son eternamente percibidos como quejumbrosos. Cada vez que él o alguno de sus colegas cineastas -Scorsese, David Cronenberg, Ken Loach, Jane Campion, Bong Joon-ho- han criticado abiertamente a Marvel o (¡oh!) han expresado una total ambivalencia hacia ella, se burlan, se mofan de ellos o los acusan de una especie de envidia comercial. “Siguió poniéndose en contra de Marvel para poder conseguir prensa para [The Irishman]”, señaló el director de Guardians of the Galaxy, James Gunn, sobre los comentarios de Scorsese de “Marvel no es cine” en 2019. “Está creando su película a la sombra de las películas de Marvel, y por eso utiliza eso para conseguir atención para algo que no estaba recibiendo toda la atención que quería para ello”.

Más allá de la pereza de esa respuesta, la declaración de Gunn se apoyó en un tren de pensamiento específico: Los críticos de Marvel tienden a ser viejos, fuera de tiempo y envidiosos, y, por lo tanto, no vale la pena tomarlos en serio. Hay que decir que las personas muy mayores no son automáticamente merecedoras de que se escuchen sus opiniones, cuando son tan capaces de cometer una profunda estupidez como cualquiera. Pero en un clima cinematográfico atenazado por Disney y un tipo específico de fórmula corporativa nostálgica, masculina y poco ambiciosa, es importante escuchar a quienes asoman la cabeza por encima del parapeto y preguntan “¿Por qué?”. Al fin y al cabo, pocas estrellas jóvenes son lo suficientemente valientes como para hacerlo.

Uno se imagina que la conversación sobre la sequía creativa de Hollywood y la maquinaria de Disney sería menos histérica si se uniera a ella un abanico diverso de edades. Al igual que el reciente conflicto entre Spotify y Joe Rogan, es decepcionante que solo los artistas de edad avanzada -muchos de los cuales no están tan preocupados por sus resultados- estén dispuestos a protestar o a criticar un sistema que parece estar saliendo de control. Puede que Coppola sea un viejo que grita por algo, pero eso no significa que no tenga sentido.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in