Reseña de “Benedetta”: un psicodrama erótico de monjas que no debería tratarse como un alegato contra la fe

Sí, una estatua de la Virgen María es convertida en un consolador de madera, pero no hay que llamar a Benedetta explotación de monjas

Benedetta (Tráiler 1 para Estados Unidos)

Read in English

Director: Paul Verhoeven. Protagonistas: Virginie Efira, Lambert Wilson, Daphne Patakia, Olivier Rabourdin, Clotilde Courau, Charlotte Rampling, Hervé Pierre. 18, 132 minutos.

En Benedetta, el maestro provocador Paul Verhoeven derriba la línea entre lo sagrado y lo profano. El pecho se convierte en algo sagrado, una fuente de alimento de la que puede surgir el fervor religioso. La Virgen María, a su vez, inspira no solo una gracia sin límites, sino también el deseo sexual. En uno de los primeros momentos de lucidez que experimenta la joven Benedetta -recién ingresada por su padre en un convento toscano-, una estatua de María se desploma sobre ella mientras reza para que la guíen. Su pecho izquierdo expuesto se posa limpiamente sobre su boca. La besa con afecto deferente.

La devoción tiene muchas formas, aunque la Iglesia católica quiere hacernos creer que cualquier expresión que no esté ligada al dolor o al sufrimiento es de naturaleza blasfema. Verhoeven, y la propia Benedetta, estarían en total desacuerdo. La escena más destacada de la película -o, al menos, la que la gente ha tuiteado incesantemente desde su estreno en el Festival de Cannes del año pasado- es la de otra estatua de María, más pequeña, que se reduce a un consolador de madera y se despliega con arrebato. No es de extrañar que la Sociedad Estadounidense para la Defensa de la Tradición, la Familia y la Propiedad condenara la película como “inmundicia pornográfica” y protestara contra sus primeras proyecciones.

De hecho, la película está basada en la vida real de Benedetta Carlini, una monja del siglo XVII encarcelada por su relación sexual con otra hermana. Conocemos una cantidad sorprendente de detalles sobre el caso gracias al gran interés de un escribano de la parroquia, que lo documentó febrilmente en su diario. Verhoeven ha copiado muchos de los acontecimientos centrales de la historia: Benedetta (Virginie Efira) no solo está atrapada en un delito flagrante con la hermana Bartolomea (Daphné Patakia), sino en una serie de luchas de poder despiadadas, primero con la abadesa (Charlotte Rampling) y luego con el nuncio (Lambert Wilson), un enviado papal. Benedetta ha tenido visiones de Cristo y lleva las marcas sangrientas de los estigmas, pero pronuncia sus proclamas con palabras demasiado lascivas para ser la palabra de Dios.

¿Es una señal del cielo? ¿Del Demonio? ¿O los actos muy humanos de una mujer cuyo ardor se ha transformado en ambición? Verhoeven insinúa esto último cuando un trozo de cerámica rota se desprende de la túnica de Benedetta, momentos después de que esta se desplome en el suelo, con la sangre chorreando por su frente. Pero, sobre todo, no se compromete a dar una respuesta, y sería un error tratar su película como una especie de alegato contra la fe, incluso si juega con su público con toda la diablura que cabría esperar del director de Showgirls.

Verhoeven, aunque es ateo, es un poco obsesivo de Cristo: es coautor de un libro sobre su vida y fue miembro de un grupo académico llamado el Seminario de Jesús. Quizá por eso Benedetta no encaja tan bien en el género de la explotación de monjas como cabría esperar, a pesar de sus similitudes superficiales con películas como The Devils, de Ken Russell. La liberación sexual no se busca a través de la blasfemia, sino desafiando la naturaleza misma del culto. ¿Se puede mostrar el amor a Dios mostrando el amor entre las piernas de una mujer?

El punto de contención más interesante de toda la película no es necesariamente lo que hay entre Benedetta y la iglesia, sino entre Benedetta y Bartolomea. Esta última aparece primero como la ingenua que no es tan inocente, la que se deja llevar por los deseos terrenales, la que se tira un pedo como un trueno delante de su compañera y la que inmediatamente intenta meterse en la cama con ella. Es ella la que despierta a la mayor y más sabia Benedetta a un mundo de placeres eufóricos, aunque es Benedetta la que luego parece, posiblemente, llevar las cosas demasiado lejos. En primer lugar, al intentar crear un puente directo entre sus orgasmos y los propios cielos. Se trata de un sutil cambio de poder entre los dos personajes que está muy bien gestionado en las interpretaciones de Efira y Patakia, no solo en la forma de hablar de estas dos monjas, sino en la forma de tener sexo. Benedetta se pavonea con la tela de algo mucho más vulgar de lo que realmente es: las escenas de sexo se sienten más como una exploración vertiginosa que como algo verdaderamente escabroso, y la fotografía de Jeanne Lapoirie se mantiene con buen gusto en sus tonos. Eso a pesar de que la película presenta un montaje de un tonto actor perseguido por esqueletos mientras se enciende sus propios pedos. Como dice Benedetta: “La vergüenza no existe bajo el amor de Dios”.

“Benedetta” ya está en los cines y se puede ver en streaming a través de Mubi a partir del 1 de julio.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in