Plantan un abeto y 43 años después lo convierten en un árbol de Navidad gigante

Una pareja de ancianos se estableció en la localidad de InkBerrow y una de las primeras cosas que hizo fue plantar un árbol. Más de cuatro décadas después, el abeto de más de 50 pies se ha convertido en una atracción en el Reino Unido

Jose Luis Montenegro
miércoles 15 diciembre 2021 20:50
<p>NY-ÁRBOL DE NAVIDAD</p>

NY-ÁRBOL DE NAVIDAD

Una pareja de ancianos identificados como Avril y Christopher Rowlands compraron un abeto por seis euros sin saber que, luego de vivir por 43 años en la misma casa, iban a ser testigos de lo majestuoso que creció este ejemplar de la naturaleza. El árbol fue adquirido en un centro de jardinería y únicamente medía 6 pies.

Con el paso de los años, el árbol fue madurando y echó raíces. Actualmente, el árbol mide más de 50 pies de altura y proporciona luz al pequeño pueblo que, a diferencia de los aledaños, no cuenta con alumbrado público. La pareja aprovechó el momento y tomó una fotografía en la que ambos aparecen junto al imponente abeto en una usual noche fría y en vísperas de Navidad.

El árbol se volvió tan emblemático para los lugareños que, cada año, asisten a la tradicional ceremonia de encendido, la cual se puede ver a kilómetros a la redonda. Avril dijo a medios locales que “el encendido de las luces se ha convertido en toda una tradición en el pueblo”. Cuando se enciende el abeto, dicen los residentes de InkBerrow, “quiere decir que ya inició la Navidad”.

El año pasado y debido a las restricciones sanitarias por la pandemia del covid-19, los Rowlands tuvieron que hacer el encendido del árbol navideño ellos solos. Cristopher, el escritor de televisión jubilado de 75 años, dijo que hubo fuegos artificiales y uno de sus amigos “trajo un tráiler con música navideña”, el cual paseó por las calles de las otras casas vecinas.

El árbol no solo ha sido receptor de buenos deseos, sino que los dueños han pedido a la gente que donen para una organización benéfica que se encarga de investigaciones contra el cáncer, en memoria de un amigo que falleció este año. La pareja también ha ayudado a la recolección de recursos económicos para donar comidas completas a la población.

Según estimaciones, el abeto de los Rowlands crece más de un pie cada año y, hasta el momento, requiere más de 3.000 luces para ser decorado. “Hemos recibido tarjetas dirigidas al árbol”, dijo Avril; “no teníamos idea de cuán grande crecería”, puntualizó Christopher.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in