Super Bowl 2023

Super Bowl 2023: ¿Cuáles son las ideas políticas de Rihanna?

Desde enemistarse con la NFL por la injusticia racial hasta apoyar las protestas de los granjeros en la India, el ícono del pop de Barbados ha expresado su solidaridad con las personas marginadas de todo el mundo, escribe Io Dodds

Jueves, 09 de febrero de 2023 15:11 EST

Según el gobierno de Barbados, la forma correcta de referirse a Rihanna es “la excelentísima Robyn Rihanna Fenty, heroína nacional”.

Es una formalidad apropiada para el ícono del pop y magnate de la belleza habitualmente alabada por sus fans como una “reina”, cuya patria caribeña le otorgó honores de por vida el primer día de su divorcio oficial de la monarquía británica en 2021.

Sin embargo, estos sobrenombres también implican un grado de influencia política. En una carrera que abarca casi dos décadas y al menos cinco industrias, Rihanna no ha dudado en destacar la suya.

En entrevistas y en las redes sociales, la mujer de 34 años ha hablado sobre el control de armas, la independencia de Barbados, la violencia contra los estadounidenses de origen asiático, Donald Trump, la brutalidad policial en Nigeria y más, al mismo tiempo que ha donado millones a organizaciones benéficas y usado su compañía de maquillaje Fenty para transformar el enfoque de la industria de la belleza sobre el color de la piel.

Este febrero, pondrá fin a su boicot de tres años a la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) estadounidense por cuestiones de injusticia racial para presentar el codiciado espectáculo de medio tiempo en el Super Bowl 57, lo cual provocó acusaciones de hipocresía.

Entonces, ¿cuáles son las ideas políticas de Rihanna y cómo ha usado su riqueza y fama para ponerlas en práctica?

“Este c*ño se defiende”

Pintado con aerosol en un auto antiguo oxidado medio enterrado en el suelo, no era un mensaje ambiguo: “VETE A LA M**RDA, TRUMP”.

Cuando uno de los fans de Rihanna preguntó qué significaba la leyenda “#81days”, ella respondió: ¡¡¡LAS ELECCIONES!!! ¡Despierten! ¡Manténganse concientes!”.

Esa publicación de Instagram en agosto de 2020 no fue ni la primera ni la última andanada de la cantante contra Donald Trump. El día después de su inauguración presidencial en 2017, ella asistió a la marcha de las mujeres en la ciudad de Nueva York vistiendo una sudadera con capucha que decía “Este c*ño se defiende”, se unió a coros de “mi cuerpo, mi elección” y bailó frente a Trump Tower.

“¡Qué orgullosa de ser mujer!”, ella escribió después. “Muy orgullosa de las mujeres de todo el mundo que se unieron hoy a favor del aborto”.

Cuando Trump lanzó su famosa “prohibición musulmana”, que impedía que ciudadanos de siete países mayoritariamente musulmanes viajaran a los Estados Unidos, ella dijo: “¡Indignada! ¡La noticia es devastadora! ¡Estados Unidos se está arruinando ante nuestros ojos! ¡Qué cerdo inmoral tienes que ser para implementar tal estupidez!”.

En 2018, se unió a muchos otros músicos para enviar a la campaña de Trump una carta de cese y desista después de que usó una de sus canciones en un mitin. “El uso no autorizado por parte de Trump de la música de la señorita Fenty… crea la falsa impresión de que la señorita Fenty está afiliada, vinculada o asociada con Trump”, decía.

Rihanna asiste a una edición de temática católica de la Met Gala en Nueva York, 2018

Mientras tanto, en una publicación de Instagram en apoyo al demócrata Andrew Gillum en su intento de convertirse en el primer gobernador negro de Florida, describió sus prioridades políticas: “Hacer del salario mínimo un salario digno, pagarles a los maestros lo que merecen, garantizar la reforma de la justicia penal, hacer de la atención médica un derecho y derogar las leyes Stand Your Ground”.

Al año siguiente, criticó la respuesta de Trump a los tiroteos masivos en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, que él atribuyó a una enfermedad mental. “Eh, Donald, ¡te equivocaste al escribir terrorismo!”, Rihanna publicó en Twitter e Instagram.

En una entrevista posterior con Vogue, explicó: “Están asesinando a la gente con armas de guerra que compran de forma legal. Simplemente no es normal. Nunca, nunca debería ser normal. ¿Y el hecho de que esté clasificado como algo diferente por el color de la piel? Es insultante. Es completamente racista”.

Continuó: “Pon a un hombre árabe con esa misma arma en ese mismo Walmart y no hay forma de que Trump lo aborde públicamente como un problema de salud mental. El ser humano con más enfermedades mentales en Estados Unidos en este momento parece ser el presidente”.

A medida que se preparaba la campaña para las elecciones de 2020, aprovechó su fama para respaldar al rival de Trump, Joe Biden, y exhortó repetidamente a sus seguidores a votar por el cambio y retuiteó un mensaje electoral de Hillary Clinton.

En junio, les dijo a los votantes estadounidenses: “VOTEN. ¡No tienen nada más que hacer, caray! ¡Saquen su trasero del sofá y vayan a votar! No quiero escuchar otra excusa… es la peor manera de protestar”.

Si bien no mencionó a Trump, sus declaraciones anteriores dejaron bastante clara su intención.

También se burló de Trump al agregar su éxito de 2016 ‘Needed Me’ a un vídeo viral del entonces presidente y su esposa Melania, en el que él intentaba en vano tomar la mano de Melania mientras ella aparentemente lo ignoraba.

Después de responder al negacionismo electoral de Trump mientras se contaban los votos, Rihanna celebró la victoria provisional de Joe Biden y Kamala Harris el 7 de noviembre de 2020 con las palabras: “Felicitaciones a ambos, y ¡sobre todo al pueblo estadounidense! ¡Tanto trabajo por hacer, tanto dolor por deshacer!”.

Apoyo a Colin Kaepernick y George Floyd

Muchas de las intervenciones políticas más destacadas de Rihanna se han relacionado con la justicia racial y los derechos de las minorías, en particular, los asesinatos a balazos de personas negras desarmadas por parte de agentes de policía estadounidenses.

Rechazó una oferta para presentarse en el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl de 2019 en solidaridad con Colin Kaepernick, un quarterback de fútbol americano de raza mixta que alegó que lo excluyeron de la industria en represalia por sus declaraciones políticas.

Kaepernick había comenzado a arrodillarse durante el himno nacional estadounidense en 2016 en protesta contra el racismo policial. En la temporada siguiente ningún equipo lo fichó a pesar de su impresionante desempeño en el campo. Resolvió su disputa con la NFL fuera de los tribunales en 2019, pero permanece sin equipo hasta el día de hoy.

“No me voy a poner de pie para mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a los negros y a las personas de color”, Kaepernick dijo en 2016. “Para mí, esto es más grande que el fútbol y sería egoísta de mi parte mirar hacia otro lado. Hay cadáveres en las calles y personas que obtienen una suspensión pagada y se salen con la suya”.

Rihanna manifestó su frustración en febrero de 2019, al publicar una foto de Kaepernick en Instagram con la leyenda: “Para aquellos de ustedes que pensaron que estaba viendo el Super Bowl... estamos peleados”.

Cuando le preguntaron ese otoño sobre los rumores de que había rechazado el espectáculo de medio tiempo del próximo año, dijo a Vogue: “Por supuesto. No podría atreverme a hacer eso. ¿Para qué? ¿Quién gana con eso? Mi gente no. Simplemente no podía ser una vendida. No podría ser una propiciadora. Hay cosas dentro de esa organización con las que no estoy de acuerdo en absoluto, y no estaba dispuesta a ir y servirles de ninguna manera”.

Rihanna ya había abordado este tema en 2016, al participar en un vídeo producido por We Are Here, el grupo de campaña de la también música Alicia Keyes, que se titula: “23 maneras en que podrías ser asesinado si eres negro en Estados Unidos”.

Cuando el asesinato de George Floyd a manos de un agente de policía de Minneapolis provocó protestas y disturbios en ciudades de Estados Unidos en junio de 2020, Rihanna se unió al coro y participó en el boicot y condena del asesinato de Floyd “Blackout Tuesday” en las redes sociales.

Se mostró especialmente indignada por el asesinato de Breonna Taylor, una mujer negra que fue asesinada a tiros durante una redada sin aviso en la casa de su novio en Louisville, Kentucky, en marzo de 2020, a manos de agentes de policía que supuestamente no se anunciaron.

Aunque una investigación del fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, terminó sin que se presentaran cargos contra los oficiales, uno de ellos admitió más tarde haberle mentido a un juez para obtener una orden de allanamiento. Otros dos irán a juicio este año por privar a Taylor de sus derechos civiles.

Rihanna ha criticado en muchas ocasiones a Cameron personalmente, aprovechando la oportunidad del Mes de la Historia Negra de 2021 para tuitearle: “¿Qué tal, n****? #JusticeForBreonnaTaylor”. El comentario llamó la atención sobre su ascendencia africana compartida, con la sugerencia implícita de que Cameron estaba traicionando a los negros.

La cantante de ‘Umbrella’ y ‘B*tch Better Have My Money’ también ha defendido los derechos de otras minorías. A raíz del tiroteo en el spa de Atlanta en 2021, condenó el “odio perpetuado sin control” contra asiáticos-estadounidenses e isleños del Pacífico.

En un show en vivo en 2016, condenó una ley estatal de Indiana que facilitó que las empresas resistieran las denuncias de discriminación contra las personas LGBT+ con la justificación de sus creencias religiosas.

“Para mí, la palabra ‘inmigrante’ inspira orgullo”

Después de la elección de Trump, los duros comentarios de Rihanna sobre la prohibición “musulmana” la puso en conflicto con otra música negra: la rapera nacida en Nueva York Azealia Banks.

“¿¿Ella siquiera es estadounidense???? ¿Acaso puede votar?”, escribió Banks en Twitter. Luego agregó: “En cuanto a Rihanna (que no es ciudadana y no puede votar) y el resto de las celebridades que están usando su influencia para agitar al público, ustedes REALMENTE necesitan callarse y sentarse”.

La respuesta de Rihanna fue una selfie con la leyenda: “La cara que pones cuando eres inmigrante”.

Fue una respuesta reveladora, porque Rihanna siempre ha expresado orgullo por sus orígenes barbadenses y ha defendido los derechos de los inmigrantes.

“Para mí, la palabra ‘inmigrante’ inspira orgullo”, dijo una vez durante el lanzamiento de su marca de moda, Fenty. “Saber que puedes venir de un comienzo humilde y simplemente tomar el control de lo que quieras, dominar lo que te propongas. Tienes el mundo a tus pies, y no hay límite. Dondequiera que vaya, excepto Barbados, soy una inmigrante. Creo que la gente lo olvida muchas veces”.

En 2018, respondió a un anuncio de inmigración de la Casa Blanca con una foto de ella y sus empleados sosteniendo una camiseta de Fenty impresa con la palabra “IMMIGRANT”, que luego usó para las celebraciones del 4 de julio. Ese noviembre, cuando un comentarista de Instagram le preguntó si era ciudadana estadounidense, ella respondió: “No, soy una inmigrante que intenta unir a tu país”.

La oposición de Rihanna a Trump claramente proviene de esta vivencia. Durante su entrevista con Vogue, sacó su teléfono y reprodujo un vídeo del jefe de inmigración de Trump, Ken Cuccinelli, en el que defendía sus políticas con el argumento de que las famosas palabras inscritas en la Estatua de la Libertad —“dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres, vuestras masas hacinadas”— se había referido a “personas que vienen de Europa”, un comentario que muchos observadores interpretaron como racista.

“Piensa en esto. ¿Qué representa Estados Unidos? Un puñado de inmigrantes”, Rihanna le dijo al periodista. “¿Qué hay con que su defensa hablaba de que los europeos venían a Estados Unidos? Quiero decir, no solo eran inmigrantes, eran de la peor clase. Vinieron y asesinaron a los verdaderos estadounidenses”.

Cuando se le preguntó qué les diría a los jóvenes inmigrantes que viven bajo el mandato de Trump, respondió: “¿Qué se les dice? ¿Que puedes decir? ¿Va a mejorar? Casi se me revuelve el estómago. Ni siquiera puedo creer que esto esté sucediendo en la vida real. En frente de mis ojos. A plena vista. Ni siquiera está escondido. Es descarado”.

Como era de esperar, Rihanna también está orgullosa de su origen. Con frecuencia señala el Día de la Independencia de Barbados en las redes sociales con mensajes como “te amo Barbados, el mejor lugar del mundo para estar” y “¡bendecida de ser del paraíso!”.

Gran parte de su filantropía también se ha enfocado en Barbados y el Caribe, incluido el territorio estadounidense de Puerto Rico. A través de una organización benéfica llamada Fundación Clara Lionel (llamada así por sus padres Clara y Lionel Braithwaite), Rihanna ha financiado un centro de cáncer en Barbados, así como numerosos programas de educación, alivio de huracanes y resiliencia climática.

Un imperio empresarial que revolucionó la industria de la belleza

Hasta ahora hemos hablado principalmente sobre la participación de Rihanna en la política convencional: partidos, presidentes, elecciones y gobiernos nacionales. Pero en muchos sentidos, su impacto político más significativo tiene su origen en la industria del maquillaje, al tener un impacto en la forma en que millones de mujeres viven su día a día.

Rihanna lanzó Fenty Beauty en 2017, a la edad de 29 años, supuestamente después de trabajar con su equipo durante más de dos años para perfeccionar sus productos debut. En ese momento, las marcas de maquillaje solían ofrecer alrededor de una docena de tonos de base, y muchas mujeres de color quedaban perpetuamente frustradas en su búsqueda de productos que coincidieran con su tono de piel.

Fenty inició con 40 tonalidades y la reacción fue explosiva.

“Decir que Fenty cambió por completo la industria de la belleza no es una exageración”, escribió la veterana periodista de belleza Funmi Fetto en 2020.

“Incluso como editora de belleza, durante mucho tiempo la única persona de color en los lanzamientos de prensa, recuerdo la inmensa vergüenza que sentía en los lanzamientos de bases de maquillaje donde no había un tono para mí… así fue durante muchos años”.

Fenty Beauty abrió el camino a la inclusión en las bases de maquillaje

Las personas de piel más clara también se beneficiaron, incluida una mujer negra con albinismo quien dijo que era la primera vez que había podido encontrar una base de maquillaje que se adaptara a su tono de piel.

“Algunas están encontrando su tono de base por primera vez, lloran en el mostrador”, Rihanna le dijo a la revista TIME. “Es algo que nunca superaré”.

Otras empresas se vieron obligadas a hacer lo mismo y convirtieron los 40 tonos en el estándar, un fenómeno que desde entonces se denominó “el efecto Fenty”. En un mundo donde las mujeres todavía están bajo una presión significativa para cumplir las normas de belleza convencionales, como en el trabajo y en las entrevistas de trabajo, eso no es un cambio menor.

Según Forbes, Fenty Beauty, además de una participación del 30% en su línea de lencería, Savage X Fenty, ha colocado el valor neto de Rihanna en alrededor de US$1,4 mil millones a partir de enero de 2023, colocándola por encima de Jay-Z como uno de los músicos más ricos del mundo.

Aún así, su imperio comercial no ha estado libre de controversia. En noviembre de 2022, luego de la exitosa demanda por difamación de Johnny Depp contra su exesposa Amber Heard por acusaciones de abuso doméstico, la cantante eligió al actor para el desfile anual de su marca de lencería Savage X Fenty, una decisión que despertó confusión y críticas de los expertos.

Un jurado de Virginia acordó que Heard había difamado a la estrella de Pirates of the Caribbean y Fantastic Beasts al describirse a sí misma como víctima de abuso en un artículo de opinión de 2018, habiéndolo acusado de violencia doméstica dos años antes.

Sin embargo, muchas feministas no estuvieron de acuerdo con el veredicto, y argumentaron que era parte de una reacción violenta contra el movimiento MeToo. Aunque Depp ganó su caso en Estados Unidos, el juez británico del caso por difamación contra el periódico The Sun dictaminó anteriormente que 12 de los 14 presuntos incidentes de violencia doméstica habían ocurrido, y que un artículo que llamaba a Depp un “golpeador de esposas” era “sustancialmente cierto”.

No está claro qué tan involucrada estuvo Rihanna en esta decisión o qué la motivó a hacerlo, pero Depp le agradeció personalmente en Twitter después. Una fuente le dijo a TMZ que ella y su equipo “invitaron” a Depp para participar en el desfile y estaban “emocionados de hacerlo posible”.

Savage X Fenty no respondió a una solicitud de comentarios de The Independent.

La crítica hace eco de un escándalo anterior por la decisión de Rihanna en 2012 de colaborar con su exnovio Chris Brown, luego de que él se declarara culpable de golpearla cuando fueron pareja en 2009.

Más tarde le dijo a Esquire que “la cantidad de atención negativa” la había tomado “un poco desprevenida”, y manifestó que consideraba que la colaboración se había limitado exclusivamente a la producción musical y que había sido un encuentro “completamente profesional”.

La estrella de Ocean's 8 y Battleship tampoco ha explicado aún su decisión de volver a trabajar con la NFL en 2023.

The Independent se puso en contacto con los representantes de Rihanna en busca de comentarios.

“Hay un millón de mujeres como yo por ahí siendo tratadas como basura”

Dejando de lado estas aparentes inconsistencias, los comentarios de Rihanna sobre las crisis en todo el mundo sugieren un punto de vista político internacionalista, arraigado en su propio estatus como emigrante negra del Caribe a los Estados Unidos y al Reino Unido, cuyos talentos la catapultaron a un nivel muy raro de riqueza e influencia.

Usó su plataforma para llamar la atención sobre la censura de Internet en la India mientras el país intentaba reprimir las protestas masivas de agricultores contra la desregulación agrícola a principios de 2021. También expresó su solidaridad con el pueblo de Myanmar después de que su ejército retomó el control dl gobierno en un golpe de estado ese mismo año.

Rihanna en la Met Gala de 2021

En 2020, respaldó protestas generalizadas contra la brutalidad policial en Nigeria, que finalmente obligó al gobierno del país a disolver su infame Escuadrón Especial Antirrobo. “¡No puedo soportar ver esta tortura y brutalización que sigue afectando a las naciones de nuestro planeta!”, dijo Rihanna en Twitter. “Es una gran traición a los ciudadanos; ¡las mismas personas destinadas a protegernos son las que más tememos que nos asesinen!”.

En repetidas ocasiones, cuando se le pregunta con más detalle sobre la motivación detrás de sus opiniones, la estrella se ha posicionado como un miembro más de grupos marginados como las mujeres, las personas de color y la diáspora africana, argumentando que es el sentido fundamental de igualdad lo que la llama a buscar un cambio.

Cuando se le preguntó en 2019 si vivir en Londres la hacía sentir distante de la política estadounidense, dijo a Vogue: “No me considero fuera de la lucha. Cuando veo que algo le sucede a una mujer, una mujer de cualquier minoría, niños, hombres negros asesinados en las calles, no puedo dejar de pensar en eso”.

Y, en el lanzamiento de moda de Fenty, donde dijo que la gente a menudo “olvida” que ella es una inmigrante, concluyó: “Creo que ven a Rihanna como una marca. Pero es importante que la gente recuerde: si me aprecian, todos aquí son como yo. Hay un millón de mujeres como yo por ahí, siendo tratadas como basura”.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in