Kiefer Sutherland cuenta sobre la redada que hizo el FBI en su casa y sus éxitos como actor y cantante

Tras una carrera en la que ha interpretado a vampiros, vaqueros y Jack Bauer, el actor se ha establecido como cantante de country en la vida real. Habla con Kevin E G Perry sobre su madre activista, su tiempo entre rejas y por qué 24 está injustamente denostada

lunes 24 enero 2022 22:35

Kiefer Sutherland canta “County Jail Gate

Cuando Kiefer Sutherland tenía dos años, mucho antes de que nadie concibiera al agente antiterrorista Jack Bauer que un día interpretaría en 24, la casa de su familia en Beverly Hills fue asaltada por agentes gubernamentales armados. Aunque solo era un niño, Sutherland recuerda muy bien la conmoción del momento. “No importa la edad que tengas”, dice con una risa seca, “cuando el FBI entra corriendo en tu casa con las armas desenfundadas, lo vas a recordar”.

Sutherland, que ahora tiene 55 años, habla en una videollamada desde su casa de Los Ángeles. Lleva lentes de armazón grueso y una camiseta azul oscuro que deja ver sus antebrazos tatuados, mientras un jarrón de rosas rojas de tallo largo es su único telón de fondo.

Sutherland, uno de los actores más exitosos de los años ochenta, con una serie de éxitos como Stand by Me, The Lost Boys y Young Guns, ha pasado gran parte de los últimos seis años estableciéndose como cantante de country en la vida real. Después de dar cientos de conciertos por todo el mundo, acaba de publicar su tercer álbum, Bloor Street, la continuación de Reckless & Me, de 2019, que se saltó la triste tendencia de los actores convertidos en músicos al alcanzar el Top 10 de las listas de éxitos del Reino Unido, una hazaña que nunca lograron personas como Steven Seagal.

Sutherland, que nació en Londres en 1966, parece haber estado siempre destinado a una vida llena de acontecimientos. Cuando el FBI irrumpió aquel día de 1969, no buscaban a su famoso padre, Donald Sutherland, sino a su madre, Shirley Douglas. Hija de Tommy Douglas, un político socialista que fue el arquitecto del estado del bienestar de Canadá, Douglas era a la vez actor y un comprometido activista de los derechos civiles. Tras fundar el grupo de recaudación de fondos Friends of the Black Panthers, ayudó a organizar su programa de desayunos escolares gratuitos en todo Los Ángeles. Durante la redada en su casa, fue detenida por intentar supuestamente comprar explosivos para las Panthers, una acusación que ella siempre mantuvo que era un montaje.

“El FBI... ¿cómo decir esto educadamente?”, se pregunta Sutherland. “Le dificultaron al máximo su actividad, hasta el punto de que la metieron en la cárcel. En la cárcel organizó el primer Sindicato de Prisioneros, momento en el que le dijeron: ‘¿Sabes qué, qué tal si te deportamos?’. Ella respondió: ‘Solo si puedo llevarme a mis hijos’ y ¡nos fuimos a Canadá!”.

Sutherland cree que su familia fue especialmente atacada por la fama de su padre, Donald, y sus opiniones políticas de izquierda. El mayor de los Sutherland se había convertido en una estrella de Hollywood con el estreno de The Dirty Dozen en 1967 y era un destacado activista contra la guerra de Vietnam. “Debido a la política de mi padre, sentían que era un socialdemócrata, un socialista, que creía en sistema de salud nacionalizado y en un gobierno grande, y esos no eran necesariamente ‘valores estadounidenses”, asevera Sutherland.

Los documentos desclasificados en 2017 mostraron que, a petición de la CIA, Donald Sutherland fue incluido en una lista de vigilancia de la NSA a principios de los años setenta. En el momento de la redada del FBI, estaba en Yugoslavia interpretando a un comandante de tanque hippie en Kelly’s Heroes. Su compañero de reparto, Clint Eastwood, le dio la noticia de que Douglas había sido detenido por intentar comprar explosivos para las Black Panthers con un cheque personal. Cuando Donald ha contado esta historia en el pasado, ha incluido el hecho de que cuando Eastwood llegó a la parte del cheque personal se rio tanto que Sutherland tuvo que ayudarle a ponerse en pie.

En 1977, Douglas se había divorciado de su marido (que había iniciado un romance con su coprotagonista de Klute, Jane Fonda) y se había llevado a Kiefer y a su hermana gemela Rachel a vivir a Toronto. Sutherland guarda buenos recuerdos de sus años de adolescencia en la ciudad, que se reavivaron cuando regresó recientemente para rodar la serie de suspenso político Designated Survivor. La canción que da título a su nuevo álbum se inspiró en un paseo literal por el carril de los recuerdos. “Iba caminando por Bloor Street hasta el cruce con Yonge Street, que es realmente el centro de la ciudad”, explica. “Pensé: ‘Vaya, aquí es donde sucedieron todas las primeras veces’. Mi primer trabajo fue en un patio de comidas del Hudson’s Bay Centre, justo en esa esquina. Mi primer beso con una chica fue frente a la parada del metro. La primera pelea, la primera vez que me pegaron. Me puse muy nostálgico, porque había una libertad que Toronto me dio de joven que no creo que tengan otras ciudades”.

Sutherland pasó por varias escuelas de Canadá antes de abandonar los estudios a los 15 años para aprovechar sus oportunidades en el negocio familiar. Técnicamente, su primera aparición en la pantalla se produjo con un breve cameo en la película de su padre Max Dugan Returns, de 1983, pero realmente se dio a conocer con un papel protagonista en el drama canadiense de 1984 The Bay Boy.

Tras ese éxito, se trasladó a Los Ángeles, donde vivió los primeros meses en su Mustang del 67 antes de mudarse a una casa compartida con otros aspirantes a actores como Billy Zane, Sarah Jessica Parker y Robert Downey Jr. En 1986, interpretó al bravucón Ace en Stand by Me, y al año siguiente consiguió el emblemático papel de David, el rubio mulato líder de la banda de vampiros en The Lost Boys.

Kiefer Sutherland en The Lost Boys de Joel Schumacher

The Lost Boys supuso la primera vez que Sutherland trabajaba con el director Joel Schumacher, que se convertiría en un mentor clave en la carrera del joven actor. Hicieron tres películas más juntos: Flatliners (1990), A Time to Kill (1996) y Phone Booth (2002). Schumacher, que murió de cáncer en 2020, era famoso por su estilo vibrante y exagerado, que Sutherland atribuye al estado de adicción en el que consumía películas cuando era joven.

“Creo que Joel tenía una perspectiva única sobre las películas porque era un curioso drogadicto a finales de los sesenta y principios de los setenta”, explica Sutherland con una sonrisa. “No podía permitirse el lujo de tener aire acondicionado en verano, así que se drogaba y luego iba al cine, donde había aire acondicionado, y se sentaba todo el día a ver esas grandes películas que se estrenaban en Estados Unidos y en Inglaterra y Francia. Se encontraba en un estado muy alterado mientras veía esas películas, lo que creo que le convirtió en un artista con un estilo muy interesante”.

A veces, la singular visión de Schumacher amenazaba con abrumar a Sutherland. Cuando se le asignó el papel de Flatliners, una película de terror psicológico surrealista sobre un grupo de jóvenes estudiantes de medicina que matan deliberadamente y luego se reviven a sí mismos para explorar lo que ocurre después de la muerte, Sutherland esperaba que la película se rodara de forma directamente realista y no estaba preparado para la escena que le recibió en el plató.

“Corría por la universidad, pasaba por delante de una versión en miniatura de la cabeza de la Estatua de la Libertad, y luego pasaba por delante de una gran caja de plata con unos 70 guantes de goma que salían de ella, y me dije: ‘Qué diablos’. Doblé la esquina donde se suponía que íbamos a hacer el experimento y parecía un vídeo de Billy Idol. Yo pensaba: ‘No, no puedo hacer esto’”.

Sutherland recuerda haber tenido un “mini colapso nervioso... quizá no tan mini” en el set, pero Schumacher consiguió convencer a su protagonista. “Me puso la mano en el hombro y me dijo: ‘Si no crees que cada mañana que me despierto sé que tu futuro está en mis manos, y que me tomo esa responsabilidad muy en serio, estás loco’”, recuerda Sutherland. “Que asumiera tanta responsabilidad por el futuro de mi vida... No hay mucha gente que haga eso”.

Cuando la película se estrenó, fue aclamada por la crítica y un éxito comercial. “Todas las locuras de diseño de producción que hacía realmente creaban un mundo diferente que te permitía suspender tu incredulidad”, señala Sutherland, que llamó al director para agradecerle que le convenciera de seguir adelante con el papel. “El joven de 24 años que creía saberlo todo recibió una gran lección, y Joel fue alguien que hizo eso por mí toda la vida”.

Flatliners fue el segundo éxito de taquilla de Sutherland en 1990, estrenado apenas una semana después de Young Guns II, la secuela del exitoso western de 1988 en el que protagonizó al conmovedor pistolero Doc Scurlock. Aunque pasarían años antes de que empezara a escribir canciones por sí mismo, Sutherland recuerda que se inspiró al ver a Jon Bon Jovi, que tiene un breve cameo en la secuela, escribir su melodía principal durante una cena.

“Estábamos tomando unas copas y algo de comer con Emilio Estevez (que interpretaba a Billy the Kid) y Jon dijo: ‘Aquí está la primera canción. Aquí está el single’. Me pasó unas servilletas en las que había estado escribiendo durante toda la cena, que duró unos 20 minutos, y tenía toda la canción “Blaze of Glory” escrita en tres servilletas. Le miré diciendo: “¿De verdad acabas de escribir esto ahora? Seis meses después, estaba en Montana tratando de encontrar un televisor para mi casa, y al entrar en la tienda todos los televisores del lugar tenían a Jon Bon Jovi cantando “Blaze of Glory”. Yo me quedé pensando: ‘¡Hijo de la ch******a, en verdad lo lograste!’ Es un gran compositor, y esa es una canción inteligente”.

Con una serie de películas de éxito en su haber, Sutherland estaba en la cresta de una ola que se rompió durante los años noventa. Pero cuando los papeles principales empezaron a desaparecer, Sutherland se alejó de Hollywood para dedicarse a una nueva pasión: el rodeo. Se había enamorado de la equitación durante el rodaje de Young Guns, y compró los caballos que montaba en la película para llevárselos a su rancho de Montana. Para sorpresa de muchos de los participantes en el circuito de rodeo, Sutherland no era un diletante de Hollywood, y ganó una competición nacional de rodeo por equipos en 1998.

“Tenía una afinidad natural con el lazo”, dice modestamente, y añade que fue durante las giras del circuito de rodeo cuando floreció su amor por la música country. “Viajaba con un grupo de chicos con todos nuestros caballos en un remolque, y escuchábamos a Johnny Cash, Merle Haggard, Waylon Jennings, Kris Kristofferson y Willie Nelson”, recuerda. “Me enamoré de la narrativa en primera persona. Lo que me gusta de la narración, que me hizo querer hacer cine y teatro, también me interesaba musicalmente como compositor”.

La actuación aún no había terminado con Sutherland. En 2001, debutó como Jack Bauer en 24, un papel que interpretaría durante la siguiente década a lo largo de nueve series y un especial. La serie tuvo un gran éxito, y ganó 20 premios Emmy y atrajo a una audiencia mundial de 100 millones de espectadores, mientras que el salario de Sutherland, de US$40 millones durante tres temporadas, lo convirtió en el actor con mayores ingresos de la televisión. Sin embargo, la serie también fue criticada por promover la idea de que la tortura es una táctica eficaz de interrogatorio. Bauer rompe los dedos de los sospechosos, además de asfixiarlos y electrocutarlos, y le dice a uno de ellos: “Me vas a decir lo que quiero saber, solo es cuestión de cuánto quieres que te duela”.

Kiefer Sutherland como Jack Bauer en la larga serie de televisión 24

Sorprendentemente, estas críticas no proceden solo de comentaristas liberales, sino de los propios militares estadounidenses. En noviembre de 2006, el general de brigada del ejército de EE.UU. Patrick Finnegan, decano de la Academia Militar de West Point, visitó el set de 24 para quejarse de que la idea de que el estado de derecho podía sacrificarse a la causa de la seguridad nacional estaba teniendo un efecto tóxico en sus nuevos reclutas. “Me gustaría que dejaran de hacerlo”, expresó Finnegan en aquel momento. “Deberían hacer un programa en el que la tortura fuera contraproducente”. Sutherland se eriza al mencionar esto. “Si el ejército de Estados Unidos puede descarrilar por un programa de televisión, tenemos un problema mucho mayor que 24”, argumenta. “En el momento en que hizo público el comentario, como si de alguna manera 24 fuera a convertirse en su excusa para Abu Ghraib... deben estar bromeando. Eso no lo voy a aceptar. Utilizar 24, un programa de televisión, como chivo expiatorio del comportamiento del ejército de Estados Unidos es absolutamente absurdo”.

Fue durante su estancia en 24 cuando Sutherland empezó a escribir canciones con la guitarra que guardaba en su caravana, pero al principio era reacio a tocarlas ante nadie, por miedo a ser percibido como un aficionado de Hollywood. Su amor por la música le llevó a fundar su propio sello discográfico indie, Ironworks, con su amigo y colega músico Jude Cole, y fue este último quien acabó convenciéndole para que sacara su álbum debut de 2016, Down in a Hole.

En los años siguientes, se desarrolló como compositor basándose en sus propias experiencias vitales de consumo excesivo y mal humor. Una de las canciones más destacadas de Bloor Street es “County Jail Gate”, inspirada en las tres estancias de Sutherland en la cárcel, la última en 2007, cuando recibió una condena de 48 días por conducir bajo los efectos del alcohol. “Tanto si me meto en una pelea como si bebo y conduzco, he cometido errores estúpidos, muy estúpidos”, canta Sutherland. “Esa canción fue catártica para mí al escribirla, porque incluso ahora me da mucha pena ser tan afortunado como lo he sido en mi vida y luego ser tan estúpido como para ponerte en ese tipo de situación. Es más que estúpido y creo que estaré enfadado conmigo mismo por eso hasta el día de mi muerte”.

Al menos pudo contar con su madre, que fue a la cárcel por motivos bastante más nobles, para que le diera algunos consejos. “Recuerdo que mi madre me dijo: ‘¿Cuánto tiempo te dieron?’”, relata con una sonrisa irónica. “Le contesté: ‘Tres meses’ y ella respondió: ‘Oh, podrías hacerlo con los ojos cerrados’. Creo que la mayoría de las madres dirían: ‘Oh, cariño, lo siento mucho’, pero la mía no. Lo dijo en el mejor de los sentidos, y me hizo reír, quizá la última vez que me reí antes de salir.”

Sutherland actuando en el Bowery Ballroom de Nueva York en 2017

Un poco más viejo y un poco más sabio, estos días Sutherland puede disfrutar de su éxito en múltiples frentes. Este año aparecerá como un veterano de las Fuerzas Especiales de EE.UU. junto a Chris Pine en la película de acción The Contractor, interpretará al presidente Franklin D Roosevelt en el drama televisivo The First Lady, y en octubre tiene previsto volver a Europa para hacer una gira por Bloor Street. Su idea del cielo, sin embargo, sigue siendo más o menos la que cabría esperar de un veterano del infierno. Cuando se le pregunta si protagonizar Flatliners le hizo contemplar lo que ocurre después de la muerte, se toma un tiempo. “Bueno, en el contexto de esa película, que me pareció tranquilizadora, al menos hay tiempo suficiente para pagar por algunos pecados”, cuenta pensativo, antes de que su rostro se ilumine con una sonrisa perversa. “Espero que después de eso, puedas ir a pasar el rato con algunos amigos en un bar, y escuchar algo de música”.

“Bloor Street” ya está a la venta.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in