Harry Styles no debería haber sido nominado para el premio Mercury

La lista de finalistas del premio Mercury 2022 estuvo dominada por obras eclécticas y brillantes, con una excepción, escribe Roisin O'Connor

miércoles 19 octubre 2022 18:16
<p>El álbum ‘Harry's House’ de Harry Styles fue nominado al premio Mercury 2022</p>

El álbum ‘Harry's House’ de Harry Styles fue nominado al premio Mercury 2022

Read in English

Little Simz ha sido nombrada ganadora del premio Mercury 2022 con su álbum Sometimes I Might Be Introvert, y con razón. La ceremonia de este año se desarrolló como en años anteriores, a pesar de haber sido reprogramada tras la muerte de la reina Isabel en septiembre. Al igual que en años anteriores, en la lista de nominados de este año había una gran competencia: Simz con su ambicioso y orquestal cuarto álbum, Sam Fender con el rock de guitarra arraigado y socialmente astuto de Seventeen Going Under, y Gwenno con su brillante disco en lengua córnica, Tresor. Ah, y Harry Styles. Podría decirse que es el único que no merecía una nominación.

Styles ha buscado la credibilidad desde el instante en que lanzó su carrera en solitario. Esto no tiene nada de malo en sí mismo: ¿por qué no debería una exestrella de una boyband buscar el reconocimiento artístico junto con la adulación de sus fans? No, es más bien la forma en que Styles lo ha hecho. En la reseña de The Independent sobre el debut homónimo de Styles se observó cómo tendía a ser evidente en cuanto a sus influencias. Hubo guiños evidentes a Elton John en la introducción de “Only Angel”, al estilo de “Bennie and the Jets”; “Sweet Creature” recordó el agridulce toque de guitarra de “Blackbird” de The Beatles. El single “Sign of the Times” fue una clara referencia a la canción de Prince de 1986 “Sign o’ the Times”, hasta el punto de que tuvo casi exactamente la misma duración (cinco minutos y 40 segundos frente a los cinco minutos y dos segundos de Prince).

El joven de 28 años ha hecho todo lo posible por alinearse con esos artistas también en las entrevistas. Durante la promoción de Fine Line, fue noticia al afirmar que había ingerido setas mientras grababa en Malibú, para animarse a ser “divertido y creativo”. Esto parecía menos una anécdota divertida y espontánea que una historia cuidadosamente colocada con la que los críticos podían establecer comparaciones inmediatas con sus héroes. Mientras tanto, su extravagante sentido de la moda, de género neutro, apoyado por estilistas de gran talento, ha sido comparado con los looks de Bowie y Prince. Credibilidad por ósmosis.

Desde su debut, Styles ha aumentado su tendencia a utilizar elementos deslumbrantes en lugar de atenuarla. Su segundo álbum, Fine Line, sigue siendo el mejor hasta la fecha, gracias al desvanecimiento pop-soul de canciones como “Watermelon Sugar” y “Adore You”. Pero sigue estando salpicado de homenajes demasiado obvios a sus héroes. Una crítica de Pitchfork insinuaba: “Al acorralar un nuevo rebaño de influencias, desde el power pop de los setenta y el folk-rock de Laurel Canyon hasta el soul de Coldplay, Styles muestra su don para hacer música que suena como la buena música”.

Harry's House tiene exactamente el mismo problema. Su título procede del tema de Joni Mitchell de 1975 “Harry's House / Centrepiece”, que trata de la búsqueda superficial de un hombre casado del materialismo insípido en lugar de la conexión emocional. Sin embargo, la paleta sepia de los años setenta y ochenta de Styles se ha diluido considerablemente con respecto a los exuberantes y amplios paisajes pintados por Mitchell. Cada momento del álbum, desde la alegre explosión de metales de “Music for a Sushi Restaurant” hasta el riff alegre de “Daydreaming”, se establece con una precisión calculada. No hay alegría, ni sensación de espontaneidad. No tiene alma, sobre todo si se compara con la tensión derivada de que “cualquier cosa podría pasar” que abunda en el disco de Little Simz, o la energía nerviosa y los guiños a The Fall en el debut de Yard Act, The Overload.

Hay que preguntarse por qué Styles es capaz de esparcir una miríada de riffs de guitarra, solos de saxo y secuencias de piano que suenan familiares con tanta audacia y ser alabado por ello, cuando su colega el gigante del pop Ed Sheeran es castigado por hacer lo mismo. ¿Se debe a que la música a la que hace referencia Sheeran, sobre todo el pop y el R&B de los noventa, se considera menos digna que los pesos pesados del rock y el folk que prefiere Styles? Por supuesto, es fácil rebatir esto con el hecho de que, posiblemente, ya no hay música verdaderamente original. Todos los artistas están influenciados por algo, por muy sutil que sea, los vínculos están ahí. El problema con Styles es que, en su mayoría, sus canciones suenan como débiles imitaciones de alguien mejor, como si hubiera asaltado la caja de disfraces para el karaoke de Laurel Canyon. No tiene un "sonido" propio discernible. Al menos Ed Sheeran siempre suena como Ed Sheeran.

Independientemente de si la crítica es positiva o negativa, muchos críticos han coincidido en que otro de los defectos de la exestrella de One Direction es su costumbre de ocultar cosas. Aunque los fans fueron capaces de deducir que “Cinema” se refiere a su actual novia, la directora Olivia Wilde, difícilmente se pueden alabar sus dotes de detectives en este caso, cuando la letra fue tan superficial como: “I bring the pop/ You got, you got the cinema/ I bring the pop to the cinema, you pop/ You got, you got the cinema.” (“Yo tengo el pop/ Tú tienes, tienes el cine/ Yo le pongo el pop al cine, tú explotas/ Tú tienes, tienes el cine”). Y si necesitas más pruebas de que a Styles le cuesta expresarse con elocuencia, solo tienes que ver la insoportable entrevista con su coprotagonista de Don't Worry Darling, Chris Pine: “¿Sabes qué es lo que más me gusta de la película? Que se siente como una película... se siente como una verdadera, como, una película para ir al cine en la que sabes que como que... la razón por la que vas a ver algo en la pantalla grande”. El tic del músculo del cuello de Pine se sintió en todo el mundo. El comentario de Styles, por su parte, no parece el de un hombre que se haya molestado en pensar detenidamente en el arte que está haciendo. O, tal vez, simplemente no tiene nada que decir.

Harry Styles en el estreno de ‘Don’t Worry Darling’ en el Festival de Cine de Venecia

Tal vez esto explique por qué muchas de las mujeres representadas en su música son reducidas a tropos de rock cansados, al menos en sus dos primeros álbumes, y luego condescendientes en Harry's House. “A los novios de todo el mundo, j*danse”, anuncia en “Boyfriends”, donde recuerda el momento en que, durante el festival de Coachella, declaró que la música de Shania Twain le había enseñado desde joven que “todos los hombres son basura”, condensando así de manera casual sus décadas de country-pop empoderador, desafiante y matizado, en un eslogan ingenuo de falso feminismo. El gran problema, sin embargo, sigue siendo la falta de verdadero ingenio, creatividad o estilo propio, que solo se pone de manifiesto cuando se compara con los demás aspirantes al premio Mercury.

La casa que construyó Harry tiene mucho estilo, pero poca sustancia.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in