Píldora roja: ¿Pueden The Matrix Resurrections recuperar a Neo de la derecha alternativa?

Mientras Neo y Trinity vuelven a la acción en el tráiler de la cuarta entrega de la franquicia Matrix, Kevin E G Perry explora si la directora Lana Wachowski puede salvar la franquicia de su retorcida veneración por parte de los partidarios de Trump y los activistas por los derechos de los hombres

viernes 10 septiembre 2021 20:34
'The Matrix Resurrections' lanza su primer tráiler
Read in English

Es una de las escenas más famosas de la historia del cine moderno. En Matrix, el fenómeno de 1999 que introdujo en el mundo las secuencias de lucha en tiempo real y que puso de moda por un tiempo las pequeñas gafas de sol sin brazos, el Morfeo de Laurence Fishburne ofrece al Neo de Keanu Reeves una elección sencilla. Tras explicarle que ha vivido toda su vida en una “prisión virtual para [su] mente” conocida como Matrix -y ofrecerle mostrar la verdad fuera de esa jaula-, Morfeo le presenta un par de píldoras codificadas por colores: “Si tomas la píldora azul, la historia termina. Te despiertas en tu cama y crees lo que quieras”, le dice. “Si tomas la píldora roja, te quedas en el país de las maravillas y te enseño hasta dónde llega la madriguera del conejo, recuerda, todo lo que te ofrezco es la verdad, nada más”.

Ese momento fue invocado esta semana en una campaña de marketing viral para The Matrix Resurrections -la cuarta película de la franquicia- que se estrenará el próximo diciembre. El sitio web de la película permitía a los espectadores elegir entre una píldora roja o azul, lo que a su vez determinaba el teaser tráiler que se les mostraría. La decisión de colocar la elección entre las dos píldoras en el centro del marketing de Resurrections parece intencionada: un posible intento de la directora Lana Wachowski de reivindicar la narrativa contemporánea que rodea la escena. No es difícil encontrar pruebas de que ella y su hermana Lilly, que crearon juntas Matrix, no están contentas con la forma en que se ha retorcido y reinterpretado su significado. En mayo de 2020, después de que Elon Musk tuiteara: “Toma la píldora roja” e Ivanka Trump respondiera: “¡Tomada!”, Lilly respondió con contundencia: “Que se jodan los dos”.

La píldora roja, por supuesto, es la misma que elige Neo. En la película, su decisión simboliza su rechazo a la sabiduría recibida, y su valiente determinación de rechazar las ilusiones reconfortantes y seguir buscando la verdad incómoda. Sin embargo, más tarde, ese símbolo cobró una vida que los Wachowski nunca podrían haber previsto.

Los activistas de los derechos de los hombres lo adoptaron a gritos, creyendo que habían visto “la verdad” de que la sociedad está injustamente estructurada para beneficiar a las mujeres. Se llamaron a sí mismos “píldoras rojas”, y se congregaron en línea en grupos profundamente misóginos como el subreddit r/TheRedPill, que demostró ser tan revoltoso -incluso para los estándares de Reddit- que ha sido colocado en la “cuarentena” del sitio desde 2018. Eso significa que está sujeto a controles más estrictos, es invisible en la función de búsqueda del sitio y que cualquiera que intente visitar el grupo es advertido primero de que está “dedicado a contenido impactante o altamente ofensivo”. Una de las normas fundamentales del grupo prohíbe a cualquiera declarar en un post que es, de hecho, una mujer. A partir de esa innoble interpretación, la idea de “tomar la píldora roja” se convirtió en un motivo recurrente para los partidarios de Trump, los seguidores de QAnon y cualquier otra persona que creyera estar declarando su rechazo a un supuesto consenso liberal. Si has tomado su versión de la píldora roja, probablemente tampoco te hayas puesto la vacuna covid.

No hace falta decir que este no era el mensaje que los Wachowski pretendían que su película enviara al mundo. Cuando hicieron Matrix en 1999, Lana y Lilly aún no habían salido del closet como mujeres trans. Lana hizo la transición después de que las hermanas hicieran Speed Racer en 2008, y luego en 2016 Lilly anunció que también había hecho la transición. El año pasado, en una entrevista con Netflix Film Club, se le preguntó a Lilly Wachowski qué pensaba de que los fans interpretaran ahora Matrix como una alegoría de la experiencia trans, y señaló que siempre lo había sido. “Me alegro de que se haya difundido que esa era la intención original”, dijo, antes de insinuar por qué no se habló públicamente de ese hecho en su momento: “El mundo no estaba preparado, a nivel corporativo, el mundo corporativo no estaba preparado para ello”.

El simbolismo trans de Matrix es bastante fácil de identificar. Neo lleva una doble vida. De día, es un zángano de oficina conocido como Thomas Anderson. De noche, es un hacker con un nombre elegido por él mismo. Le preocupa la sensación de que algo no funciona en el mundo, algo que no puede determinar. En otras palabras, sufre de disforia. Neo sólo se convierte en su verdadero yo cuando se libera de Matrix, pero no todo el mundo está contento con ello. El aterrador agente Smith, interpretado por Hugo Weaving, sólo se refiere a Neo por su nombre original, socialmente aprobado, “Mister Anderson”, una práctica conocida como “deadnaming” cuando se trata de personas trans. Luego está la propia píldora roja, que puede considerarse análoga a la terapia hormonal. La metáfora es muy interesante: en los años noventa, los estrógenos recetados a las mujeres trans en transición venían en forma de píldora roja.

Queda por ver si Lana Wachowski aprovechará la oportunidad que le brinda su regreso al mundo de Matrix para hacer más explícitos estos temas. Sin embargo, el hecho de que la dicotomía píldora roja/píldora azul ocupe un lugar tan destacado en la publicidad de la nueva película, sugiere que le gustaría reivindicarlas, no como símbolos de tonterías de la derecha, sino de un cambio positivo.

Leer más: Matrix 4: todo lo que necesitas saber sobre la secuela protagonizada por Keanu Reeves

Ya era hora. Al fin y al cabo, la píldora roja es la que permite a Neo convertirse en el héroe que siempre estuvo destinado a ser, permitiéndole primero convertirse en la persona que siempre fue.