El fotógrafo Larry Fink analiza la marcha de 1963 en Washington y el movimiento de Black Lives Matter

Larry Fink recuerda sus días fotografiando el movimiento de derechos civiles de la década de 1960, y por qué no puede decidirse a volver su lente hacia Trump.

domingo 06 septiembre 2020 18:53
Many Shades of Concern, la impresión de Larry Fink ahora a la venta para beneficiar a la organización Hasta la Libertad
Many Shades of Concern, la impresión de Larry Fink ahora a la venta para beneficiar a la organización Hasta la Libertad
Read in English

Hace cincuenta y siete años, el 28 de agosto de 1963, Larry Fink avanzaba a toda velocidad por la autopista de Nueva York a Washington DC, con una bandera estadounidense ondeando desde la parte trasera de su motocicleta. La carretera estaba llena de compañeros automovilistas con el mismo destino en mente. “Cada vez que nos cruzábamos, había un tremendo estruendo de camaradería”, le dice a The Independent.

Fink, entonces un joven fotógrafo de unos veinte años, se dirigía a la Marcha en Washington por el Empleo y la Libertad. Entonces no lo sabía, pero se convertiría en uno de los momentos decisivos del movimiento estadounidense por los derechos civiles. Fink fue una de las 250.000 personas que se reunieron en la capital ese día para una marcha pacífica organizada por afroamericanos que culminó con el famoso discurso "Tengo un sueño" de Martin Luther King.

Fink no estaba asignado ese día. Estaba en la marcha como un joven marxista: “Sentí que todo lo que hacía en ese entonces era por la revolución”, dice. Sus fotografías están llenas de compasión por las personas que lo rodean y capturan una determinación cansada pero inquebrantable. En una imagen, titulada Many Shades of Concern, un aparcero sureño en la marcha observa y espera con los brazos cruzados, flanqueado por varias banderas estadounidenses. Mientras mira hacia adelante, su expresión refleja las dificultades que lo llevaron a este momento, tanto como su esperanza de cambio.

Marcha de los Pobres, Washington DC, mayo de 1968.
Freedom Now, Washington DC, agosto de 1963
Malcolm X, Harlem, mayo de 1963
Marcha de los Pobres, Washington DC, mayo de 1968

Casi 60 años después, mientras las protestas de Black Lives Matter estallan en los EE. UU. Y en todo el mundo, está claro que el sueño manifestado ese día aún no se ha realizado. A sus 79 años y vulnerable al coronavirus, Fink no está en las calles fotografiando esta última ola de protestas. En cambio, está lanzando una edición impresa de caridad de Many Shades of Concern, y todas las ganancias irán a la ‘Until Freedom Organization’.

Recuerda con alegría su temprana participación en el movimiento de los derechos civiles. “Fue una época magnífica”, dice. “La pasión que se le dio a cierto tipo de inocencia, la sensación de que había esperanza en el aire y que la libertad podía sostenerse”.

Eso no quiere decir que no hubo momentos difíciles. “Una vez estaba en Washington Square Park fotografiando una gran marcha”, dice. "Estaba en la acera y de repente se me acercó un policía de civil". Según cuenta Fink, el policía lo golpeó en la cabeza con un garrote, lo golpeó en el estómago y aplastó su cámara. "Me metió en la camioneta", dice Fink, "fui a la cárcel por un día". El mismo policía lo llamó "maricón comunista" y le dijo que su vida corría peligro en un tribunal policial posterior. “Aproximadamente dos años después vivía con cierto grado de paranoia”, dice.

Marcha sobre el Pentágono, Washington DC, octubre de 1967
Marcha de los Pobres, Washington DC, mayo de 1968
Freedom Now, Washington DC, agosto de 1963

Cuando se le preguntó cuánto pensaba en su papel de hombre blanco fotografiando protestas afroamericanas, dice que su creencia en el movimiento significaba que no se sentía como un extraño. “Estábamos todos juntos en esto”, dice. Sin embargo, no todos a su alrededor sentían lo mismo. Dos semanas después de que Malcolm X diera su famoso discurso de 1964 The Ballot or the Bullet, Fink asistió a otro de sus discursos en Nueva York. “Una mujer joven se levantó y dijo: 'Usted acaba de pronunciar ese discurso The Ballot or the Bullet '. Y ella me señaló. Ella dijo: '¡Tengo una bala para ese hombre de allí!'”. Como recuerda Fink, Malcolm X intervino. “Él le dijo: '¡Siéntate hermana! Ese hombre va a votar con ustedes”.

A pesar de ser marxista, no había nada dogmático en el trabajo de Fink. “Soy una persona humana, no solo una persona política”, dice. “Me gusta la gente en realidad. ¡Aunque creo que son un dolor en el trasero!" La compasión es el principal punto de entrada desde el que realiza su trabajo, que se ha centrado en gran medida en tertulias y situaciones sociales. Su obra más conocida, Social Graces, contrastó la clase trabajadora y los partidos de élite durante la década de 1970. Más tarde pasó a fotografiar las fiestas de los Óscar y otros eventos importantes para Vanity Fair, que se recogen en el libro The Vanities: Hollywood Parties 2000-2009 .

Dice que se sintió como un infiltrado en este mundo de deslumbrante riqueza, aunque siempre vio la humanidad en todos. “Las emociones son primordiales para todos nosotros, y es eso lo que nos permite el factor de empatía”, dice. "En mi forma de pensar, así es como necesito fotografiar, para ir dentro de la otra persona de alguna manera y encontrar qué es sobre ellos y también sobre mí".

Marcha de la Paz de Pascua, Harlem, abril de 1963
Freedom Now, Washington DC, agosto de 1963
Malcolm X, Harlem Rally de Birmingham, mayo de 1963

“Con lo digital hoy en día no uso flash. Utilizo una cámara diminuta para acercarme mucho, mucho. Solo mantén la calma, puedes acercarte mucho siempre que puedas permitir que la persona a la que estás fotografiando sea digna, la gente puede sentir cuando estás en su contra". A pesar de sus credenciales de izquierda, se niega a juzgar a los muy ricos. “A pesar de que podría estar asombrado por la riqueza, no me repugna la gente en ella”, dice.

Una persona se resiste a su mirada empática. “Estaba fotografiando para Vanity Fair cuando Trump asumió el cargo. Les hubiera gustado que fotografiara su baile inaugural. Y me negué. No quería fotografiarlo. No quería prestarle mi atención. Pensé que era una persona horrible, no le daré nada. ¡No quiero ver a ese hijo de put*!" En cambio, fotografió la Marcha de las Mujeres al día siguiente.

Debido al coronavirus, Fink no está tomando muchas fotos en este momento, sino que usa el tiempo para archivar el trabajo de su vida para la Universidad de Arizona. Volviendo a sus viejas huellas, tiene tiempo para reflexionar incluso mientras observa las protestas en las calles. “En cada protesta que crees obtienes una hoja de ruta, pero luego la codicia, el capitalismo y los republicanos y su identidad blanca siguen golpeándote”, dice. “Sin embargo, la naturaleza humana es seguir luchando. Incluso a través de la amargura. Uno lucha por la esperanza, eso es todo por lo que vivimos básicamente".

Larry Fink lanzará una edición impresa de caridad de su fotografía 'Many Shades of Concern' a través de la Galería David Hill y todas las ganancias irán a ‘Until Freedom Organization’.