Reseña: “La Purga Por Siempre” se torna política en la frontera sur

“The Forever Purge” se desarrolla a lo largo de la frontera de EEUU y México y el crítico de AP Mark Kennedy dice que es quizás la más política de la serie

AP Noticias
viernes 02 julio 2021 09:06
The Forever Purge (Hispanic Market Featurette)

La franquicia distópica de acción y terror “The Purge” ("La noche de la expiación") ya ha hecho paradas en Nueva York, Los Ángeles y Washington. Llegó la hora de ponerse las botas de vaquero y prepararse para una purga más larga.

“The Forever Purge” ("La purga por siempre") se desarrolla a lo largo de la frontera de Estados Unidos y México y es quizás la más política de la serie al retratar a un grupo heterogéneo de estadounidenses que intentan huir de la anarquía y la supremacía blanca de Texas por la seguridad de México mientras un evento anual para satisfacer la sed de sangre en Estados Unidos se convierte en una abominación cotidiana.

La película abandona sus raíces de terror por una crítica social agresiva — algunos podrían llamarla torpe — de los Estados Unidos modernos. Pero ver videos de insurrectos reales el 6 de enero tratando de apoderarse violentamente del Capitolio estadounidense hace que partes de “The Forever Purge” parezcan documental.

“Somos los verdaderos patriotas de Estados Unidos”, anuncia un grupo de supremacistas blancos con máscaras durante el último derramamiento de sangre ficticio, con la esperanza de exterminar a cualquier persona negra o morena. “Estados Unidos volverá a ser Estados Unidos”. No hay forma de escapar a la sensación de que “The Forever Purge” es una carta envenenada al trumpismo.

Para aquellos que recién se unen a la serie “Purge” del creador James DeMonaco, así es como funciona: en un futuro cercano, el gobierno, liderado por un partido nefasto llamado los Nuevos Padres Fundadores de América, permite un período anual de anarquía de 12 horas sin recriminaciones.

En el transcurso de una noche, la violación, el asesinato, el robo y todo lo demás está permitido en todo el país como una forma de liberar la ira, pero también como una forma de sacrificar una nación superpoblada y reducir la delincuencia.

La última película cronológica de la serie, “The Purge: Election Year” de 2016, pareció terminar con la proscripción de la purga, pero eso claramente no duró. Los Nuevos Padres Fundadores están de nuevo al mando cuando se estrena “The Forever Purge” y se han reinstalado sus programas anuales de terror. También hay un muro establecido a lo largo de la frontera sur.

“Está comenzando, gente”, anuncia un personaje principal en una ciudad de Texas cuando comienza la cuenta regresiva de purga. Ella está protegida por la riqueza en su rancho, pero sus empleados inmigrantes deben apiñarse por seguridad en un refugio improvisado.

Esta vez, el tiempo de purga anual pasa sin que nadie que nos preocupe termine muerto, pero luego el evento no termina. La película se abre en este punto para agregar el resentimiento de clase a la mezcla. Grupos de blancos pobres marginados en todo el país comienzan a acosar a sus jefes blancos y prometen que la purga no se detendrá. "¡Para siempre!” es su grito de guerra.

Eso lleva a unos aliados extraños de la familia ganadera Tucker y un par de inmigrantes recién llegados de México: Adela (Ana de la Reguera) y su esposo Juan (Tenoch Huerta).

Hasta ese momento el hijo de Tucker, Dylan (Josh Lucas), estaba coqueteando con la supremacía blanca absoluta, no quería que se escuchara el español en su casa y no creía que los vaqueros pudieran ser otra cosa que estadounidenses blancos. Ahora, él y su familia están siendo mantenidos con vida por las mismas personas que desdeñaba.

Se declara la ley marcial, pero el ejército no puede detener la anarquía. Un posible escape puede provenir de los vecinos de Estados Unidos: Canadá y México, que han abierto sus fronteras durante seis horas a cualquier refugiado de la locura.

La película dirigida por el mexicano Everardo Gout se convierte en un asecho cuando los Tucker — incluida la esposa embarazada de Dylan — junto con Adela y Juan se abren camino hacia El Paso, perseguidos por hombres enmascarados que exigen la purificación de la raza blanca.

DeMonaco no es para nada sutil con su guion y tal vez eso sea lo mejor. En una escena, un supremacista blanco enloquecido con una esvástica tatuada en la cara escucha varios disparos afuera, identificando cada arma por su explosión: AK-47, Glock, AR-15. Él lo llama un sonido muy estadounidense, música "del corazón de Estados Unidos”.

En las películas anteriores, DeMonaco ha explorado todo tipo de facetas diferentes de esta idea de purga rica y compleja, desde el control de armas hasta el comportamiento de las corporaciones depredadoras, la brutalidad del gobierno contra las personas de color y las guerras de clases. Difícilmente se han sentido como ciencia ficción cuando neonazis realmente han marchado abiertamente por las calles de Estados Unidos.

Aquí, DeMonaco encuentra riqueza al sumar el guion las nociones tradicionales de la derecha sobre la frontera y la inmigración. En la película, son las personas de color las que son amables, ingeniosas y valientes, que salvan a una familia blanca acomodada de los horrores de los blancos, con una refugiada que espera dar a luz en un lugar mejor que Estados Unidos — lo contrario de la denominada idea tradicional del “bebé ancla”.

Todos son llevados a un lugar seguro en México — y esta es una decisión genial de DeMonaco — por un guía y luchador nativo americano. “Esta no es tu pelea”, le dicen. Pero él responde: “Hemos estado librando esta batalla durante 500 años”. ¡Feliz Día de la Independencia!

“The Forever Purge”, un estreno de Universal Pictures que debuta el viernes, tiene una clasificación R (que requiere que los menores de 17 años la vean acompañados de un padre o tutor) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por “violencia fuerte/sangrienta y lenguaje soez”. Duración: 103 minutos. Tres estrellas de cuatro.