Como musulmana, el atuendo de la Met Gala de Kim Kardashian me pareció extraño y desagradable

Los medios de comunicación estadounidenses han alabado a la estrella de la telerrealidad por llevar efectivamente un burka en la alfombra roja, incluso cuando las mujeres afganas protestan contra su opresión a manos de los talibanes

Hafsa Lodi
viernes 17 septiembre 2021 19:36

Met Gala 2021: Kim Kardashian divide a los espectadores con un Balenciaga negro de cuerpo entero.

Soy una escritora cuyo nicho es la moda modesta -de hecho, he escrito un libro entero sobre el tema-, así que dedicar unas horas de mi tiempo a criticar las elecciones de moda de una Kardashian se siente un poco como vender mi alma. Sin embargo, simplemente debo hablar del extraño atuendo de Kim Kardashian en la Met Gala de anoche, que la cubrió de negro de pies a cabeza (excepto por su impecable cola de caballo).

Si no has visto las imágenes y los memes que se han hecho virales, te describiré el atuendo: un vestido negro hasta el muslo con mangas acampanadas sobre un body negro, que cubría desde los pies hasta los dedos, la frente y más allá. El vestido llevaba dos colas negras y el look se completaba con unos tacones negros de punta. No se veía ni un milímetro de piel y su rostro estaba completamente oculto.

Hay otra prenda negra que se sabe que cubre completamente a quien la lleva, pero dudo que vea la luz del día en una alfombra roja en Occidente. El burka, después de todo, se ha convertido en un símbolo de extremismo, y cuando las mujeres musulmanas deciden llevar abayas y burkas que cubren la piel, se consideran asfixiantes y opresivas, lo más alejado de la alta moda y el glamour. Los burkas pueden proporcionar a sus usuarias el anonimato, lo que se considera una “amenaza para la seguridad” en muchas zonas del mundo occidental. Por su parte, un artículo de Elle utilizó el término “incógnito” para describir el aspecto de Kardashian.

Cuando el atuendo de Kardashian empezó a circular por Instagram, yo confiaba en que las publicaciones más importantes lo tacharan de “error”. Creía ingenuamente que un conjunto así no podría entrar en ninguna lista de “mejor vestidas”. Pero, por desgracia, las Kardashian pueden hacer que cualquier cosa parezca “cool”, incluso conceptos que se consideran bárbaros y retrógrados cuando los encarnan los musulmanes. “Artística”, “creativa”, “misteriosa” e “inventiva” fueron algunas de las palabras utilizadas para describir su extravagante atuendo.

Los usuarios de las redes sociales no fueron tan amables. Algunos compararon el traje con el de los dementores de Harry Potter o afirmaron que la estrella de reality se presentó en la alfombra roja con un “calcetín”. Pero para otros, las similitudes con el burka eran inconfundibles. Un usuario tuiteó que Kardashian estaba rindiendo “homenaje a los talibanes” con su elección de atuendo; otro contestó: “¡burka de alta costura!”. Cuando se trata de la alfombra roja y lo lleva una famosa estrella de la telerrealidad, el tono es desenfadado, incluso humorístico. Cuando una mujer musulmana lleva una prenda con el mismo nivel de cobertura, se produce un escándalo público sobre la inmigración, el fundamentalismo y el feminismo.

Esta es la tercera vez que Kardashian aparece en público con un traje negro que cubre todo el rostro en el último mes. El que se puso el sábado llevaba una espeluznante máscara de cuero que se cerraba con cremallera para cubrir todo su rostro. Las mascarillas para evitar la propagación de la pandemia son una cosa, y las capuchas negras tipo pasamontañas adornadas con herrajes metálicos son otra.

No puedo evitar encontrar esta “tendencia”, a falta de una palabra mejor, terriblemente oportuna, por no mencionar que es totalmente insensible a la luz de la situación actual en Afganistán, donde hace menos de un mes las tropas estadounidenses se retiraron de una nación que invadieron y luego dejaron en manos de los talibanes. Desde hace unos días, las mujeres afganas de todo el mundo hacen campaña contra la ley del burka con fotos que muestran sus coloridos trajes culturales, junto con hashtags como #DoNotTouchMyClothes, una extensión de la campaña #DontTouchMyHijab que se inició a principios de este año tras la prohibición del hijab en Francia para las menores.

En lo que respecta al burka, algunas mujeres lo llevan, con velo facial, por decisión propia. Pero las prohibiciones del burka, el niqab y el hiyab en varios países europeos y provincias canadienses coartan el derecho de estas mujeres a vestir como les plazca. Ver cómo se elogia a Kardashian por hacer exactamente lo mismo es, francamente, alucinante.

Leer más: Met Gala 2021: Kim Kardashian divide a los espectadores tras llegar en body negro con la cara cubierta

Por desgracia, esta ironía no es nada nuevo para las mujeres musulmanas, que llevan años vistiendo con modestia, pero que sólo recientemente han visto reflejadas sus preferencias de estilo en la moda dominante. Antes, cuando llevaban sus vestidos de manga larga y hasta el suelo, se las consideraba desaliñadas y monótonas. Pero cuando las pasarelas de Gucci, Valentino y Christian Dior, entre otras, empezaron a lucir cortes conservadores, fueron aplaudidas como “prairie-chic” y vanguardistas. La musulmana-estadounidense Hoda Katebi articula esta disonancia aún presente en el artículo que escribió en 2018 para Glamour titulado “Cuando llevas un cuello de tortuga eres elegante; cuando llevo uno, estoy oprimida”.

Tras los atentados del 11 de septiembre, la congresista Carolyn Maloney se vistió con un burka para pronunciar un dramático discurso a favor de la invasión de Afganistán. Declaró que era difícil ver, respirar e incluso cruzar la calle con el velo. Kardashian parecía no tener problemas para ver ni respirar mientras estaba en la alfombra roja de la Met Gala - eso, también, con tacones altos.

Con el sello de la marca Balenciaga, el atuendo de Kardashian obtuvo el visto bueno de demasiadas publicaciones de moda y críticos en Occidente. Un periodista de Fox News, conocido por su tendencia a la islamofobia, consideró que el traje de Kardashian era el segundo mejor look de la noche. Sería de suponer que la opinión de su canal sobre los burkas no sería tan entusiasta.

Además, el tema de la Met Gala de este año era la independencia de Estados Unidos. Algunas invitadas encarnaron el tema de forma creativa, con vestidos confeccionados con tela vaquera y un vestido con 50 flores, una de cada estado. Otras hicieron declaraciones sobre los impuestos y el patriarcado. El de Kardashian, sin embargo, no dice nada de “americano” ni de “independencia”; de hecho, muchos de sus elementos emulan el mismo símbolo del que Estados Unidos fue a la guerra para “liberar” a las mujeres. La hipocresía es evidente, así que, en ese sentido, quizá sea muy americana.