Reseña de Mr. Morale & The Big Steppers, de Kendrick Lamar: una tierna obra del poeta que marcó su generación

El primer álbum del rapero en cinco años es una inquietante y sorprendente meditación sobre la paternidad y la familia

Ben Bryant
viernes 13 mayo 2022 17:11
Kendrick Lamar anuncia nuevo álbum y fecha de lanzamiento
Read in English

El oráculo del hip-hop regresa con una corona de espinas para su última profecía: una sorprendente meditación sobre la paternidad, la familia y la amistad. El trabajo de Kendrick Lamar siempre ha sido introspectivo, pero Mr. Morale & The Big Steppers, con artistas invitados como Florence Welch, Beth Gibbons, Summer Walker y Sampha, tiene una delicadeza y una ternura sin precedentes para el padre de dos hijos de Compton, California.

Debido a esto, Mr. Morale and The Big Steppers recuerda más al segundo álbum de Lamar, good kid, m.A.A.d city, que sigue siendo uno de sus discos más personales. La tarjeta de presentación de Lamar es el hip-hop consciente: introspectivo, políticamente astuto, con juegos de palabras inteligentes y, a menudo, una maestría musical con inflexiones de jazz. Es un artista de los contrastes, que salpica la poesía reflexiva con desprecios brutales. ‘Mr. Morale’ recuerda ‘Cartoons and Cereal’ de 2013, una versión filtrada que nunca llegó a ninguno de los álbumes de Lamar debido a problemas de autorización de muestras, pero que sigue siendo una de sus canciones más conmovedoras (y amadas). En ella, la interpretación disociada de Lamar observa a un niño mirando dibujos animados mientras el caos se desarrolla a su alrededor.

Esos mismos temas se refractan a través de los ojos de un padre en ‘Worldwide Steppers’, una exploración de la paternidad que es una de las canciones más interesantes e inquietantes de Mr. Morale. Tiene un ritmo trepidante que golpea como un durazno magullado, gracias a su suave y retumbante muestra de la banda de rock británica Atomic Rooster. Aquí, Lamar está “jugando a Baby Shark con mi hija, evitando los tiburones de afuera al mismo tiempo. La vida como padre protector: mataría por ella”. Le encanta jugar con los contrastes, por lo que ‘Die Hard’ tiene una suave línea de flauta y una melodía dichosa. “Espero que no sea demasiado tarde para aclarar mis demonios”, canta Blxst, rapero/productor de Los Ángeles, en un suave cameo que da inicio a ‘Father Time’. Cuando Lamar se suelta en Mr. Morale, rara vez se dirige a otros raperos. Es cierto que nombra a Kanye y Drake aquí, pero es solo para decir que estaba “ligeramente confundido” por su reconciliación, y concluyó que todos ellos son “hombres adultos con problemas con sus padres”.

De hecho, la pista más despiadada es ‘We Cry Together’, que toma la forma de una discusión entre una pareja, no exactamente un rap de batalla, pero definitivamente no es un dúo. Florence Welch canta una bastante discreta introducción en el lugar invitado más improbable del álbum... hasta que la estrella de Zola, Taylour Paige, comienza a rapear momentos después: “Tú eres la razón por la que Harvey Weinstein tuvo que ver su fin. Tú eres la razón por la que R. Kelly no puede reconocer que es abusivo”. Lamar responde: “Las mujeres en general no pueden simplemente llevarse bien / ¿Por qué las per**s del R&B no hacen colaboraciones entre ellas?”

‘Purple Hearts’ tiene un verso invitado de Ghostface Killah y una participación típicamente exuberante y lánguida de la cantante de R&B, Summer Walker. “Cierra el hocico cuando escuches hablar de amor”, canta Lamar. Es un preludio del seguimiento de ‘Count Me Out’, que rechaza la fama: “He estado en todas las revistas, ¿qué es la fama para mí? / Es un juego para mí, ¿dónde está el dormitorio? / Dormir, no he tenido que presumir eso”. El regreso a lo real (la familia, el amor, la amista) es el hilo que une el álbum. En ‘Silent Hill’, Lamar está “Quitándome a las serpientes, quitándome a las personas falasas, me estoy deshaciendo de todos”. Y en ‘N95’, que trata sobre máscaras, pero no de las que combaten el covid-19, Lamar rapea: “Quítate toda esa m****a de diseñador y ¿qué te queda? Eres feo como la m***da”.

En ‘Crown’, la brillante y dispersa pieza central del álbum, Lamar rapea “No puedo complacer a todos” al ritmo de ‘Through the Night’ del pianista del sur de Londres Duval Timothy, una canción melancólica que recuerda a Chilly Gonzales. Es similar a ‘Mother | Sober’: otra canción impulsada por el piano con una línea escalofriante de la inimitable voz de Beth Gibbons de Portishead: fantasmal, infantil y clara como el cristal. Mr. Morale & The Big Steppers es un conjunto de canciones que profundizan en el conflicto y la reconciliación. Está anclado en la propia vida de Lamar, hasta una portada que presenta la primera confirmación del nacimiento de su segundo hijo, Enoch. Kendrick tiene bien merecido este momento de reflexión.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in