El viaje de Jessica Simpson de la adicción a la recuperación es valiente, conmovedor y poderoso

La una vez espumosa estrella estadounidense ha compartido una sincera fotografía de lo que ha calificado como su momento más bajo en 2017

Victoria Richards
martes 02 noviembre 2021 20:54
El príncipe Harry habla sobre su adicción al alcohol y las drogas
Read in English

Debe ser una de las cosas más difíciles de hacer: admitir al mundo que se ha tocado fondo. La mayoría de nosotros, si lo hiciéramos, probablemente nos envolveríamos en el secreto; rezaríamos para que muchas menos personas de las que conocemos se enteraran, y mucho menos para que vieran una instantánea de nosotros así, desesperados, esperando encontrar un punto de apoyo con el que salir. No es así Jessica Simpson.

En un asombroso acto de valentía, madurez y rebeldía, la estrella estadounidense -que creció en la misma época del pop que Britney Spears y Christina Aguilera, antes de debutar en el cine como Daisy Duke en The Dukes of Hazzard- ha compartido una sincera fotografía de su momento más bajo en 2017.

Publicó la imagen en Instagram, junto a este emotivo pie de foto: “Esta persona en la madrugada del 1 de noviembre de 2017 es una versión irreconocible de mí misma. Tenía mucho que descubrir y explorar.

“Sabía que en este mismo momento me permitiría recuperar mi luz, mostrar la victoria sobre mi batalla interna de autoestima y enfrentarme a este mundo con una claridad penetrante. Personalmente, para hacerlo necesitaba dejar de beber alcohol porque mantenía mi mente y mi corazón dando vueltas en la misma dirección y, sinceramente, estaba agotada. Quería sentir el dolor para poder llevarlo como una insignia de honor. No puedo creer que hayan pasado 4 años”.

Y Simpson, que ahora tiene 41 años, abordó con valentía las percepciones negativas de la adicción que todavía existen. “Hay tanto estigma en torno a la palabra alcoholismo o la etiqueta de alcohólico”, señaló. “El verdadero trabajo que había que hacer en mi vida era aceptar realmente el fracaso, el dolor, la ruptura y el autosabotaje. La bebida no era el problema. Lo era yo. No me amaba a mí misma. No respetaba mi propio poder. Hoy lo hago. Soy libre”.

Como sabrá cualquiera que se haya preocupado por alguien con problemas de adicción -o que haya estado en recuperación-, el secreto es a veces el obstáculo más duro para lograr el consuelo a través de la sobriedad.

Donde hay secretismo, suele haber vergüenza: y la vergüenza es lo que puede mantener a la gente anclada en el suelo, sin poder encontrar un respiro en las nubes. Se necesita una enorme fuerza para reconocer que se está luchando, para decir la verdad y para admitir que se necesita ayuda, especialmente delante de extraños. Al compartir esta singular imagen, Simpson ha roto los grilletes del estigma que puede resultar tan restrictivo, y hay que elogiarla con razón.

Ya había escrito sobre su adicción en sus memorias de 2020, tituladas Open Book, en las que decía que creía que el trauma de los abusos sexuales sufridos en la infancia le había llevado a depender de las drogas y el alcohol. Las memorias también revelan que tomó pastillas para adelgazar durante más de 20 años. Pero ahora, como dice en este último post, ha “hecho las paces con los miedos y aceptado las partes de mi vida que son simplemente tristes”.

Leer más: Tiger King no necesita una segunda temporada, apenas necesitaba una primera

Hace poco cené con un amigo íntimo que lleva décadas luchando contra una adicción al alcohol; le he visto pasar por repetidos periodos de rehabilitación, experimentar múltiples tocamientos de fondo y volver a la rutina con demasiada facilidad. Este reciente encuentro fue diferente. Al igual que Simpson, parece que él también ha elegido este momento para liberarse finalmente.

“Tengo una sensación de calma en mi interior”, me dijo mientras bebía un sorbo de agua. “Tenía que encontrar mi propio camino y hacerlo por mí, y está funcionando, por ahora. Han pasado 90 días”.

Mientras le observaba “decir su verdad”, con los ojos claros y coherentes, honesta y desafiante (también le pedí permiso para escribir sobre ello aquí), me di cuenta de que ahí es donde reside la verdadera fuerza: en ser dueño de tu historia, con verrugas y todo, en mirar atrás no con vergüenza, sino con aceptación, compasión y amor propio. Al igual que Simpson ha asumido la suya.