Ya sea que Harry y Meghan compartan demasiado o no digan nada, siempre estarán equivocados

Al hacer una apuesta por la libertad, la pareja ha entrado en un purgatorio de relaciones públicas, donde son criticados rotundamente hagan lo que hagan

Sophie Gallagher
martes 25 mayo 2021 13:28
El príncipe Harry revela que abusó de las drogas y el alcohol para afrontar la muerte de su madre
Read in English

Han pasado tres años desde aquel soleado fin de semana de fiesta en el que el mundo vio al Príncipe Harry y a su novia californiana, Meghan Markle, caminar hacia el altar en la Capilla de San Jorge en Windsor.

Hemos estudiado detenidamente todos los detalles de la boda. Su vestido de Givenchy, el anillo de diamantes de Botsuana, un ramo de las nomeolvides favoritas de la princesa Diana, el príncipe Carlos acompañando a Meghan al altar y la llamativa ausencia de su propio padre.

Hoy, por el contrario, esperamos que el hito de la relación esté rodeado de más privacidad. No habrá publicaciones en las redes sociales por el aniversario (los Sussex tuvieron que renunciar a su página oficial de Instagram cuando se apartaron de las obligaciones reales, el castigo perfecto para los jóvenes rebeldes); no habrá un vídeo entre bastidores de Meghan desayunando en la cama y desenvolviendo su regalo de cuero; y no habrá un mensaje de felicitación en Twitter por parte de la familia política. Tal vez otra recaudación de fondos benéfica temática añadida a la cartera de Archewell: para el cumpleaños de Archie, la pareja pidió dinero para la equidad de la vacuna (¿cuándo dejaron los niños de querer Scalextric?).

Esta es la nueva era de los Sussex. Harry y Meghan 2.0: los años de Montecito. No debería sorprendernos que la pareja se incline simultáneamente más por la vida familiar privada que siempre dijeron que querían, al tiempo que siguen dándose (y a su trabajo) la suficiente publicidad como para obtener beneficios y pagar las facturas sin apoyo. Y sin embargo, el mundo está indignado.

Al hacer una apuesta por la libertad, la pareja ha entrado en un purgatorio de relaciones públicas, en el que se les critica rotundamente hagan lo que hagan. Si no comparten nada, se les condena por ocultar al público. Si comparten más de la cuenta, se les acusa de cortejar implacablemente la publicidad. Si pensabas que había un punto intermedio en el que quizás podían compartir un poco sin comprometer sus límites, la reacción a la única foto en tono sepia de Archie en su segundo cumpleaños -criticada por ocultar su rostro- demuestra lo contrario.

Con el inminente nacimiento de su hija, la escritura ya está en la pared. Dado que la pareja se resistió a muchas de las expectativas tradicionales en torno al nacimiento de Archie a pesar de estar todavía en el redil real -dar a luz en el Ala Lindo, las fotografías en las escaleras del hospital, el bautizo público, compartir los nombres de los padrinos-, sería totalmente lógico deducir que irán aún más lejos para proteger a su segundo hijo. Sobre todo uno que llega tras la tragedia de un aborto espontáneo.

Leer más: Príncipe Harry habla sobre su salud mental, la muerte de Diana y sus arrepentimientos en nuevo documental

Ya vemos que es probable que el duque y la duquesa se tomen su tiempo a la hora de decidir cómo y cuándo dar a conocer la información sobre su hija, quizás esperando días o incluso semanas para hacerlo en sus propios términos. Dado que ni siquiera han especificado el mes en que saldrá de cuentas, esto no debería ser imposible. Puede que con el tiempo tengamos una fotografía, pero si esperas un álbum de Facebook subido desde la piscina de partos, piénsatelo dos veces.

Sea cual sea el modo en que aborden el parto, ya deberíamos saber que están condenados si lo hacen y condenados si no lo hacen. Por mucho o poco que decidan compartir, las críticas continuarán igualmente.

Desde que han dado un paso atrás, Harry y Meghan han dejado de ser meros personajes públicos para convertirse en villanos de pantomima para los haters y en cruzados morales para los fans. En el mundo de los Sussex, no hay votantes flotantes. Un vídeo bastante condenatorio realizado por los YouTubers Josh Pieters y Archie Manners demostró lo arraigado que está el tribunal de opinión, ya que los comentaristas reales analizaron y se burlaron del contenido de la entrevista con Oprah Winfrey, aunque al parecer todavía no la habían visto.

De hecho, la narrativa en torno a Meghan y Harry ya no se centra en cómo se comportan, sino en cómo se afianza la posición de cada bando. Tanto si lo que Harry y Meghan deciden hacer es totalmente razonable como si es bastante molesto, los titulares siguen siendo los mismos.

Si hubieran volado en el nido dorado a costa del erario público, habrían estado montados en el tren de la salsa de palacio. En lugar de eso, han cortado los lazos y ahora están haciendo su mejor actuación de cazadores de trabajos milenarios (quizás ellos también escriben su CV mientras ven reposiciones de “Homes Under The Hammer”), y aún así se les acusa de todo, desde plagiar libros para niños hasta sacar provecho de su estatus real. Cuando mantienen en secreto sus problemas de salud mental, se les acusa de mentir; cuando hablan de ellos abiertamente, los informativos gritan “quejica real: El príncipe Harry vuelve a hacer de las suyas”.

Sus asociaciones con Netflix, Spotify y Apple TV, entre otras, han sido consideradas en algunos sectores como la máxima monetización de la marca real, sirviendo una parte de la Reina a los capitalistas de Silicon Valley. Pero, ¿preferirían los críticos que se conformaran con algo menos llamativo? ¿Un sillón de ratán en colaboración con John Lewis? ¿Una gama de camisetas con el lema “leyenda de la broma” en QVC? Está claro que todas las opciones que se ponen sobre la mesa vienen acompañadas de una orden de crítica.

Fundamentalmente, que quieran ganar dinero para pagar su hipoteca con las mejores ofertas disponibles, que deseen corregir las falsas representaciones de la prensa, pero que también mantengan su vida familiar a puerta cerrada, no es una contradicción inherente ni una petición salvajemente ambiciosa. Sin embargo, al intentar tomar el control de la narrativa, han sellado su propio destino y han puesto una diana en sus espaldas.

Mucha gente no quiere que los Sussex lo tengan todo, que el plan haya funcionado y que cabalguen hacia el atardecer para vivir felices para siempre. En lugar de eso, siempre están aullando en la barrera, listos para dar un pulgar hacia abajo. Para gritar en la cámara de eco y escuchar de vuelta: tenías razón todo el tiempo.