Mujer que creció en la pobreza destaca las diferencias de hábitos entre ella y su esposo de clase alta

Michaela guarda frascos porque le enseñaron a “nunca tirar nada”, mientras que su esposo recicla o tira cosas cuando termina con ellos

Chelsea Ritschel
lunes 02 agosto 2021 12:40

Según Michaela, las diferencias económicas entre ella y su marido hacen que hayan desarrollado hábitos diferentes en lo que respecta a la comida y el dinero

Read in English

Una pareja de TikTok ha puesto de manifiesto las diferencias de comportamiento que muestran el resultado de haber crecido en clases económicas diferentes.

Los esposos Michaela y Alex, que utilizan el nombre de usuario @cuddleswpuddles en TikTok, hablaron recientemente de cómo sus circunstancias tempranas influyeron en sus comportamientos como adultos en una serie de tres partes.

En el primer vídeo, Michaela explica que creció en la pobreza y experimentó la falta de vivienda y la inseguridad alimentaria durante su infancia y su primera edad adulta, mientras que su marido Alex creció en la clase alta.

Según Michaela, las diferencias económicas entre ella y su marido hacen que hayan desarrollado hábitos diferentes en lo que respecta a la comida y el dinero.

“Cuando como una comida, siempre termino mi plato porque no se me permitía levantarme de la mesa hasta terminar mi plato y me decían que era una derrochadora si no lo hacía”, dijo mientras mostraba su plato en comparación con el de su marido. “Mi marido come hasta saciarse como un humano normal”.

Michaela reveló entonces que guarda todos los recibos de las compras “por si hay algo malo con algo que compré y tengo que devolverlo”, mientras que su marido no guarda recibos ya que sigue una mentalidad de: “Si hay algo malo con lo que compró, simplemente comprará otro”.

Las diferencias también son evidentes cuando se trata de reutilizar, ya que Michaela revela que tiene una “colección de tarros” por si puede reutilizarlos, ya que le enseñaron a “no tirar nunca nada”.

Su marido, sin embargo, no tiene ningún problema en tirar o reciclar las cosas cuando ha terminado con ellas.

Las diferencias también se hacen patentes cuando la pareja hace las compras en el supermercado, según la segunda parte de la serie, en la que Michaela explica que Alex siempre compraba productos de marca antes de que ella le enseñara que “la marca de la tienda es igual de buena, con algunas excepciones notables”.

Leer más: Salma Hayek comparte el secreto del éxito de su matrimonio de 12 años: “sin resentimientos”

Según Michaela, ella y su marido también tuvieron experiencias diferentes a la hora de limpiar, ya que contó a los espectadores que Alex era mejor “recogiendo” porque entonces dependía de un servicio de limpieza cuando crecía, mientras que ella tuvo que aprender a limpiar porque “si quería que algo estuviera limpio tenía que hacerlo yo misma”.

Las disparidades de riqueza de la pareja también son evidentes cuando se trata de la propiedad de aparatos electrónicos y otros bienes de lujo, con Michaela explicando a los espectadores que, aunque ambos tienen 26 años, su marido “nunca ha comprado un coche, un ordenador portátil o un teléfono móvil por sí mismo”.

“Y yo he comprado todos los coches, portátiles y teléfonos móviles que he tenido”, continuó Michaela, añadiendo que las diferencias eran incluso evidentes cuando se trataba de mascotas, ya que su marido creció con poodles de pura raza, mientras que su “perro de la infancia era un chucho de la perrera”.

En la tercera parte de la serie, que Alex narró, compartió algunos de los interesantes hábitos que ha observado, como que su mujer guarda todos los utensilios, servilletas y salsas de plástico que vienen con cada pedido de comida para llevar.

“También guarda todas nuestras bolsas de regalo, lo que es estupendo para las vacaciones, los cumpleaños y la entrega de regalos”, dice, y añade que eso lo hace “mucho más fácil”.

Michaela también es estricta cuando se trata de ahorrar electricidad, y Alex explica que su mujer apaga la luz inmediatamente después de salir de una habitación, aunque piense volver a entrar.

Según Alex, otra de las diferencias alimentarias entre la pareja es la que se refiere a las sobras, ya que comentó a los espectadores que a él le gusta terminar las sobras mientras que su mujer “no se termina nada de lo que hay en la nevera”, lo que explicó es un “subproducto de su crecimiento con inseguridad alimentaria y de no saber necesariamente de dónde vendrá su próxima comida a veces”.

A pesar de sus diferencias e idiosincrasias, la pareja terminó la serie con una nota dulce.

“Todo el mundo tiene diferencias en su forma de crecer, pero si puedes resolver las cosas grandes, las pequeñas se solucionan solas”, concluyó Alex.

La serie se ha convertido en viral en TikTok, donde uno de los vídeos ha sido visto más de 4.8 millones de veces, y donde ha calado entre muchos espectadores.

“La [página para ti] se está volviendo extrañamente específica lol. Tenemos la misma dinámica”, mencionó una persona.

Otro precisó: “¡Mi pareja y yo somos exactamente iguales! Me he dado cuenta de muchas de estas diferencias, pero no las había juntado hasta ahora”.

En cuanto a por qué la pareja sintió que era importante crear la serie, Michaela dijo a BuzzFeed: “Estas cosas no se discuten mucho, y creo que mucha gente ni siquiera se da cuenta de cómo su estatus socioeconómico al crecer determina sus hábitos personales de adulto”.

The Independent se ha puesto en contacto con Michaela para que haga sus comentarios.