Reseña de ‘Pinocho de Guillermo del Toro’: la película de animación stop-motion más hermosa en años

El director de ‘El laberinto del fauno’ vuelve a uno de sus temas más destacados: la abrasadora falta de humanidad del fascismo y sus rigurosas ideas de conformidad y masculinidad

Clarisse Loughrey
miércoles 11 enero 2023 23:18

Tráiler de ‘Guillermo del Toro’s Pinocchio’

¿Por qué el cine está tan fascinado con el niño de madera que quiere una vida de carne y hueso? Guillermo del Toro’s Pinocchio ya es la segunda adaptación del cuento de hadas lanzada este año, después de la monstruosidad de acción en vivo con ojos muertos que apareció en Disney+ hace tres meses. Pero para aquellos que buscan hacer algo más que explotar la nostalgia, este cuento ofrece un tipo especial de asombro.

La novela de 1883 de Carlo Collodi sirvió como advertencia moral a los campesinos italianos: si no trabajaban duro, podrían terminar como el pobre Pinocho, que fue convertido en burro como castigo por su impulsividad. Pero, a través de sus muchas versiones, el niño títere se ha transformado en la antítesis del monstruo de Frankenstein, prueba de que la capacidad de la humanidad para crear vida a partir de lo inerte puede ser una fuente de alegría y no un acto de orgullo imprudente.

Del Toro, el hombre detrás de Pan’s Labyrinth, The Shape of Water y Nightmare Alley de este año, tiene un profundo afecto por las monstruosidades de todos los tipos. Codirigiendo con Mark Gustafson, quien trabajó como supervisor de animación en Fantastic Mr. Fox de Wes Anderson, Del Toro abrazó la poesía en la artesanía y dio paso a la película de animación stop-motion más hermosa desde hace muchos años.

Hay una cualidad pictórica magnífica en la forma en que la luz de la luna se filtra a través de las vigas, o en cómo las olas tumultuosas rozan la masa retorcida de la criatura marina Monstro. Los personajes aquí tienen el mismo aspecto rústico y tallado de las figurillas de reloj de cucú de Geppetto, aunque la forma en que aprietan las mandíbulas y tuercen los labios da una sensación real de músculos debajo de la piel.

Más allá del interés de Del Toro por la antinaturalidad innata de Pinocho y la tierna manualidad que lo creó, en esta versión hay pocos elementos que realmente la vinculen con la historia original de Collodi. La película es mucho más rica por ello. Junto al coguionista Patrick McHale, el director volvió a uno de sus temas más destacados: la abrasadora inhumanidad del fascismo y sus ideas rigurosas de conformidad y masculinidad. Pero esta vez es un musical, con delicadas tonadas de alhajero compuestas por Alexandre Desplat.

Replanteada como una historia sobre la Italia de Mussolini en los años treinta, la película ve a Geppetto (David Bradley) esculpir borracho a Pinocho (Gregory Mann) debido a la ira ciega por su propio destino, después de haber perdido a su amado hijo Carlo bajo la más oscura de las circunstancias. Inspirada en las ilustraciones de Gris Grimly de una edición de 2002 de la novela de Collodi, este Pinocho es muy destartalado y muy Del Toro: todas las articulaciones rotas y los clavos expuestos.

El hada azul, que le otorga conciencia, ahora aparece como un espíritu etéreo de las montañas con ojos saltones (con la apropiada voz de Tilda Swinton). Su hermana (también Swinton), que gobierna el inframundo, es una criatura parecida a una esfinge, a cargo de una pequeña fuerza de conejos zombis. Incluso el guía y la conciencia de Pinocho, Sebastian J. Cricket, (Ewan McGregor) se convirtió en un escritor sin dinero (con tintes del personaje de McGregor en Moulin Rouge) cuya constante desgracia podría leerse como un comentario sobre la flagelación de los intelectuales bajo los regímenes autoritarios.

Eso puede sonar como mucho para una película que todavía está (algo) dirigida a niños, pero la franqueza de Del Toro y McHale sobre estos temas habla directamente del poder de la inocencia de un niño. Pinocho es tildado de disidente simplemente porque no está familiarizado con las crueles locuras de la sociedad adulta. El oficial fascista de la ciudad (Ron Perlman) no puede convertir a los niños en burros, pero los obliga a ir a campamentos juveniles para jugar a la guerra. En una rebelión inconsciente, los reclutas se ríen a carcajadas cuando se dan cuenta de la inutilidad de su juego. Puede que no sea una invención de Collodi, pero es una señal de que el poder duradero de su historia proviene directamente de su maleabilidad. El niño de madera pertenece de todo corazón a quien lo esculpe.

Dirección: Guillermo del Toro, Mark Gustafson. Protagonistas: Ewan McGregor, David Bradley, Gregory Mann, Ron Perlman, Finn Wolfhard, Cate Blanchett, Christoph Waltz y Tilda Swinton. Clasificación PG, 117 minutos.

Guillermo del Toro’s Pinnochio ya está disponible para transmitir en Netflix

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in