Grand Army: la Generación Z está más preocupada que nunca en este convincente drama de secundaria

El nuevo drama de Netflix tiene más que decir que las típicas provocaciones de programas anteriores para adolescentes

Annabel Nugent@annabelnugent
lunes 19 octubre 2020 01:25
Amalia Yoo como la solitaria estudiante de primer año Leila Zimmer en 'Grand Army'
Amalia Yoo como la solitaria estudiante de primer año Leila Zimmer en 'Grand Army'
Read in English

"Me estoy ahogando en AP en este momento, no tengo tiempo para lidiar con un feto de mierda", dice una niña con un pie en el asiento del inodoro, haciendo una mueca de dolor mientras su amiga se arrodilla para intentar pescar un condón usado dentro de ella. Es terriblemente íntimo y horriblemente visceral. Pero luego se acabó. Las amigas emergen, blandiendo el condón recuperado como un trofeo, en un vestuario de chicas adolescentes coreando la letra de “Bodak Yellow” de Cardi B. Y el incidente está casi olvidado.

Grand Army es la última serie en probar suerte en un tema notoriamente resbaladizo: Cómo viven los jóvenes ahora. Continuando con la tradición de Euphoria, 13 Reasons Why y antes de ellos, Skins, el programa muestra la adolescencia moderna como una secuencia de sexo, drogas, alcohol, redes sociales, desplazamiento, depresión, más sexo y más desplazamiento. Sin embargo, el programa tiene buenas intenciones. Su narrativa se rige por lo que parece ser un interés sincero en retratar las presiones que enfrentan los Gen-Zers, y son estas buenas intenciones las que permiten que la serie tenga éxito de muchas maneras, pero no todas.

El drama de Netflix, basado libremente en la obra Slut de Katie Cappiello, quien también se desempeñó como showrunner por primera vez en el proyecto, sigue a cinco estudiantes que asisten a la escuela secundaria pública titular de Brooklyn, Grand Army.

Joey Del Marco (Odessa A'zion) es lo más parecido al protagonista del programa. Ella es la chica genial, solo que en lugar de emular a Regina George, Joey llama a Alexandria Ocasio-Cortez su mejor amiga y protesta por el código de vestimenta sexista de la escuela pavoneándose por los pasillos con una camisa de "libera el pezón".

Los chicos geniales de Grand Army se despiertan, algunos genuinamente, otros solo superficialmente. En una apuesta por el afecto de Joey, Tim (Thelonius Serrell-Freed) y Luke (Brian Altemus) discuten sobre quién entiende mejor la misoginia, cuando en realidad cuenta, ninguno de ellos lo hace.

Grand Army encuentra su corazón en sus actores adolescentes notablemente talentosos, particularmente A'zion, Odley Jean (Dominique) y Amalia Yoo (Leila). El éxito de sus actuaciones radica en su capacidad para cambiar de modo sin problemas. En una escena, emanan esa molesta invencibilidad adolescente, endurecidos ante cualquier cosa y cínicos en todo. En la siguiente, la serie les da la vuelta para exponer tiernos y suaves vientres, magullados incluso por un texto sin respuesta.

Cappiello tiene muchos puntos que destacar: sobre sexismo, redes sociales, consentimiento, drogas, clase, salud mental, presión familiar, feminismo, feminismo blanco, racismo, racismo casual, activismo, activismo performativo. Es mucho. Y como resultado, algunos temas candentes se sienten lamentablemente descomprimidos. La trama secundaria del terrorismo (presentada en los primeros 10 minutos por medio de un terrorista suicida cercano) es una carga que lleva principalmente Sid (Amir Bageria), un estudiante indio-estadounidense que anticipa que se le perfilará racialmente después del ataque.

Sin embargo, otros temas están dando más espacio para respirar. La tierna interpretación de Jean como Dominique, una estudiante con dificultades económicas, evita que la historia se sienta triste por la tristeza.

Como en cualquier programa de secundaria, a estos adolescentes les pasan cosas malas. Pero nunca se demora lascivamente en ellos. Programas como 13 Reasons Why demuestran la facilidad con la que las representaciones de la transgresión adolescente pueden convertirse en pornografía de tortura adolescente. Grand Army logra evitar el mismo destino.