El documental muestra la misoginia y la crueldad con la que ha sido tratada por la industria de la música, los medios de comunicación y un público elástico

Framing Britney Spears: un relato profundamente triste que carece de evidencia sólida

El documental del New York Times muestra la misoginia y la crueldad con la que se ha tratado a Spears, pero carece de rigor periodístico

Fiona Sturges@FionaSturges
martes 16 febrero 2021 19:25
Read in English

A principios de 2008, la vida de Britney Spears, aparentemente, había dado un giro desesperado. Su matrimonio con Kevin Federline había llegado a su fin; había perdido la custodia de sus dos hijos; y, a la mirada de los paparazzi, se había afeitado todo el cabello. Agarrando la maquinilla de afeitar en el salón con fachada de cristal, se dice que dijo: “no quiero que nadie me toque. Estoy cansada de que todos me toquen". En Framing Britney Spears, un documental de The New York Times, se muestra un clip de ese mismo año, en el que se le pide a un concursante de un concurso que mencione “algo que Britney Spears ha perdido”. Entre las respuestas correctas iluminadas en un marcador gigante están "su marido", "su cabello" y "su mente".

La película proporciona un relato en gran parte cronológico de la vida de la cantante, contada a través de entrevistas de archivo, imágenes de películas caseras, clips de conciertos y fotografías, además de conversaciones con quienes la han conocido, entre ellos su ex asistente Felicia Culotta (no entre ellos su padre, Jamie , o cualquiera de sus familiares o amigos cercanos). Muestra la misoginia y la crueldad con la que ha sido tratada por la industria de la música, los medios de comunicación y un público elástico.

Ciertamente, hay una profunda tristeza en la yuxtaposición de la Britney adolescente tardía, la piel y dientes relucientes, irradiando calidez y buen humor, y la Britney frágil y llorosa de 10 años después, atrapada en los faros de la fama. Al comienzo de la carrera de Spears, su imagen era un experimento de marketing estrictamente controlado: para las jóvenes que compraron sus discos, era una hermana mayor genial, pero para los hombres representaba algo más oscuro, una tentadora lolita en racimos y rodillas. Pero en unos pocos años, ese control se había derrumbado y el mundo se adueñó de su imagen, presentándola de diversas maneras como inmoral, loca, una madre terrible y una broma en un programas de concursos.

Hay claras similitudes entre esta película y el documental Amy Winehouse de Asif Kapadia, “Amy,” sobre todo en su retrato de los paparazzi hambrientos que están para siempre en la cara de Spears o apiñándose alrededor de su automóvil, todo el tiempo fingiendo preocupación por su angustia. Pero donde Amy contó una historia tristemente familiar de un talento musical extinguido, esta se desvía en una dirección diferente y extraña mientras trama la ruptura de Spears y la subsiguiente curaduría que entregó el control de las decisiones sobre su salud, negocios y finanzas a su padre. quien, según se afirma, estuvo ausente durante toda su infancia. De hecho, la segunda mitad tiene el tono de una serie de crímenes reales, con una gran cantidad de especulaciones, ya que se pregunta si Spears, que ahora tiene 39 años, está siendo explotada y controlada contra su voluntad.

La película está respaldada por relatos del movimiento #FreeBritney, una movilización en línea de fanáticos que piden la liberación de Spears de la tutela (que, por cierto, fue confirmada en un tribunal la semana pasada). Al principio, estos fervientes devotos que dicen que sus propias vidas fueron salvadas por la cantante vienen como locos y chiflados, aunque cuando los volvemos a encontrar cerca del final, después de una hora inmersos en la agonía de Spears, parecen considerablemente más cuerdos. Esto lo convierte en un arco narrativo ordenado, incluso si carece de rigor periodístico.

Framing Britney Spears subraya expertamente la crueldad de la cultura de las celebridades y hace preguntas serias sobre la forma en que las mujeres jóvenes son tratadas como un juego limpio por los entrevistadores y aquellos que esperan ganar dinero rápido con una foto en un estacionamiento. Pero en cuanto a la competencia de Spears con respecto a manejar sus asuntos, o la realidad de su vida bajo la tutela, no puede ofrecer pruebas contundentes, y su posicionamiento de los fanáticos de Spears como sus salvadores parecería otro ejemplo de que su narrativa está siendo secuestrada por extraños, por muy bien intencionados que sean. Quizás el pronunciamiento más sabio aquí proviene del antiguo abogado de Spears, Adam Streisand: "No sabemos lo que no sabemos".