Reseña de ‘Doctor Strange in the Multiverse of Madness’: Sam Raimi no puede rescatar un desastre total

La secuela de Marvel comienza con una exposición implacable, antes de ceder más y más bajo al peso de sus mágicos MacGuffins

Clarisse Loughrey
jueves 12 mayo 2022 17:41

Tráiler de ‘Doctor Strange in the Multiverse of Madness’

Dirección: Sam Raimi. Protagonistas: Benedict Cumberbatch, Elizabeth Olsen, Chiwetel Ejiofor, Xochitl Gomez, Rachel McAdams, Benedict Wong, Michael Stuhlbarg. 12A, 126 minutos.

Siempre había pensado que el atractivo del multiverso radicaba en su infinita posibilidad. Imaginar que el único límite de la existencia es la amplitud de nuestra propia imaginación: que cualquier cosa que podamos conjurar podría estar ahí fuera, nacer en un universo alternativo. Bueno, gracias, Marvel, por mostrarme lo equivocada que estaba. Resulta que el punto del multiverso, y de Doctor Strange in the Multiverse of Madness, no es su potencial creativo. Son sus cameos. Podrían existir un millón de universos, y todos contendrían apariciones sorpresa de personas y cosas por las que los fans pueden gritar y gritar, antes de comprarlos como juguetes a la salida del cine.

Doctor Strange in the Multiverse of Madness es, en esencia, Spider-Man: No Way Home menos toda la nostalgia teñida de rosa o la máquina de carisma de un solo hombre que es Andrew Garfield. Tampoco tiene ni una onza de la diversión con su presunción central que hizo Spider-Man: Into the Spider-Verse de 2018, menos una sola secuencia en la que el Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) dotado de magia se encuentra dando tumbos a través de un portal tras otro, universo tras universo. Todavía hay uno gobernado por los dinosaurios. Uno donde las personas están hechas de salpicaduras de pintura. Otro que es todo bidimensional. El público los saluda a medida que pasan, antes de que Strange regrese al mismo set de la calle de la ciudad de Nueva York con un poco de CGI adicional en el fondo.

Cualquier oportunidad de poner en serio la “locura” en este multiverso se ve frustrada por los deseos abarrotados y entrecruzados de sus tres personajes principales. Strange, quien ya rompió el multiverso una vez en No Way Home, todavía lidia con las mismas dificultades con las que se ha enfrentado desde su película en solitario de 2016: sopesar la responsabilidad personal y el riesgo personal. Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen), mientras tanto, se ha transformado por completo en la personalidad obstinada y trágica de “Bruja Escarlata” que descubrió en la serie del año pasado, WandaVision, la cual se emitió en Disney+ (sí, si no te has mantenido al día con los programas de televisión, esta película no te concederá ninguna piedad). No se detendrá ante nada para reunirse con los dos hijos que conjuró en su mente. Un nuevo héroe, America Chávez (una simpática Xochitl Gomez), también ha salido al azar de un portal. Como pronto descubrimos, tiene una tendencia a saltar universos cada vez que está bajo presión.

La película comienza con una gran cantidad de exposición, pero luego comienza a ceder más y más bajo el peso de su vasta tradición y los mágicos MacGuffins (elementos narrativos que justifican las tramas de una película). Hay dos libros de hechizos muy importantes, uno bueno y otro malo, y una serie exhaustiva de armas, nombres, leyendas y comités. Pero es difícil encontrar mucha alegría en ese nivel de construcción mundial cuando Multiverse of Madness está dominado por dos sentimientos febriles y caóticos: ver al jefe de MCU, Kevin Feige, intentar sentar las bases para la próxima fase en sus planes de gran franquicia, y al mismo tiempo tratar de atar los cabos sueltos de lo que ha venido antes.

Pero estos son cabos sueltos estructurales, no emocionales. Mientras que el guionista Michael Waldron desplegó un delicado trabajo de personajes en su reciente serie de televisión de MCU, Loki, protagonizada por Tom Hiddleston, aquí es prácticamente un trabajador de la construcción y descubre mecánicamente cómo esta persona puede conectarse con esta otra, en lugar de permitir que los miedos y deseos individuales guíen las tramas de la película. Strange todavía, por ejemplo, suspira por Christine Palmer (Rachel McAdams), a pesar de que su personaje básicamente desapareció de la faz del planeta después de su película en solitario. Y no en el sentido literal, por el chasquido Thanos.

Con la reintroducción de Jane Foster, el personaje de Natalie Portman, en el próximo Thor: Love and Thunder, esto parece ser la primera parte de la gira de disculpas de Marvel “lo siento, nos olvidamos de todos los intereses amorosos femeninos”. Pero es difícil construir sobre una relación que, en última instancia, no ha sido una preocupación central para Strange. Él es, después de todo, un tipo que todavía lucha con el hecho de que ayudó a destruir temporalmente la mitad de toda la vida para al final salvar el universo.

Rachel McAdams, Benedict Cumberbatch y Xochitl Gomez en ‘Doctor Strange in the Multiverse of Madness’

Sin embargo, la mayor víctima de las maquinaciones de Multiverse of Madness es la Wanda de Olsen. Un personaje secundario que pasó la mayor parte de su tiempo en la pantalla sin nada más que miseria, al fin se le otorgó profundidad y riqueza emocional en WandaVision, solo para que Multiverse la redujera al rasgo de personaje único de “madre desesperada”.

Ella encarna una suposición extraña de la que MCU ha sido culpable varias veces: que si se nos ha dado una sola oportunidad de vincularnos con un personaje, ese afecto incorporado por sí solo será suficiente para llevarnos a través de cada aparición contractual futura. Y es una vergüenza particular para la propia Olsen. Por sorpresa, todavía ofrece una actuación tan cruda y honesta como puede mientras flota frente a una pantalla verde y repite la misma variación de “No soy un monstruo, soy una madre” hasta el hastío.

Con todo eso en mente, la contratación de Sam Raimi se siente casi como una distracción: inteligente, pero sigue siendo una distracción. Multiverse of Madness nos brinda lo que muchos fanáticos de MCU han pedido a gritos: en primer lugar, un poco de sangre real, gore y violencia, incluso si se entrega de la manera más familiar posible. En segundo lugar, un poco más de brillo y color. Raimi es el director ideal para ofrecer ambas cosas. El Raimi que conocemos de la trilogía Evil Dead y Drag Me to Hell nos trae globos oculares arrancados, demonios resucitados y ángulos de cámara temblorosos y demoníacos. El Raimi que dirigió la trilogía original de Spider-Man nos ofrece un puñado de secuencias que parecen haber sido arrancadas de las páginas de un cómic. Se deleitan con los actos heroícos algo tontos de los superhéroes de corazón puro.

Pero Multiverse of Madness es, inevitablemente, una película de Raimi solo en estética, un poco como si arreglaras a una rata de alcantarilla, le pusieras un lazo rosa en la cabeza y la vendieras como un chihuahua.

Doctor Strange in the Multiverse of Madness llega a los cines británicos a partir del 5 de mayo

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in