Stephanie Beatriz: “A menudo se presenta a las personas bisexuales como muy promiscuas”

La actriz de 'Brooklyn Nine-Nine' colgó sus esposas para interpretar a una adolescente mágica en la nueva animación 'Encanto'. Habla con Annabel Nugent sobre papeles queer en televisión, sus dificultades con ser encasillada e interpretar a la princesa de Disney que nunca creyó que sería cuando era niña

jueves 02 diciembre 2021 16:07
Read in English

Stephanie Beatriz está muy sonriente hoy. La actriz habla con sus manos. Con sus hombros también. Se balancean mientras ella asiente con la cabeza arriba y abajo, lado a lado. Usa su cuerpo en la conversación, incluso en Zoom, arquea las cejas en diversos grados como si fuera un barómetro de emoción. Es extraño ver a Beatriz tan efusiva. La estadounidense de 40 años no es conocida por su expresividad. De hecho, lo opuesto. Es conocida por una expresión: inexpresiva.

Esa estoicidad pertenece solo a Rosa Díaz, el personaje de Beatriz en Brooklyn Nine-Nine y el papel por el que es más conocida. La comedia policial, protagonizada por Andy Samberg y Terry Crews, ha acumulado premios y una enorme base de fanáticos, gran parte de ellos adoran a la seria detective de Beatriz, Rosa, que tenía problemas de control de la ira y afición por las chaquetas de piel. A lo largo de las ocho temporadas del programa, su personaje desagradable se volvió muy querido. Pero Beatriz hace algo diferente en su último lanzamiento, Encanto. Para empezar, es una caricatura.

La película de Disney, que ya está en los cines, cuenta la historia de los Madrigal, una familia mágica que vive en un pueblo en lo profundo de las montañas colombianas. A cada uno de ellos se les otorgó un don único, como superfuerza o controlar el clima. Beatriz le da voz a Mirabel, nuestra protagonista de 16 años que usa lentes y tiene un gran corazón, y la única Madrigal que no fue bendecida con un poder. Sin embargo, cuando se da cuenta de que la magia de su familia está muriendo, Mirabel es la única que puede salvarla.

Hasta ahora, suena como el típico cuento de hadas de Disney, pero Encanto es una delicia desgarradora. Es una fábula de búsqueda con una animación exuberante y llena de grandes números musicales, cortesía del omnipresente Lin-Manuel Miranda. En línea con las princesas progresistas del estudio en los últimos tiempos, Mirabel no tiene ningún interés amoroso y parece una adolescente real en lugar de una muñeca Barbie de proporciones imposibles. Su familia abarca una amplia gama de tipos de cuerpo, tonos de piel y colores de cabello.

Es un placer ver una representación como esta. Sobre todo para Beatriz, quien creció con una variedad de princesas de Disney que no se parecían en nada a ella: miembros de la realeza de cabello rubio, ojos azules y mejillas sonrosadas, cada una con una cintura de avispa más pequeña que la anterior. “Tú y yo sabemos que no todo el mundo se ve así”, dice, mientras señala a través de la cámara con la palma abierta hacia mi cabello, del mismo color negro que el de ella. “Y sabemos que la belleza no debe limitarse a ese estándar, ¡pero intenta decirle eso a una niña de siete años!”

Dolía, dice, identificarse de forma tan profunda con heroínas como Bella y Cenicienta (“Sabía lo que es tener esos sentimientos que expresaban en la canción”) pero creer que nunca sería como ellas. “Supongo que para ser el centro de la historia, tienes que lucir de cierta manera. Tienes que ser un cierto tipo de persona”, recuerda haber pensado.

Beatriz, de madre boliviana y padre colombiano, nació en Neuquén, Argentina. “El trabajo de mi papá nos hacía trasladarnos mucho”, dice la actriz. Emigraron juntos a Texas cuando ella tenía dos años. Cuando se mudaron, era lo bastante joven como para sentirse “profundamente estadounidense”, y creció en un apartamento de dos habitaciones en las afueras de Houston. Más allá de esas cuatro paredes, sin embargo, había un enclave de cultura latina que le recordaba de dónde venía. “Mi mamá era muy joven cuando nos mudamos aquí”, comenta Beatriz. “Extrañaba a su familia y por eso eligió una en nuestra ciudad de Webster. No solo la comunidad latina, sino todas estas personas que emigraron a EE.UU.”. En la escuela, encontró otra familia en el club de teatro. “Sentí que había un lugar para mí allí”. (Ella volverá a pisar el escenario el próximo mes, cuando haga su debut en el West End de Londres en la producción del Gielgud Theatre de 2:22: A Ghost Story).

Después de graduarse, Beatriz entró a estudiar teatro en el Stephens College en Missouri y luego se mudó a Nueva York. Sus padres desconfiaban de su elección de carrera. “Es muy arriesgado dedicarse a las artes, sobre todo si no conoces a nadie que lo haya hecho antes. Es algo desconocido”, dice ella. “No sabía cómo aparecía la gente en la televisión o en una obra de teatro. No había nadie en mi familia que pudiera decirme cómo conseguir un agente”. Frunce la nariz con fingida confusión y abre los ojos. “Espera, ¿qué es un agente?”.

Stephanie Beatriz le da voz a la protagonista de gran corazón en ‘Encanto’ de Disney

Con el tiempo, supo qué era un agente y consiguió un par de papeles pequeños en la televisión. Al principio de su carrera, Beatriz aceptó papeles que ni siquiera miraría hoy: personajes superficiales en guiones flojos que trataban el color de su piel como un trampolín para estereotipos. “Había que comer”, dice ahora. “Había que pagar el alquiler. Había que tener seguro médico, así que sí, hice esos papeles”.

Siguieron mejores papeles, incluso como la hermana celosa y amargada del personaje de Sofía Vergara, Gloria, en la exitosa comedia Modern Family y uno notable junto a Brie Larson en la pequeña pero aclamada película independiente de 2013, Short Term 12. Pero no fue hasta Brooklyn Nine-Nine que Beatriz alcanzó niveles de fama en la que extraños que te acercan y su papel reciente en la aclamada película musical de Lin Manuel Miranda, In The Heights, fue más combustible para el motor.

En estos días, la gente la detiene en la calle para tomarse una foto y le exige que “haga como Rosa”: la cara de pocos amigos, el gruñido. A Beatriz no le importa tanto, pero le gustaría que fuera una solicitud en lugar de una orden. “Me gusta hacerlo si se me acerca un fan”, dice. “Les pregunto si quieren una foto enojada, si eso satisfaría sus necesidades”.

Más que nada, Beatriz quiere conectarse con sus espectadores. Es por eso que, a diferencia de otros actores que quieren liberarse de lo que sucedió antes, ella está feliz de que la consideren Rosa para siempre. “Qué regalo haber creado a alguien que se siente tan real para la gente”. La conexión más fuerte de Rosa con el público llegó en la quinta temporada, cuando el personaje se declaró bisexual. Fiel a su estilo, fueron dos frases bruscas: “Salgo con una mujer. Soy bi”.

Beatriz con Andy Samberg y Joe Lo Truglio en ‘Brooklyn Nine-Nine’

El momento televisivo llegó un año después de que la propia Beatriz se declarara bisexual. En un tuit de 2016, la actriz escribió “Sí” junto con una entrevista con Aubrey Plaza titulada: “Me enamoro de chicas y chicos. No puedo evitarlo”. Poco después de su revelación en Twitter, el cocreador de Brooklyn Nine-Nine, Daniel Goor, le preguntó si se sentiría cómoda con una historia bisexual para Rosa, que de todos modos había emitido “vibras queer” durante mucho tiempo. Juntos trabajaron en un arco de dos episodios que se sentiría auténtico para el personaje y, lo que es más importante, para las personas queer que lo vieran.

Beatriz se aseguró de incluir ciertas cosas. Es decir, la palabra real. “Para mí era importante que se dijera 'bisexual' porque crecí en una época en la que no se escuchaba a menudo”, asegura. La historia sigue a Rosa tener dificultades para hablar con sus padres, y también con su reacción. Beatriz no tuvo un momento singular para salir del clóset con su propia familia. “Salió en pequeñas cosas por partes”, comenta.

Brooklyn Nine-Nine fue una gran parte de eso. Luego de la emisión del episodio, Beatriz dio una entrevista en la que le preguntaron si sus padres lo vieron. “Dije: 'Creo que sí, pero no me han hablado de eso, así que no sé cómo se sienten'”. Más tarde ese día, su padre debió haber visto el artículo porque le envió un mensaje de texto (“Yo no creo que pueda manejar una llamada telefónica”). Le escribió: “Estamos orgullosos de ti y te amamos sin importar nada”. Beatriz se pone un poco sentimental al hablar de eso ahora.

Sin embargo, no siempre fue fácil. “Estoy en esa intersección de Latinx, mujer y queer, y hay muchas normas culturales que te sientes presionada a cumplir, como casarte, tener hijos…” Divaga un poco antes de retomar el hilo. “Como mujer bisexual, la gente piensa 'Oh, todavía podrías enamorarte de un hombre y hacer todas esas cosas'. La gente piensa que es una fase o que ni siquiera es real”.

Añade que "los medios de realmente importantes" son en parte culpables de estos mitos. Sex and the City molestaba mucho. “Era horrible ver uno de mis programas favoritos hablar sobre la bisexualidad de esta manera tan vil y llena de bromas. Se sintió asqueroso”. En la tercera temporada, Carrie y compañía concluyen que la bisexualidad es una “escala en Gaytown [una fase antes de la homosexualidad]”. El rostro de Beatriz se distorsiona para fingir una arcada. Este fue un programa que hablaba de forma abierta sobre el beso negro, la masturbación y el sexo anal, y aún así no pudo asimilar la bisexualidad como una identidad legítima.

Beatriz se enorgullece de haber sido parte de un programa que lo hizo mejor. Aún así, representaciones como Rosa en Brooklyn Nine-Nine son pocas y distantes entre sí. “A menudo se nos presenta como estos seres súper promiscuos. Como si estuviéramos usando nuestra sexualidad para manipular a las personas”. Ella pone los ojos en blanco y se detiene por un momento, luego exhala y su rostro se relaja en una sonrisa de satisfacción. “La verdad no, solo vivo mi vida”.

Encanto está en los cines ahora y disponible para ver en Disney Plus el 24 de diciembre

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in