Cruella: Emma Stone es divertidísima en la nueva elegante película de Disney

0

Es un gran cumplido para la actriz que nunca parece que está luchando con la sombra de Glenn Close

Clarisse Loughrey
jueves 27 mayo 2021 00:41
Cruella: Call Me Cruella (Latin America Market Spot Subtitled)
Read in English

Dir: Craig Gillespie. Protagonizada por: Emma Stone, Emma Thompson, Joel Fry, Paul Walter Hauser, Emily Beecham, Kirby Howell-Baptiste, Mark Strong. 12A, 134 minutos

En 1996, Glenn Close apareció en las pantallas envuelta en pieles y plumas, con una llamativa peluca en blanco y negro posada en su cabeza y una carcajada que podía convocar a los muertos. Su interpretación de Cruella de Vil, en la adaptación de acción en vivo de Disney de su clásico animado de 1961 101 Dalmatians, no tiene comparación. Y, por lo tanto, es un gran cumplido para la actuación de Emma Stone en Cruella, interpretando a una versión joven, en su mayoría reinventada, del personaje, que nunca se siente como si estuviera luchando con la sombra de su predecesora.

Aquí, el personaje ha sido trasplantado a los años setenta, justo cuando el movimiento punk arrasaba las calles de Londres y chocaba contra la puerta del establecimiento. El acento inglés aristocrático y ligeramente paródico de Stone tiene su origen en su debut en Broadway como Sally Bowles en la producción de Cabaret de 2014. Pero moja cada una de sus palabras en champán y trufas, saboreando cada "dahling" que pasa por sus labios.

Ella es una pieza central perfecta para una película como Cruella. Elegante, lúdica y divertidísima, es esencialmente una película de moda, llena de vestidos inmaculados y espectacularidad descarada. El guión de Dana Fox y Tony McNamara dice que “Cruella” es simplemente un apodo que se le da al lado malo de Estella, que ha escondido este lado de sí mismo como una promesa a su amable y dinfunta madre Catherine (Emily Beecham). Es un intento mucho menos agresivo de rehabilitar a un villano que Maleficent de 2014, que aumentó la tragedia de la relativamente simple historia de Sleeping Beauty de una hechicera molesta por no haber sido invitada a una fiesta. Cruella nunca fue buena, solo no quería enfrentarse con la realidad.

El director Craig Gillespie se contenta con mantenerse en segunda fila y dejar que la diseñadora de vestuario Jenny Beavan (que ganó memorablemente un Oscar por Mad Max: Fury Road ) cuente la mayor parte de la historia a través de sus creaciones celestiales. Mientras Estella escala sombríamente la escalera de la industria de la moda, se enfrenta a la feroz baronesa von Hellman (Emma Thompson), encontrándose rechazada y encantada por esta genia tan narcisista. Cruella ve una guerra librada en seda, cuero y encaje, con la estética de bricolaje de Estella, sus atuendos aparentemente improvisados con trozos de tela, enfrentados con las siluetas precisas de la casa de moda tradicional de la baronesa, al estilo Dior. Lo que luego vemos de una Cruella completamente realizada es una mezcla de ambos, en un inteligente guiño a la forma en que Vivienne Westwood, una de las punks de la moda originales, adoptó y subvirtió la historia de la moda a medida que ganaba el éxito en la corriente principal.

Leer más: Karol Sevilla interpreta “Desde hoy” de Disney

Y, dado que la ropa hace la mayor parte del trabajo, es trabajo de todos los demás simplemente mantenerse al día. La partitura de jazz de Nicholas Britell se combina con todo los éxitos vintage de una verdadera gramola: ¿quién hubiera pensado alguna vez que 'I Wanna Be Your Dog' de The Stooges, llena de connotaciones sexuales, terminaría en una película de Disney? Mientras tanto, Gillespie mantiene la película con un aspecto elegante y refinado, incluido un guiño a la famosa toma de seguimiento de Goodfellas a través de Copacabana, mientras la cámara avanza por los bajos fondos de los grandes almacenes de Liberty de Londres.

La actuación de Stone es lo suficientemente imponente como para no dejarse devorar por las pelucas y los disfraces, mientras aporta un poco de orgullo herido para dar una sensación de patetismo genuino a la locura de Cruella. Pero la película pertenece igualmente a su rival en pantalla, y Thompson se hace la depreciable de una forma impresionante, creando un personaje que mezcla Miranda Priestly de The Devil Wears Prada y Reynolds Woodcock de Phantom Thread. La actriz mantiene a Stone alerta, amenazando hacerse la estrella de la película. Mientras Jasper de Joel Fry, Horace de Paul Walter Hauser y Anita Darling de Kirby Howell-Baptiste interpretan la parte más emocional de la película, el verdadero placer aquí es ver a dos increíbles actrices cómicas pelearse vestidas de punta en blanco. Cruella es la película de rivalidades más de moda del año.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in