Chrissy Teigen intentó ser una celebridad cool con la que se pudiera identificar: fue la receta para el desastre

La personalidad de la televisión y estrella de Twitter se ha convertido en una de las más activas en pedir disculpas en Internet, escribe Adam White, pero nada de eso habría sido necesario si hubiera optado por promocionar su estrellato trascendental

miércoles 16 junio 2021 12:54
Chrissy Teigen deja Twitter para siempre
Read in English

En mayo, la primera vez que se disculpó por un historial de ciberacoso, la modelo, estrella televisiva y celebridad de Twitter Chrissy Teigen reveló sin querer una parte más íntima y vulnerable de sí misma. “He trabajado mucho para darles alegría y ser querida”, tuiteó. “La sensación de defraudarles es casi insoportable, de verdad”.

Teigen había sido acusada por la modelo Courtney Stodden de enviarle mensajes privados abusivos en Twitter en 2011, poco después de que Stodden, entonces de 16 años, se hiciera famosa por casarse con el actor Doug Hutchison, de 51 años. “Ella no solo tuiteaba públicamente que quería que yo estuviera muerta, sino que me enviaba mensajes privados y me decía que me suicidara”, aseguró Stodden a The Daily Beast. “Cosas como: No puedo esperar a que te mueras”. Mientras que Teigen se disculpó por su comportamiento, declarando que los tuits reaparecidos y las afirmaciones de acoso la dejaron “mortificada y triste”, otros han comenzado desde entonces a acusarla de enviar tuits igualmente abusivos, entre ellos la madre de Lindsay Lohan, Dina, y el diseñador de moda Michael Costello. También han resurgido otros tuits malintencionados sobre celebridades y políticos, muchos de ellos escritos hace casi una década.

En una nueva disculpa publicada el lunes (14 de junio), Teigen escribió que se había metido en un “agujero de castigo global merecido”, y admitió haber elaborado un personaje “sarcástico” y “cruel” en Twitter para llamar la atención. “Pensaba que me hacía parecer cool y como alguien con la cual la gente se podía identificar si me burlaba de las celebridades”, escribió, y añadió que cultivó “la maldad disfrazada de un tipo de humor casual y atrevido”.

Se trata de otra autoflagelación pública de Teigen, que ha abandonado, regresado y vuelto a abandonar una plataforma de redes sociales que no parece haberle causado más que sufrimiento en los últimos 18 meses. Nada de lo cual habría sucedido si no se hubiera esforzado tanto en ser la celebridad más relajada, con la cual se podía identificar y “querida” de Internet. Siempre fue un empeño condenado al fracaso.

La mayor fama de Teigen ha estado arraigada en Internet. Antes de que Twitter la convirtiera en una superestrella online, Teigen era una ex modelo de trajes de baño más conocida por ser la esposa del cantautor John Legend, con quien se casó en 2013. Su afición por los tuits virales ingeniosos la llevó a una ajetreada carrera televisiva (fue copresentadora de Lip Sync Battle y Bring the Funny y tuvo un programa de comedia en la efímera aplicación Quibi), así como a un exitoso libro de cocina y a una serie de lucrativos patrocinios de marcas. Pero su imagen en Internet siempre tuvo un velo de fraude. En Twitter, Teigen se comportaba como “alguien del pueblo”, participando en memes, burlándose de los famosos y hablando de los realities, pero al mismo tiempo se la podía ver en compañía de los Obama y Beyoncé. Por mucho que intentara ser normal, era evidente que no lo era.

Leer más: La estrella de Tiger King, Joe Exotic, vende una colección NFT desde la cárcel

Esa contradicción era una receta para el desastre. La celebridad siempre ha sido, y siempre será, teatral y de otro mundo. Las mejores estrellas viven su existencia en un ecosistema muy diferente a la nuestra. Por eso, el lento y enjundioso desarrollo del reencuentro romántico de Jennifer López y Ben Affleck ha sido tan bien interpretado: hubo fotografías borrosas de la pareja saliendo juntos, rumores de unas vacaciones juntos, López apareciendo con la ropa de Affleck, y finalmente, como un gran final semanas después del estreno de la serie, los paparazzi captaron muy convenientemente a la pareja besándose en un restaurante. Las declaraciones reales de la pareja han sido inexistentes. En su lugar, se ha tratado de imagen, percepción y burlas ligeramente performativas. Saben que son vistos, saben que queremos saber más y nos lo darán cuando sea el momento adecuado.

Es una perspectiva de la fama que ha estado vigente durante décadas y que ha sobrevivido a innumerables cambios en el panorama de los famosos. También es inherentemente menos arriesgado que el enfoque de Teigen. Al ser una participante tan activa en muchas de nuestras vidas diarias en las redes sociales -incluso si nunca has seguido a Teigen en Twitter, muchos de sus tuits virales habrán aparecido inevitablemente en nuestros timelines a lo largo de los años- las veces que se equivocó fueron mayores. Nuestras respuestas emocionales a sus fallos, meteduras de pata o reflexiones vagamente molestas se volvieron mucho más dramáticas de lo que habrían sido de otro modo. Podría, y probablemente debería, haber seguido siendo “famosa normal”, en lugar de famosa pero “normal”.

Así que, ¿a dónde va Teigen desde aquí? Uno de los elementos más tristes de todo el asunto es que Teigen parece no poder dejar de lado una plataforma que puede haber potenciado su fama y sus oportunidades profesionales, pero que por lo demás ha sido sombría para ella. En sus palabras, sacó a relucir las peores partes de su carácter, su ciberacoso un recordatorio de su “pasado de pendeja”. En 2020, dijo que los trolls de la derecha que la relacionaban sin fundamento con Jeffrey Epstein la habían hecho temer por la seguridad de su familia. Hoy es un objetivo habitual de las personalidades de la derecha en Twitter que vitorean cada uno de sus tropiezos. Su reciente presencia en las redes sociales ha sido una disculpa tras otra.

¿Qué es lo que está consiguiendo en las redes sociales a estas alturas? En su última disculpa, Teigen recordó la “diversión” de sus primeros días en Twitter, añadiendo que la plataforma ayudó a la gente “de todo el mundo a aprender, crear y encontrar espíritus afines”. Es evidente que Teigen ha ganado mucho dinero y ha captado mucha atención a través de las redes sociales, pero probablemente sea mejor que se pregunte si realmente ha merecido la pena. O si esa dichosa utopía de las redes sociales que recuerda y conmemora todavía existe. Y, a decir verdad, si alguna vez existió realmente.