Britney Spears, Sam Asghari y por qué nos es difícil aceptar a un hombre más joven que ama a una mujer mayor

Asghari ha estado con Spears durante mucho tiempo. ¿Por qué nos hacemos bolas tratando de explicar sus motivos simplemente porque es 12 años más joven?

Cat Woods
sábado 18 septiembre 2021 18:36
Transformación Britney Spears
Read in English

La reacción al anuncio de Britney Spears esta semana de que planea casarse con su pareja de mucho tiempo, Sam Asghari, ha sido predecible y frustrante.

Antes de este anuncio, gran parte de los comentarios que rodeaban a Spears se referían a la tutela bajo la que vivía y las peleas legales que estaba teniendo con su padre. Ella le dijo a un tribunal de Los Ángeles: “Quiero tener un trato real. Quiero poder casarme y tener un bebé".

Spears reveló no solo que quería casarse y tener una familia, sino que durante mucho tiempo se le había impedido hacerlo debido a las restricciones impuestas por la tutela que controlaba su padre. Su compromiso con Asghari, entonces, debería verse como una gran victoria personal. Sin embargo, muchos comentaristas se han centrado únicamente en la diferencia de edad de 12 años entre Britney y su pareja más joven a raíz del anuncio, como si fuera imposible creer que un hombre más joven pudiera querer estar con una mujer mayor sin algún tipo de relación con la agenda financiera o de búsqueda de fama.

La misma actitud ha envenenado el matrimonio de Hugh Jackman y Deborra-Lee Furness durante décadas (con abundantes rumores de que él es gay y ella es solo una fachada). Asimismo, el desconcierto malicioso y la curiosidad reinaban cuando la actriz Robin Wright se casó a sus 16 años con su esposo más joven, Clement Giraudet. Katie Couric tampoco escapó a los críticos del teclado, que se apresuraron a criticar la diferencia de edad entre ella y el hombre con el que finalmente se casó, John Molner, tras la muerte de su marido en 1998.

En todos los casos, estas mujeres son personas exitosas e independientes. Si asumimos que las personas se casan porque se aman, ¿por qué es tan imposible para nosotros creer que esas mujeres son dignas cuando son mayores que sus parejas?

En su libro de 1978, Making News: A Study in the Construction of Reality, Gaye Tuchman acuñó el término "aniquilación simbólica" para referirse a la forma en que las mujeres a menudo son retratadas, o no retratadas, en los medios de comunicación. Tuchman postuló que a las mujeres, si no ausentes por completo, se les asignan roles estereotipados en la televisión o se les presentan personajes planos e idénticos en las revistas. Cuando las mujeres en la vida real actúan fuera de estos roles simplificados, la gente no sabe qué hacer con ellos. En lugar de aceptar que el mundo de los medios de comunicación que han comprado es irreal, buscan formas de desacreditar la asociación o explicarla. No puede ser real, dicen los comentaristas, y por lo tanto debe haber motivos nefastos en juego.

En 2007, consumimos imágenes de Britney Spears afeitándose la cabeza con frustración mientras era perseguida por fotógrafos de prensa. Más de una década después, la hemos visto aprovechar al máximo el movimiento #FreeBritney a través de sus propias redes sociales y apariciones en la corte. Las mujeres han ganado mucho más control sobre sus imágenes desde principios de la década de 2000. Es hora de que los vean como deseables pasados los 30, en lugar de ser unos tontos crédulos que sean llevados a algo por hombres que no los aman.

Sería bueno si realmente pudiéramos desearle lo mejor a Spears después de todo lo que había pasado. Sería bueno si pudiéramos reconocer la longevidad de su asociación y reconocer que puede tener más para dar que sus impresionantes 60 millones de dólares. En lugar de preguntarle a un hombre con el que estuvo casada durante 55 horas en algún momento de 2004, qué piensa él de su compromiso con Asghari (y, por cierto, ¡él cree que está bien!), Tal vez deberíamos aceptar que Spears podría haber encontrado la felicidad con un hombre más joven. Quizás incluso deberíamos hacer lo que podríamos haber hecho si ella se hubiera establecido con un compañero mayor y lo celebrara como el final de un cuento de hadas con muchos giros y vueltas trágicas.

Leer más: Francia retira a embajadores de Estados Unidos y Australia en protesta por acuerdo de submarinos

Britney luchó durante mucho tiempo para recuperar su voz, y no lo hizo para que pudieras tener un problema inmediato con la primera elección que tomó por su cuenta.