‘Bridgerton’ 2: Tan diferentes que bien podrían haber cambiado el nombre de la serie

El dilema central (y la muy atractiva pareja que buscaba resolverlo) de la primera temporada ha sido eliminado, dando a este episodio de apertura, “Capital-R-Rake”, la sensación de ser un spin-off

Tráiler Bridgerton temporada 2

Read in English

Decir que Bridgerton es “Jane Austen con sexo” perjudicaría a ambas partes. Pero cuando se emitió por primera vez en 2020, la adaptación de Netflix de las novelas de Julia Quinn inevitablemente generó esa trivial observación. Después de todo, es un show que abarca las convenciones de la clase social, casas señoriales y el lento cortejo que Austen ha popularizado por dos siglos. Si Austen es reservada, no correspondida y tácita, Bridgerton presentaba las mismas dinámicas en colores abiertos, incluso llamativos, sin mencionar un poco de pechos y traseros. Y donde Austen es preferida por personas excitadas por la etiqueta, Bridgerton atendía a un sector aún más grande: personas que simplemente están excitadas.

En su regreso, la serie espera continuar donde se quedó, si no narrativamente, tonalmente. Bridgerton es, fundamentalmente, sobre cortejo, no sobre matrimonio. Por lo tanto, Daphne (Phoebe Dynevor) y Simon (Regé-Jean Page), la Duquesa y el Duque de Hastings, son eliminados del grupo y reemplazados por un montón de solteros sin hijos. Las más destacadas entre las recién llegadas son las hermanas Sharma, Kate y Edwina (Simone Ashley, de Sex Education, y Charithra Chandran, de Alex Rider, respectivamente). Las Sharma representan un reverso de la dicotomía central de Sense and Sensibility: Edwina, la figura de Marianne, quiere casarse con “un príncipe o un duque”, mientras que su hermana mayor Kate (la Eleanor) la insta a casarse por amor. Sin embargo, Kate es la “solterona” responsable, aterradoramente considerada, a sus 26, demasiado mayor para encontrar esposo.

Del elenco existente, las riendas de la trama pasan predominantemente al caótico Anthony Bridgerton, interpretado por Jonathan Bailey, y su truculenta hermana menor Eloise, interpretada por Claudia Jessie de Line of Duty. Anthony, después de haber sido abandonado por su novia cantante de ópera, está a la caza de una esposa. Persigue a Edwina, que ha ganado el título de “diamante de la temporada” de la reina Carlota, mientras coquetea incesantemente con su hermana y tutora, Kate. Eloise, por su parte, ha “salido” pero está evitando desesperadamente a todos los posibles pretendientes. Igual de importante, Penelope Featherington (Nicola Coughlan de Derry Girls) ahora ha sido desenmascarada (al menos para los espectadores) como Lady Whistledown, lo que elimina uno de los misterios centrales de Bridgerton, incluso si nos permite presenciar la metodología de alguien etiquetada como un “florero insípido” por sus compañeros.

El reseteo de esta nueva temporada de Bridgerton es, hay que decirlo, un tanto duro. Todo el dilema central (y la muy atractiva pareja que busca resolverlo) de la primera temporada ha sido eliminado, dando a este episodio de apertura, “Capital-R-Rake”, la sensación de ser un spin-off. Bien podrían haber cambiado el nombre de todo el programa a The Other Bridgertons. Y en un espectro que va desde Frasier hasta Joey, The Other Bridgertons estaría en algún lugar en el medio: un trabajo más trivial que su serie origen, pero no sin sus encantos.

La realidad es que Daphne, a pesar de sus ojos de gacela y cabellos de bebé, era una Bridgerton menos carismática que Anthony o Eloise. De hecho, en sus inclinaciones protofeministas y antisistema, Eloise siempre tuvo una energía de personaje principal más fuerte que su hermana mayor (ha comenzado a leer a Mary Wollstonecraft, etiquetada como “bastante altiva” por Penelope, en la ausencia fuera de temporada de la columna de chismes de Lady Whistledown). De todas formas, la nueva temporada carece del vigor romántico de la torturada búsqueda de Simon por Daphne: la dinámica entre Kate y Anthony (muy transparentemente Lizzie Bennett y el Sr. Darcy) se siente mucho más forzada. Y Jonathan Bailey, incluso con una maquinilla de afeitar aplicada a su vello facial de época, se sintió más convincente y cómodo como el hijo descarriado que como el protagonista romántico.

Pero miren, a veces la crítica televisiva, como la televisión misma, se beneficia mejor errando hacia lo simplista. Y Bridgerton no se hace ilusiones acerca de lo que es: una oportunidad profundamente poco sutil de ver a personas hermosas y con sombrero a la luz de las velas. Desde los decorados recargados, que tienen la misma estética que un WeWork en el Día de San Valentín, hasta el elenco demasiado arreglado, es un espectáculo que se complace en nuestras cualidades más bajas, pero lo hace maravillosamente. Bridgerton podría estar cerca de perder el rumbo, pero sean honestos con ustedes mismos: de todos modos, no lo estaban viendo por eso.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in