Su muerte se produce apenas una semana después de que los Buccaneers ganaran su segundo Super Bowl

Vincent Jackson, ex jugador de la NFL, fue encontrado muerto en un hotel de Florida a los 38 años

Jackson había sido reportado como desaparecido por su familia, pero habló con la policía varios días antes de su muerte

Graeme Massie@graemekmassie
martes 16 febrero 2021 18:33
Read in English

El exjugador de la NFL Vincent Jackson fue encontrado muerto en una habitación de hotel en Florida, confirmaron las autoridades.

El cuerpo del hombre de 38 años, que solía jugar para los campeones del Super BowlTampa Bay Buccaneers, fue encontrado en el hotel Homewood Suites en Brandon, Florida.

La Oficina del Sheriff del condado de Hillsborough ha iniciado una investigación y dice que el personal del hotel señaló que Jackson se mudó a una habitación el 11 de enero.

Los agentes hablaron con la familia de Jackson el 10 de febrero después de que informaron de su desaparición y dos días después los agentes se pusieron en contacto con Jackson y se canceló la investigación de personas desaparecidas.

Su cuerpo fue encontrado por el ama de llaves de un hotel el lunes.

HCSO dice que no hubo "signos aparentes de trauma" y que la Oficina del Médico Forense del Condado de Hillsborough determinará la causa de la muerte e identificará oficialmente sus restos.

"Me duele el corazón por los muchos seres queridos que Vincent Jackson deja atrás, desde su esposa e hijos hasta la nación de los Bucaneros que lo adoraban", dijo el sheriff Chad Chronister en un comunicado.

"El señor Jackson fue un hombre devoto que puso a su familia y comunidad por encima de todo".

Jackson, un receptor abierto, jugó por última vez en la NFL en 2016 para los Buccaneers, donde jugó las últimas cinco temporadas de su carrera.

También jugó siete temporadas para los San Diego Chargers, quienes lo eligieron con la selección 61 del draft de 2005.

Jackson tuvo 540 recepciones para 9080 yardas y 57 touchdowns en su carrera.

Su muerte se produce apenas una semana después de que los Buccaneers ganaran su segundo Super Bowl, el primero en el estadio local de un equipo, con la victoria sobre los Kansas City Chiefs.