Pelé: el multifacético futbolista de Brasil que trascendió el ‘jogo bonito’

Pelé, tres veces ganador de la Copa del Mundo y autor de cientos de goles, se convirtió en sinónimo de máxima excelencia deportiva durante una brillante carrera que ameritó elogios en todo el mundo

Ivan Ponting
jueves 29 diciembre 2022 23:04

Pelé, leyenda brasileña del fútbol, fallece a los 82 años

Read in English

“El fútbol es un juego hermoso”, Pelé proclamó una vez en un intento de encapsular el atractivo universal de su pasión de toda la vida. Y nadie hizo más para justificar esa descripción simple pero convincentemente elocuente que el propio gran brasileño.

Durante más de medio siglo desde sus apasionantes exhibiciones en la final de la Copa del Mundo de 1958, el nombre del antiguo niño de la calle que cambió la pobreza infantil por la fama mundial ha sido sinónimo de máxima excelencia deportiva.

Pelé era ese ser hasta entonces mítico, el jugador completo; fue un futbolista sublime sin ningún defecto perceptible, una fusión insuperable de arte y atletismo, audacia y gracia.

Además, ofreció una dimensión adicional, una que eludió por completo al brillante pero malsano argentino, Diego Maradona, durante tanto tiempo su único verdadero rival por el título del mejor futbolista de la historia.

Aunque era un competidor temiblemente duro, Pelé exudaba dignidad, irradiaba una alegría abrumadora por jugar su amado juego y rechazaba la arrogancia. Incluso cuando dijo que había nacido para el fútbol como Beethoven para la música, lo dijo sin aparente arrogancia. Y era cierto.

Pelé trascendió las estadísticas, pero las suyas son tan fenomenales que exigen énfasis. Durante una carrera de 21 años, se dice que anotó 1.283 goles en 1.363 partidos con la selección absoluta de su país y de su club, aunque eso incluyó partidos de la gira y amistosos no oficiales. Ganó tres medallas de ganador de la Copa del Mundo: a los 17 años en 1958 cuando su estilo precoz le consiguió el estatus de celebridad de forma instantánea, una segunda en 1962, aunque se perdió la última parte del torneo por una lesión, y una tercera en 1970, cuando sus incomparables habilidades estaban en pleno apogeo, facilitando fascinantes hazañas de originalidad.

Inspiró a su único gran club brasileño, el Santos, a conquistar 11 títulos del estado de São Paulo, seis coronas del Campeonato Brasileño de Serie A, dos Copas Libertadores y dos campeonatos mundiales de clubes; ganó el Soccer Bowl de los Estados Unidos con el New York Cosmos; hubo trofeos de eliminatorias en abundancia y una colección de premios personales, incluidos varios como atleta del siglo XX, demasiado numerosos para mencionarlos.

Pelé sostiene en alto el trofeo de la Copa del Mundo —el tercero suyo y de Brasil— en 1970

Entonces, ¿qué hacía especial a este delantero interior de pies ligeramente separados que, con 1,70 m de estatura, era físicamente enano para la mayoría de los hombres que trataban en vano anotarle goles? El simple hecho de que era indiscutiblemente magnífico en todos los aspectos del juego.

Como dijo una vez el difunto João Saldanha, exentrenador de la selección brasileña, “si me preguntan quién es el mejor lateral de Brasil, diré que Pelé; si me preguntan quién es el mejor medio o el mejor extremo, volveré a decir que Pelé. Probablemente sea incluso nuestro mejor portero. Ningún otro futbolista ha sido igual o probablemente tampoco lo será”.

Era mágico su control del balón con prácticamente cualquier parte del cuerpo y tanto si estaba parado como si se movía a toda velocidad; era elásticamente ágil y dotado de una velocidad endiablada

En resumen: era mágico su control del balón con prácticamente cualquier parte del cuerpo y tanto si estaba parado como si se movía a toda velocidad; era elásticamente ágil y dotado de una velocidad endiablada; su gran fuerza le permitió proteger la pelota de enérgicos desafíos y, aunque a menudo lo describen erróneamente como casi un santo, podía ser abrasivamente agresivo cuando era necesario; su coraje era incuestionable, su resistencia ilimitada y su equilibrio soberbio.

Era un diestro nato, pero perfeccionó su zurda, y su sincronización en el juego aéreo era inigualable. Era un pasador desinhibido, capaz de conducir, hacer flotar, curvar o girar el balón con una precisión asombrosa; remataba letalmente, desde prácticamente cualquier ángulo o distancia.

Un Pelé de 17 años anota contra Gales en el Mundial de 1958

Por si fuera poco, a todo ello se añadía inteligencia, imaginación y, quizá la más destructiva de todas sus innumerables virtudes, una capacidad instintiva para lo inesperado. Pelé tenía el don de desconcertar a los defensas con un disparo repentino, un regate, un pase o una carrera sin balón; en un momento dado, se apoderaba del balón en una posición aparentemente inofensiva, y al siguiente lo introducía descaradamente en la portería contraria.

Nació como Edson Arantes do Nascimento en el pequeño y desgastado municipio de Três Corações. Se mudó a una calle destartalada en Bauru en el estado de São Paulo cuando tenía cuatro años porque su padre, un futbolista profesional conocido como Dondinho, fue fichado por el club local.

Su madre, Doña Celeste, criticó el deporte porque su esposo apenas se ganaba la vida así y le había causado una dolorosa cojera de por vida. Equiparaba el fútbol con las dificultades y la angustia, y quería algo mejor para sus dos hijos, Dico (como le decían a Pelé cuando era niño) y Zoca.

Pero ella tenía un problema. Dico, en particular, estaba enamorado del juego y, al jugar en las calles polvorientas con un calcetín relleno de trapos y papel como pelota, reveló una prodigiosa habilidad en bruto.

Una máquina de hacer goles: Pelé, aquí en 1971, fue durante 18 años un rematador letal para el Santos

Después de convertirse en Pelé alrededor de los 10 años (al principio odiaba el nombre, se peleaba con cualquiera que lo usara y nunca descubrió qué significaba o cómo se originó), se desarrolló rápidamente como futbolista mientras contribuía a las escasas finanzas familiares trabajando como limpiabotas.

A los 13 años, en 1954, ya jugaba en las categorías inferiores de los equipos locales y fue entrenado por el exfutbolista internacional brasileño Waldemar de Brito, que dos años más tarde propició su fichaje por el ambicioso club Santos, cerca de São Paulo.

Pelé tenía entonces una figura esquelética y fue sometido a una dieta para ganar peso, pero aun así se convirtió de la noche a la mañana en una sensación en la gran liga, anotó en su debut contra el Corinthians y terminó su primera temporada completa como máximo goleador del estado con 32 goles.

Se desarrolló rápidamente como futbolista mientras contribuía a las escasas finanzas familiares trabajando como limpiabotas

En julio de 1957, el cuento de hadas se aceleró cuando jugó su primer partido con Brasil a los 16 años y respondió con un gol en la derrota de 2-1 ante Argentina. Aquello desencadenó un debate nacional sobre si el niño prodigio debía participar en la fase final de la Copa Mundial de 1958 en Suecia, o si debía esperar a madurar.

La decisión del entrenador Vicente Feola se hizo más difícil porque Pelé había sufrido una lesión en la rodilla que exigió un tratamiento prolongado con toallas calientes. Sin embargo, decidió que sería una locura suprimir un talento tan maravilloso y el jugador de 17 años se convirtió en el hombre más joven en jugar la final de la Copa del Mundo, un récord que se mantuvo hasta 1982, cuando pasó a manos de Norman Whiteside del Manchester United e Irlanda del Norte.

La magnitud del impacto de Pelé fue trascendental. Tras empatar a cero en su primer partido contra la Unión Soviética, marcó el único gol de un tenso encuentro de cuartos de final contra Gales, anotó un brillante triplete contra Francia en semifinales y luego anotó dos goles más en la final, en la que Suecia fue eclipsada por 5-2.

Leyendas del fútbol: George Best entrega una placa a Pelé en el estadio Rose Bowl de California en 1978

Su primer gol, en el que atrapó un centro con el muslo y enganchó el balón por encima de su marcador antes de girar para volear espectacularmente al portero, fue aclamado como un clásico y confirmó su llegada al escenario mundial.

Compañeros de equipo célebres como Didi, Garrincha, Vava y Zagalo también contribuyeron enormemente a la primera victoria de Brasil en la Copa del Mundo, pero Pelé fue el símbolo definitivo de su nueva supremacía.

Comenzó entonces un periodo agitado en el que el mesías adolescente destacó su calidad única al seguir anotando goles (la frase parece apenas adecuada para describir sus 126 goles con la selección absoluta durante 1959) y el Santos sacó provecho de su estatus de celebridad al iniciar una gira como una versión futbolística de los Harlem Globetrotters, cuyos calendarios de giras brutalmente exigentes financiaron la afluencia de otros jugadores de primera fila que les ayudaron a conquistar los campeonatos mundiales de clubes de 1962 y 1963.

Inevitablemente, los clubes italianos y españoles hicieron ofertas astronómicas para fichar a Pelé, pero sus empleadores no se dejaron tentar. De hecho, fue visto como un tesoro nacional y el Congreso brasileño vetó cualquier transferencia.

Pelé abraza al portero Ado después de que Brasil derrotara a Italia en la final de la Copa Mundial de 1970

Sin embargo, aunque el lucrativo circo de Santos continuó durante la década de 1960, la década traería una frustración insoportable por la Copa del Mundo para su estrella principal, quien comenzó a mostrar signos de desgaste por la tensión de jugar hasta 100 partidos al año.

En Chile en 1962, luego de anotar un espléndido gol en solitario en el primer partido contra México, sufrió una lesión que lo dejó fuera mientras Brasil retenía su título en su ausencia.

Clubes italianos y españoles hicieron ofertas astronómicas para fichar a Pelé, pero sus empleadores no se dejaron tentar. De hecho, fue visto como un tesoro nacional y el Congreso brasileño vetó cualquier transferencia

Más angustioso aún, en Inglaterra cuatro años más tarde, cuando debió haber estado en su pompa, fue efectivamente expulsado de la Copa del Mundo, víctima de una salvaje atajada por parte de Bulgaria y, en particular, de Portugal.

En su último partido, en Goodison Park, el maltratado brasileño tuvo que alejarse cojeando de la acción, acurrucado en un impermeable mientras su equipo se retiraba, y aunque no era un angelito a la hora de cuidarse físicamente —había aprendido hacía mucho tiempo la necesidad de hacer frente a los bravucones—, merecía mucha más protección por parte de los árbitros durante aquel torneo.

Sin embargo, se mantuvo resistente, se recuperó para anotar mucho para Santos, ayudó a ganar cinco premios importantes del club en 1968 y superó el hito extraordinario de su gol número 1.000 en la categoría absoluta contra Vasco de Gama en el estadio gigante de Maracaná en Río de Janeiro en 1969.

Sin embargo, el dolor por el trato despiadado que recibió en 1966 seguía latente, y en un principio declaró que, aunque solo tendría 29 años cuando se celebrase la siguiente fase final en 1970, no participaría en México.

Afortunadamente, cedió ante las constantes presiones, y ofreció una serie de impresionantes jugadas con un ilustre equipo en el que también figuraban Rivelino, Gerson, Tostao, Jairzinho y Carlos Alberto, que levantó el trofeo Jules Rimet por tercera vez en la historia de Brasil.

Con el balón: Pelé en Inglaterra, 1963

El torneo ofreció una sucesión de imágenes de Pelé inmortales: el disparo desde el centro del campo que se desvió una yarda del poste de Checoslovaquia y el glorioso gol de volea en el mismo partido; una escandalosa finta que permitió al balón correr a un lado del portero uruguayo mientras éste se desviaba por el otro; el épico duelo personal con Bobby Moore, que acabó en abrazo e intercambio de camisetas después de que Inglaterra perdiera 1-0; el cabezazo fulminante ante el que Gordon Banks realizó una famosa parada en picado; y el gol cabeceado hábilmente en la victoria 4-1 ante Italia en la final. Todo ello conformó el brillante clímax de la carrera internacional de Pelé, que finalmente concluyó con un empate contra Yugoslavia en 1971.

En lo sucesivo, la incesante carga de trabajo del Santos continuó, y Pelé demostró una considerable lealtad al rechazar tentadoras ofertas de clubes europeos, entre ellos el Real Madrid. Pero aunque había ganado mucho dinero con sus negocios a lo largo de los años, Pelé también había enfrentado serias dificultades financieras.

A fines de la década de 1960 estuvo al borde de la quiebra y a principios de la década de 1970, incluso mientras trabajaba en la formación de un sindicato de jugadores para evitar la explotación por parte de los administradores, enfrentó más problemas.

El brasileño jugó en el Cosmos de Nueva York de 1975 a 1977

Entonces, poco después de retirarse de Santos en 1974, aceptó una oferta para unirse al New York Cosmos que le permitió saldar sus deudas personales. Muchos aficionados en Brasil se sintieron traicionados al principio, pero él negoció beneficios para su tierra natal, como una escuela de fútbol para los niños pobres de Santos e intercambios de entrenadores con Estados Unidos.

Su llegada supuso un gran impulso para el fútbol estadounidense, al que ayudó a consolidarse como deporte de base, y posteriormente desempeñó un papel decisivo en la exitosa candidatura del país a la fase final de la Copa Mundial de 1994.

En la cancha, vivió una primera temporada regular, pero en 1976 tuvo una actuación alentadora, fue elegido jugador más valioso de la North American Soccer League, y en 1977 concluyó inspirando al Cosmos a triunfar sobre el Seattle en la final del Soccer Bowl.

Después de su retiro, la FIFA, el organismo rector del fútbol mundial, nombró a Pelé embajador itinerante, y tal fue su carisma perdurable que su llegada a África provocó una tregua de dos días en la guerra entre Biafra y Nigeria para que todos pudieran verlo jugar en un partido de exhibición.

Siguieron años de trabajo caritativo mientras se ganaba la vida en los negocios antes de ser nombrado ministro de Deportes de Brasil en 1994. Su ambición era erradicar la corrupción que abundaba en el deporte e intentó impulsar una serie de reformas radicales, pero no resultó fácil y renunció en 1998, reconociendo que el trabajo no estaba completo.

Pelé sostiene una réplica del trofeo de la Copa del Mundo durante una rueda de prensa en Melbourne en 2015

Aún así, mantuvo una presencia colosal en el fútbol mundial y haciendo campaña contra el uso de drogas, aunque se convirtió en la estrella del cartel de Viagra como parte de una campaña para crear conciencia mundial sobre la disfunción eréctil.

Al mismo tiempo, siguió oponiéndose a la comercialización desenfrenada del fútbol, criticando la enorme brecha social de su país y defendiendo siempre la causa de la juventud. Pelé, el jugador más célebre de todos los tiempos, comprendió el poder de su reputación y lo aplicó con benevolencia. Su prestigio era totalmente merecido.

Edson Arantes do Nascimento (Pelé), futbolista, nació el 23 de octubre de 1940 y falleció el 29 de diciembre de 2022

Traducción de Michelle Padilla

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in